Alguien sálveme de los terribles DOS

Hola, yo soy Loretta y pronto voy a cumplir dos años
Cosita no.2
Yo después de la cosita no.2
Aunque no me lo creas, esto es nuevo para mi. Yo no se si es porque con la cosita no.1 pasaba todo el día y hacíamos tantas actividades juntas, que se distraía de hacer los típicos berrinches y desplantes de esta edad. Ah pero ni se diga de los tres…enloquecio! Pero esa es otra historia.
La verdad es que es una etapa normal para los niños, empezar a descubrir su independencia/dependencia de los padres o que pueden tomar decisiones (aunque sean mínimas) y que no se hace lo que ellos quieren  puede ser muy frustante; inclusive para uno lo es a poco no? pero claro, no nos tiramos a mitad del estacionamiento o nos vamos corriendo por toda la casa persiguiendo a alguien para que te vean llorar o si?
Cómo mantener tu sanidad mental sin que lo pierdas? La verdad es que es muy difícil! Con la cosita no.2 vamos empezando por ese camino. Mi gordita es la simpaticura andando, pero siempre lo he dicho, lo que tiene de simpático lo tiene de gorrosa y ahora que va entrando en esa etapa de los dos…la que enloquece soy yo! Entre gritos, empujones, correteadas, nos, yo lo hago, llantos, entre otras cosas tengo que respirar y contar hasta…más de 10 a veces :s
Te comparto estos tips que alguna vez leí y que nos han servido:

  1. Consecuencias: Cada vez que las pongo en el escalón se me parte el corazón, pero ellos deben de entender que a una mala acción una reacción. Te orillan para ver hasta dónde puedes y cuando están haciendo algo que no se debe (por ejemplo pegar, contestar mal, etc) se aplica el tiempo fuera y se las lleva al escalón. Ahí las dejamos 1 min por cada año que tienen y cuando regresamos por ellas, les explicamos por qué las llevamos, terminamos con un abrazo y la molestia ahí termino.
  2. Ofrece opciones: Hoy en día lo único que escucho con mi cosita no.2 es NO NO NO NOOOOOOOOOOO bueno…me saca de quicio y tampoco puedo quedarme a hacer el coraje ahí verdad? (aunque me encantaría ponerme a patalear también). Lo que hacemos y lo aplicamos con las dos es escoger dos cosas que a nosotros nos gusten y ofrecérselas de manera que de esas dos, ellas “escojan” y sientan el “poder” (como por ejemplo la ropa, de esa manera al menos no van todas descombinadas) o los snacks de la tarde o las actividades.
  3. Dales responsabilidades: Lo hacemos tanto en la casa como cuando vamos a grupos de aprendizaje. Por ejemplo en la bañera una es responsable de recoger las letras y la otra los cubitos de agua. O en el cuarto de juegos una se encarga de las princesas y otra de los instrumentos musicales; y así es también afuera. A ellos les gusta sentir que confiamos y “dependemos de ellos” de alguna manera y cuando lo hacen y se les celebra/agradece ellos se sienten muy orgullosos.
  4. La hora de la siesta es sagrada: Yo no se tu pero yo cuando no duermo bien, mi día está todo pesado. Imagínate una cosita diminuta de 2 años que se la pasa corriendo y brincando desde que amanece! Ellos necesitan una pausa y recargar sus energías. Que tomen al menos una siesta al medio día, con 1.5hr es más que suficiente y así no l@ tendrás histéric@ durante el día.
  5. Ignora: Mi marido siempre me dice “escoge tus batallas: y aunque sea muy difícil no meterme en discusiones y demás, tiene razón. Hay veces donde es mejor dejar pasar por alto una acción negativa, porque cuando les pones mucha atención hasta parece que les das cuerda y lo vuelven a hacer para ver tu reacción.
  6. Celebra: Enfócate en las cosas que hacen bien, como traer los zapatos cuando se los pides (o aunque no se los pidas también) cuando viene hacia ti para que les cambies el pañal o cuando por obra divina recogen los juguetes. A ellos les gusta escuchar lo que a ti te gusta de ellos, o que hagan ellos. Muestra emoción y verás que buscarán esa reacción positiva más seguido.
  7. Paciencia paciencia paciencia: Honestamente mi inventario no tiene mucha de ella, pero con los años he aprendido a generar más que cuando empecé a ser madre. Es algo muy difícil para las dos partes; los niños pasan por tantos cambios físicos y emocionales a esa edad y uno que no está acostumbrado a esperar (o no tanto) que es normal que se pongan un poco loquitos. Nuestro papel es darles el apoyo y la oportunidad y tratar de hacer esta etapa lo más sencilla que se pueda, claro no somos santos y estar contra la corriente con alguien que te pelea a diario es todo un reto, pero cuando perdemos la paciencia y entonces comenzamos a gritar y hablarles mal, todo empeora y solo queda un trago amargo y el remordimiento de conciencia de lo sucedido (me ha pasado muy seguido)
  8. Perspectiva: No te ha pasado que cuando ves al pasado te preguntas porqué se te hizo TAN difícil si no lo es? Como cuando te despertabas a mitad de la noche a darle leche a tus hij@s. Bueno nada dura por siempre y como cuando haces ejercicio que 5 min se te hacen como 1 hr, esto también y ya pasará…te lo prometo!
  9. Relaciónate: Es necesario desahogarte y hacerte de amigas que o ya pasaron por esto y te pueden aconsejar o que estén en la misma situación y se puedan dar apoyo moral jajaja además es una perfecta excusa para juntarse y ver a los niñ@s jugar (si es que no te obligan a jugar con ellos claro está)
  10. InfórmateAún me faltan muuuuuchas cosas por leer y aprender, pero nunca está de más platicar con alguien enfocado en el tema, como psicólogas infantiles o tal vez algún libro recommendable. Te paso estos dos libros que no estoy tan segura que ayuden mucho pero si que te harán reír y tal vez te identifiques con algunos casos:

    Toddlers are A**holes (It’s not your fault) – Bunmi Laditan
    How to Survive the Terrible Twos: Diary of a Mother Under Siege – Caroline Dunford


Recuerda:

  • Tu eres el adulto, respira (pero no te hiperventiles!) es difícil ya lo se, pero tú eres el modelo a seguir de tus hijos. Como te vas a molestar (y muy seguido) trata de apartarte de ellos si sientes que lo estás perdiendo.
  • Hay muchos métodos de disciplina, intenta el que tú creas que te sienta mejor. No todo le funciona a todos.
  • Se consistente.
  • Ayúdales a entender sus emociones. Explícales lo que está pasando y las consecuencias, pero no de manera amenazadora.
  • Hazles saber a tus hij@s que apesar de la disciplina los sigues amando.

Espero estos consejos te sirvan como a mi. Tú cómo sobrevives los terribles dos?


  1. M.
    Ps: no se te olvide seguirme en facebook como Mix & Match Mum.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.