Cuando nace un bebé, también nace una mamá

Hoy en casa celebramos 7 años de vida de mi primera hija.

La verdad es que cuando alguien de la familia cumple años, me pongo algo sentimental y es que a veces siento que los años se me pasan como agua por las manos.

Pero fuera de sentimentalismos, me da mucha risa lo chistosas que somos las mamás cuando de festejar a nuestros hijos se trata.

Recuerdo cuando iba a ser el primer festejo de mi hija, planee su fiesta por meses. Los detalles, la comida, los regalos de agradecimiento, la piñata en forma de #1, ¡Todo! Estaba tan emocionada, que jamás pensé en que ella no se iba ni a percatar de todo lo que estábamos preparando para ella. Más bien era una fiesta para mi jaja para mi primer año de mamá.

Cuando estamos embarazadas anhelamos con tanta ilusión conocer a nuestros pequeños.
Imaginamos su cara, sus facciones, expresiones, el color de su cabello, si se parecerá a nosotras o a su papá.
Nos cuidamos hasta de más. Comemos muy sano, a veces dejamos de comer ciertas cosas por no perjudicar al bebé o comenzamos a comer otras que normalmente no comeríamos.

Todo gira alrededor de ellos.

Preparamos todo lo que van a vestir; su habitación; todo lo que conlleva su alimentación; que si la almohada para lactar, el manto, la silla especial, etc. Su medio de transporte; todo lo relacionado con su seguridad e higiene y la lista jamás se termina.
Muchas nos preocupamos por la lactancia sin ni siquiera todavía llegar el bebé.
Vamos a cursos psicoprofilácticos y hasta aprendemos a cambiar un pañal con una muñeca.

Y sigue girando alrededor de ellos.

Pero cuando por fin llega el día…es un sentimiento que no hay palabras para describirlo.
Sea cual sea la forma de su llegada, pero la primera vez que lo ponen sobre tu pecho o en tus brazos todo cambia.
Es como comenzar de cero.
¿De verdad yo hice a ese pequeño ser?

Y para todas ese momento se detiene. Por que en ese momento también nace una mamá.

Algunas su instinto maternal lo tienen desde que nacen y otras lo van desarrollando junto con su hijos, pero una vez que todas llegan al mismo punto, su amor se vuelve infinito y desinteresado.

Hace 7 años yo me convertí en mamá por primera vez.
Ha sido hermoso y loco a la vez.
Sin duda el mejor Rol que he desempeñado hasta la fecha y el que más me ha costado.

Felicidades Luciana por 7 años de estar con nosotros. Tu me convertiste en madre y por eso te estoy infinitivamente agradecida. Contigo llegó esta nueva vida y junto con ella un sin fin de emociones.
Tu, junto con tus hermanos, hacen que esta familia sea aún más feliz.
Que Dios te siga iluminando con esa hermosa sonrisa y nos permita muchos años más junto a ti.

 

 

 

 

 

2 Respuestas

  1. Al parecer todas tenemos esa ilusión y sobre todo en el último mes, de saber de cómo se verá nuestro bebe, que sea como Dios no los mande siempre lo vamos a amar. Estoy totalmente de acuerdo que somos madre en el momento que damos luz, ver esa criatura indefensa, con sus pequeñas manos y que poco a poco abre sus ojitos es uno de los sentimientos más bonito que he sentido en mi vida, cuando mi primer hijo nació, en ese momento como una explosión en mi cabeza...me dije a mi misma... Ya soy Madre!
    • Mi Rol de Madre
      Exacto! Aunque hay algunas mujeres que ese sentimiento tarda en llegar, pero en el momento que vemos a nuestro bebé por primera vez a los ojos es incomparable e irremplazable. Gracias por pasar a leer. X

Agregar comentario