Viernes 9:00pm

Hace tiempo que no pasamos tiempo juntos, la distancia y la rutina nos separa inevitablemente.
 
El camino se hace largo y la espera desesperante.
 
Muchos pensamientos abruman mi cabeza, ¿cuánto tiempo tengo? ¿Qué hacer? ¿A dónde ir?
 
Estoy nerviosa, no lo puedo evitar. Escucho música, canto y trato de distraerme, ya veré cuando esté ahí.
 
El momento ha llegado, es hora de reencontrarnos…
 
¿Cómo me muevo? ¿Algo pequeño sin llamar la atención?...¡No me atrevo! Estoy tan acostumbrada a siempre tener tanto…me siento vacía…no se…se siente tan...tan…Bien!
 
¿Qué hacer primero? ¿Una bebida para relajarme? ¿O entrar directo al acto? No quiero ser impulsiva pero es que ha sido tanto tiempo que la adrenalina me invade.
 
Volteo para un lado, para el otro, ¡Que soltura! Me puedo mover tan libre, tan fresca. 
 
Camino, no hay nada que se interponga en mi camino; no pasa nada si me alejo o me distraigo…al final siempre puedo volver a empezar.
 
¡Que maravilla! Todo ha sido tan rápido pero lento a la vez. 
 
Que experiencia tan placentera, me siento contenta y satisfecha.
 
Tengo una sonrisa en el rostro, me siento ruborizada y la poca gente que hay se me queda viendo…
 
¡ESTO DE VENIR AL SUPERMERCADO EN LA NOCHE Y SIN NIÑOS ES LA ONDA!
 
 
 
M.
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.