Tips para este regreso a clases

El regreso a clases puede ser un dilema en la familia. Entre que los niños no quieren regresar y que los padres están contando los días para que ya vayan, es una historia que tarde que temprano, se vive en todos los hogares.

Para que no te agarren las prisas, te traigo unos tips que te van a servir bastante, sobretodo si eres primeriza en esto del inicio a clases.

Toma nota

Organízate

Hay demasiadas cosas que hacer una vez que tu hijo es aceptado en una escuela. Papelería, formas, fechas importantes, entre muchas cosas más.
Lee absolutamente todo -no quieres que tu hijo sea el único en uniforme el día que van con ropa libre- Anota en el calendario, familiarízate con la página web de la escuela y recuerda de compartir toda esa información con las personas encargadas del cuidado de tu hijo (pareja, abuelos, niñera, etc).

 

Desarrolla independencia

Cuando los pequeños todavía van a la guardería, las personas del staff se encargan de llevarlos al baño, vestirlos, entre otras cosas.
Es importante que le enseñes en casa a vestirse solo, preparar sus cosas, ponerse los zapatos y todo lo importante que estará haciendo en la escuela y que debe de hacerlo sin ayuda.

 

Compra lo básico y esencial

Lo más probable es que la escuela te de una lista de todo lo que tu hijo necesita.
Pregunta a otros padres para conocer cuáles productos son los mejores o sus recomendaciones. Cuáles utilizan desde el principio y cuáles vale la pena comprar después.
Involucra a tu hijo en estas compras. Su mochila, lonchera y todo lo que no tenga que ver con el uniforme.

Los niños que comienzan en la escuela normalmente regresan a casa manchados, cubiertos con plastilina, rallados de tinta, entre muchas cosas, así que vale la pena tener uniformes extras por si acaso.
Pregunta si la escuela maneja uniformes de segunda mano y hazte de ellos para tus extras.

 

Etiqueta todo

Los niños que recién entran a la escuela, comúnmente olvidan el uniforme y útiles escolares... en la escuela.
Ayúdalos a identificar sus cosas, ya sea con etiquetas, algún listón colorido en las mochilas y/o loncheras, pero nunca su nombre a la vista.
Hay todo tipo de etiquetas, las que pegas, planchas, coses, pegas con cinta adhesiva, entre otras.

 

Ayúdalo a vencer el miedo

Hay muchas maneras en las que puedes ayudar a tu hijo a vencer el miedo a la escuela.
Anímalo a acompañarte a las visitas que tengas que hacer a la escuela.
Vayan a la biblioteca a tomar prestados libros y léanlos juntos.
Involúcralo en la compra de todos los utensilios escolares.
Jueguen a la escuelita y déjalo que use el uniforme en la casa.

 

Familiarízate y socializa con los miembros de la escuela.

Es una excelente forma de que el niño se vaya acostumbrado, a ver a la gente que trabaja y está involucrada con la escuela.
Las kermesses de verano, o cualquier evento que realicen como los de bienvenida, ventas al público, son algunos en los que lo puedes exponer.
Trata de conocer a los padres de sus próximos compañeros y de ser posible, organicen playdates o alguna salida para conocerse mejor.

 

Van a estar cansados y hambrientos.

Prepárate mentalmente, de que tu hijo va a estar más cansado que de costumbre. Con ello, tal vez tendrá cambios de humor más intensos y más seguidos. ES NORMAL.

También puede que lo veas hambriento para cuando lo recojas, así que procura llevar un pequeño snack.

Una rutina es lo ideal, así que procura llevar una al menos un mes antes de que comience la escuela. Irse a la cama temprano y despertar de igual manera.

 

Lunch

Los niños normalmente no tienen tanto tiempo para comer el lunch, además muchas veces prefieren irse a jugar que sentarse a comer.
Así que asegúrate de empacar cantidades adecuadas y variadas para que tenga un lunch balanceado. Hay algunas escuelas que tienen por política algunos alimentos prohibidos, no se te olvide seguirla.

También hay otras que tienen comedor, así que pueden ver los menús con anticipación y decidir cuáles opciones son mejores que otras.
Una opción es tener menús similares en casa, para que el niño se vaya acostumbrando a las opciones.

Recuerda, si tu hijo no come bien, la pura presión social en la escuela, le dará un empujón para que coma mejor.

 

Se positiva y mantén la calma

Tu hijo puede sentirse ansioso si a ti te ve preocupada.

Tu también vas a ir aprendiendo conforme la marcha. Si tienes alguna preocupación, platica con la maestra o con la coordinadora o director; recuerda que ellos están ahí para ayudar.
Una buena comunicación es la base de todo.

 

Escucha

“Nada” y “No me acuerdo” son respuestas muy comunes cuando les preguntamos a nuestros hijos cómo les fue en la escuela.
Si estabas acostumbrada que te den un informe completo en la guardería, esta situación puede ser un shock.
No te desanimes, espera y escucha. Vas a ver que cuando menos te lo esperas, tu hijo te contará cosas que le sucedieron en el día.
Trata de hacer preguntas específicas y a esperar.

 

No es una carrera

Es muy fácil caer en las comparaciones. Quién ya lee, quién ya escribe, etc.
Recuerda que todos los niños aprenden en diferentes tiempos y todos eventualmente, llegarán al objetivo.
Las habilidades que más importan cuando comienzan la escuela, son las sociales. La curiosidad, independencia, imaginación, creatividad y disfrutar al jugar con sus compañeros es mucho más importante que lo académico.

Espero estos tips sean de mucha utilidad.

M.

No hay comentarios

Agregar comentario