Mi hija se muerde las uñas

Cuando era pequeña tenía una maña muy fea que literal me sacaba hasta sangre. Me mordía las uñas.
La psicóloga le decía a mi mamá, que era una sobrecarga de energía, que necesitaba salir por algún lugar.
Pasaron los años y con ellos mucha sangre y dedos inflamados, pero no fue sino hasta que me pusieron uñas postizas por primera vez, que dejé de mordérmelas; me crecieron por abajo y cuando me las quitaron, me las pinté muy bonitas y dejé de mordérmelas para que no se me cayera el esmalte.

Crecí y esa maña se convirtió en tocarme MUY seguido las manos.
Han habido personas cercanas, que me dan manazos para que me suelte las manos o mi esposo me toma de la mano y así solo tengo libre una y demás. Pero la realidad es que eso no sirve y por más que quiera quitarme ese malo hábito, creo que se quedará de por vida.

No se si es herencia o qué, pero últimamente he visto a mi hija seguir mis pasos.

Mi hija se muerde las uñas.

La razón por la que las personas se muerden las uñas pueden ir desde nerviosismo, ocio, estrés o hasta imitación a alguien más. Es un hábito nervioso, así como lo es tocarse el cabello, morder las plumas, chuparse el dedo, etc. La verdad es que es nefasto, pero es una forma de reaccionar a situaciones de presión.

Mi hija lo hace cuando está viendo la tele o cuando le estamos llamando la atención. Hasta el momento no es algo grave, pero si ha pasado más de una vez que se llega a jalar las uñas que se muerde y al hacerlo tan deprisa, se lastima.

¿Cuándo debo de preocuparme?

La verdad es que bien podría decirte que usaras guantes, esos esmaltes que saben asquerosos o tratar de distraerlo cuando lo hace, ya sea con algún juguete como el Fidget Spinner y otra cosa que mantengan sus manos ocupadas.
Pero creo que si tu hijo lo hace muy seguido, vale la pena profundizar y lograr encontrar una razón por la cuál lo hace.

La ansiedad en los niños puede llevarlos a tener una fijación oral. Ya sea el chupón, chuparse el dedo, meterse cosas a la boca o morderse las uñas. Y eso crece con ellos hasta la edad adulta.

Yo lo hago cuando tengo mucha carga de trabajo en la casa o cuando paso mucho tiempo con los niños.
Mi hija por el momento lo hace en las tardes, después de haber pasado mucho tiempo en la escuela y se sienta a descansar.
También lo hace cuando está aburrida o cuando tiene algún pedacito de carne (pellejo o padrastro) levantado.

Normalmente es un hábito que se va quitando con el tiempo, pero si ves que tu hijo cada día lo hace más seguido y se está lastimando, tal vez lo puedas ayudar.
Es muy importante hacerlo de una forma que no se avergüencen de lo que hacen.

  • Mantén las uñas cortas.
  • Comienza con metas reales y cortas. 24 horas, 48 y así.
  • Si son niñas y la escuela lo permite, tal vez pintar las uñas con un esmalte lindo y animarlas a que no se las muerda para mantener el color.
  • Algún premio pequeño a corto plazo puede servir, sobretodo si el mal hábito apenas va comenzando.
  • Ayúdalo a que este consiente del hábito, para que esté más alerta. Tal vez alguna señal que solo la familia conozca.
  • No lo avergüences y menos enfrente de la gente.
  • Platícalo con su maestra, tal vez ella tenga otras técnicas que puedan servir.

Recuerda que este hábito es muy difícil de parar. Requiere de muchos intentos , mucha paciencia y perseverancia. Pero asegúrale que tu estás a su lado y lo vas a seguir ayudando.

No hay comentarios

Agregar comentario