Mi hijo tiene varicela

Hoy en la mañana como todos los días, amanecimos y mi hijo se fue directo a bañar con mi marido.
Fue inevitable ver unos puntos rojos por su pequeño torso, algunos planos y otros de plano con ampollas. Él estaba perfectamente bien, pero una como madre sabe cuando algo no está bien.

Mi hijo tiene varicela.

Antes de que se alteren, quisiera decirles que aquí en Inglaterra donde vivimos, la vacuna de la varicela no es común. No entra en las vacunas obligatorias en los niños y sólo un pequeño porcentaje de la población se vacuna de manera privada. A eso, le añado que han habido muchos casos en donde la vacuna sólo previene que el virus de la varicela ataque de forma más agresiva.
Tengo un debate personal si debí de habérsela puesto a mis hijos. Por un lado escucho historias de que puede volver a dar y en el caso de mis hijas, me da mucho miedo que suceda estando embarazadas.

Aún así los doctores recomiendan que todos los niños se vacunen contra este virus. Pero al final es una decisión que es de los padres porque no es obligatoria.

¿Sabes qué es la Varicela?

La varicela es una infección que proviene del virus Varicela Zoster. La mayoría de los casos se dan en los niños menores de 10 años, pero fácilmente los adultos que no la hayan contagiado antes (y que no tengan la vacuna), lo pueden hacer a cualquier edad.

Es muy fácil de detectar. Se presenta por un salpullido que después se convierten en ampollas llenas de un líquido transparente. Después de un par de días se van convirtiendo en costras y puede tardar entre una o dos semanas en desaparecer.
Normalmente aparece primero en el torso y después se va expandiendo por el resto del cuerpo. Inclusive dentro de la boca, párpados y hasta la zona genital.
Se esparce fácilmente si se mantiene contacto con alguien que tenga aún las ampollas. De hecho el virus puede ser esparcido 1-2 días antes de la aparición de dicho salpullido.

Dentro de los síntomas también se pueden encontrar

Fiebre
Cansancio
Falta de apetito
Dolor de cabeza

¿Qué hago si mi hijo o yo estamos contagiados?

Lo primero que tienes que hacer es una evaluación de un doctor o pediatra. Los síntomas visibles son difíciles de pasar por desapercibidos.
Por el nivel de contagio, es recomendable que no vayan a lugares cerrados donde hayan niños, mujeres embarazadas o personas con el sistema inmunológico débil. Así que de ser posible, tomarse unos días sin ir a la escuela o al trabajo.

La mayoría de las personas una vez que se contagian de varicela, quedan inmunes de por vida; sin embargo hay algunas otras que pueden contagiarse de nuevo y esto es por contar con un débil sistema inmunológico.

Si ya tu doctor confirmó el virus, no hay mucho que se pueda hacer en cuestión de medicamentos que la quiten. Sin embargo hay algunas prácticas caseras y productos que pueden ayudar a que la picazón no sea tan fuerte.

Las lociones que contienen calamina y las cremas que contienen avena ayudan mucho con la comezón.

Baños con avena para refrescar y humectar la piel, así como para bajar la fiebre.

Mantener las uñas cortas para que no lastimarse en caso de rascarse.

Paracetamol para bajar la temperatura corporal.

Procurar no exponerse al sol para que las marcas del salpullido no se queden como cicatrices.

El ibuprofeno y la aspirina pueden ser muy dañinos. Administrar estas medicinas cuando se cuenta con varicela, se ha visto ligado al síndrome de Reye, que es una enfermedad que afecta el hígado y del cerebro.

Este virus normalmente dura aproximadamente dos semanas y aunque es muy molesto, es algo que con buenos cuidados en casa, se puede volver tolerable.

Recuerda estar en constante contacto con tu doctor o pediatra. Si ves alguna anomalía en el salpullido, si hay temperaturas muy altas o alguna otra anomalía, no dudes en buscar ayuda especializada.

Para más información visita  Centers for disease control and prevention

 

 

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario