La palabra que jamás querremos oir



El otro día y como todos los días estaba un poco apurada para salir a tiempo, vístete tu, viste a los dos más pequeños y déjale la ropa a la mayor para que se vista, bájate a preparar el desayuno, apura a la mayor, dale de comer al pequeño, apura otra vez a la mayor, recoge los platos y lo que ya no se esté usando, vuelve a apurar a la mayor y….sólo escucho un TE ODIO!
Al principio pensé  “Habré escuchado bien?” tal vez no y continué con lo que estaba haciendo; al ver que ella seguía sin bajar ya tuve que ir a buscarla y me la encontré en las escaleras sentada.
Para mi mala suerte, al ver su cara comprobé que si había dicho tal cosa. De esas veces que sientes que te dan una puñalada y no te das cuenta. Su cara decía mas que mil palabras y aunque traté de no hacer ninguna expression, dentro de mi iba invadiendo un poquitin de tristesa y preocupación, si eso me decía a los 4 años…qué va a decirme cuando sea una adolescente “incomprendida”? Digo la verdad es que es una forma de expresar una frustación y estoy segura que en algún momento yo también se las dije a mis padres y aunque si estaba molesta, obviamente no los odiaba.
Me senté con ella y le pregunté que si sabía lo que significaba esa palabra, a lo cual ella obviamente contestó que no -claro! Tiene 4 años la niña y jamás la hemos dicho en la casa!! Ni con las mentadas arañas que tanto abborezco- en fin, le expliqué que es un sentimiento feo, puesto que cuando odias a una persona, no la quieres, no juegas con ella, no compartes las cosas con ella, no la quieres ver y en pocas palabras no la quieres en tu vida, así te sientes conmigo mi amor? –le pregunte. Por su expresión de sopresa, supuse que se dió cuenta que había metido la pata, pero mi cabezona es muy orgullosa y sólo contentó que no, que me la había dicho porque yo no la dejaba hacer sus cosas y que solo la estaba apurando; nos dimos un abrazo y bajó a desayunar.
Dias después estaba jugando con más personas y volví a escuchar que lo decía otra vez, pero esta vez con un tono de voz más de juego y ahí me di cuenta de dónde lo aprendió.
Si bien, es inevitable que nuestros hijos aprendan de todo y de todos en su vida, ciertamente esta expresión negativa me dejó un amargo sabor de boca porque, aunque ella no estaba consiente de la magnitud de la palabra, estaba molesta y muy consiente lo quiso expresar con algo que sabe ella que no es bueno (aunque no sepa qué tanto). Varias veces me ha dicho que ya no quiere ser mi amiga y que ya no va a jugar conmigo – lo cual se me hacen expresiones mucho más aceptables para su edad- pero lo importante para mi son tres cosas:
Cómo explicarles los sentimientos negativos y el alcance de ellos?
Es importante saber que son palabras que aunque lastiman, en realidad no las dicen de verdad. Es un llamado de atención para que los voltees “a ver” y una vez que reaccionas negativamente a estos, ellos (tan inteligentes) sabrán que a la próxima que lo digan tu actuarás a ellos.
Algunas de las cosas que ellos te están tratando de decir con esas palabras son:
“No entiendes realmente lo que necesito ahorita”
“ No me estás escuchando”
“Estas totalmente desconectada”
“Me siento lastimada”
“Tengo muchos sentimientos y no se cómo explicarlos”
“Desearía que fueras más empática”
“Lo que tu quieres y lo que yo necesito no están en sintonía”
Cómo canalizar cuando tus hijos estén molestos con algo?
La vida no siempre es de color de rosa y es importante que los niños sepan que se vale también sentirnos tristes y enojados.
Para empezar es básico explicarles cómo te hace sentir cuando te dice esas palabras, pero sobretodo cómo ayudarlos a que ya no se sientan mal. Al final del día lo que ellos buscan es sensibilidad, compasion, empatía y amor.
Yo creo que lo principal es  dejarlos solos para que se calmen un poco, darles su espacio pero que sepan que estás ahí. 
Ya una vez que esté calmado pueden platicar del tema, te sorprenderás cuando descubras que hay otras cosas que son lo que realmente le molesta al niño y no por lo que inicialmente empezaron a discutir.  
A mi me han servido estas frases que alguna vez leí en un artículo de Positive Parenting:
“Se que mis palabras pudieron herirte pero…”
“Entiendo que puedes estar molesto/herido”
“Ok, entiendo que lo que decidí no te haya gustado”
“Estoy aquí para cuando quieras platicar”
Cómo enseñarles lo positivo y negativo de las cosas que escuchan de los demás?
Los niños poco a poco van descubriendo sus sentimientos y cómo manejarlos. La verdad es que yo creo que lo único que está en nuestras manos es enseñarles los valores que se viven en casa. Enseñarles a hablar de sus sentimientos, tanto buenos como malos y lo más importante, enseñarles con el ejemplo.
Es más fácil decir a hacer y no te voy a mentir, muchas veces pierdo el control. Mis hijas están pasando por un etapa donde todavía hacen berrinches y aunque no sepan qué es lo que los demás están haciendo, ahí van como borregas a hacer lo mismo. Me desespero, tengo muy poca paciencia y al final muchas veces recurro a la amenaza, en vez de tomarme el tiempo y sentarme con ellas a hacer o explicarle las cosas. Hasta he llegado a pensar que tengo dos mini Melissas, una de cada lado, una me dice “Yaaaaa olvidalo, traelas a la fuerza, callalas, etc” y la otra me centra, me da dos cachetadas y me dice “a ver…si tu fueras una niña, cómo te gustaría que te hablaran y te trataran?”
Yo también me enojo –y mucho más de lo que me gustaría- mis hijas lo ven en mi cara y en mi tono de voz y es algo en lo que trabajo todos los días. Es importante que ellos sepan que nosotros también nos sentimos contentos o tristes, pero que si lo platicamos y nos tomamos un momento para sacarlo de nuestro sistema, las cosas se ven mejor (ojo, no desquitándonos en alguien más)
Espero que te sirva mi experiencia y todo lo demás que escribo. Al final del día, nosotras nos debemos de mantener cerca para tener un hombro emmpático en donde desahogarnos.
M.


PS: Si te gusta, te invito a que me sigas en facebook como Mix & Match Mum para que te lleguen las actualizaciones y lo puedas compartir 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.