Mi marido no me ayuda

Ya se que el tema puede ser un poco trillado y lo has leído por todas partes, pero es que en esta semana en particular, tengo que admitir que en esta casa mi marido no me ayuda.

Así es, lo leíste bien. Pero antes de que empiecen con especulaciones, quiero decirte que lo que escribo es una forma de expresión y agradecimiento hacia mi marido.

¿Agradecimiento? Si.

Esta semana estuve muy mal físicamente. Mi cuerpo no reaccionó bien a unas pastillas que comencé a tomar y me ocasionaron unos mareos tremendos, dolor de cabeza y falta de energía. A eso, se le juntó que mis defensas bajaron y para el colmo un resfriado me tomó desprevenida.

A pesar de lo mal que me sentía, tenía que continuar con Mi Rol de Madre, las tareas de la casa y la preparación para celebrar el cumpleaños de mi hija la mayor.

No te miento, hubieron momentos en donde me sentía morir, pero ¿qué haces no? Tienes que seguir con todo, sobretodo porque fue algo que llegó sin previo aviso.

Soy una persona muy perfeccionista en lo que hago. Mi casa parecerá una zona de guerra, pero al menos yo soy la generala y dentro de mi desorden, hay un orden.
Pero por más que quise hacer todo, hubo un momento en el que ya no pude. Me sentí mal emocionalmente, porque al fin y al cabo es mi responsabilidad, en el día soy la única adulta en la casa y si yo no podía mantener el orden de las cosas, entonces quién.

Pero se nos olvida muchas veces a nosotras madres, que a pesar de que nosotros seamos las que llevemos la casa y los hijos, en este hogar está el otro 50% que lo construyó y cuya responsabilidad es igual de importante.

No te miento, han habido veces en las que me he sentido culpable por pedirle cosas (pensamiento antiguo que no se cómo se metió a mi cabeza) pero él, sin preguntar, sin importar que yo andaba atrás de él para todas partes, ha tomado las riendas de la casa y ya fuera un fin de semana por la mañana, se encarga de los niños para yo poder descansar o se los lleva al parque para que yo pueda escribir, o simplemente los saca al patio para cansarlos y que en la casa haya un poco de paz y tranquilidad.

Ayer, habló al trabajo y avisó que no iba a poder ir.

Ciertamente, no muchas parejas gozan de este beneficio y sólo pueden hacerlo cuando llegan al hogar y/o los fines de semana.
Pero ayer, mi esposo tomó mi Rol. Se quedó en casa, jugo con los niños, preparó de comer, dobló toda la ropa de dos semanas, fue por la mayor al colegio junto con los dos pequeños, se llevó la carreola, paró en el parque, regresó, jugó con ellos toda la tarde, les dio de cenar, los subió a bañar y los acostó. Me sirvió la cena y me acompañó.

Como ves, él no me ayuda en la casa. Él se hace cargo de su responsabilidad como padre y lo más maravilloso de eso, es que lo hace con amor y lo disfruta.

Una familia y un hogar no es de la madre, los hijos y del padre cuando tiene ganas o puede. Todos tienen Roles muy importantes, pero nada sale adelante sin la ayuda del otro.

Nosotros que nos encontramos lejos de nuestra familia y de gente que nos ayude, sólo nos tenemos el uno al otro y aunque vivas rodeado de mucha gente y con ayuda, si los dos no están 100% comprometidos, las cosas no funcionan bien.

Gracias marido, por estar al 100%, cuidarme y hacerte cargo de todo mientras tu esposa se recupera.

Te amo.

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario