Seguridad en el hogar

Cuando de la seguridad de nuestros hijos se refiere, nosotros padres debemos de estar “con un ojo al gato y otro al garabato” siempre alerta y cuidando hasta el más mínimo detalle.

Como buenos padres primerizos, cuando nuestra hija comenzó a moverse por toda la casa, protegimos hasta el plato del perro para que ella no fuera a comerse la comida y ahogarse. Ahora después de un poco más de 4 años y dos hijos más, el tema de seguridad sigue siendo importante pero creo que ahora nos relajamos un montón en cuestión de qué protegíamos y qué no y bueno… nos declaramos culpables de algunas que otras caídas de la cama o de la silla y nada que un beso de mamá no pueda curar (digo es inevitable y a todo padre le pasa verdad?!) jaja

Proteger el hogar es pensar en qué podría tu hijo jalar, abrir, escalar, meterse a la boca o simplemente tocar.
Para nosotros todo es muy obvio, pero los niños son tan curiosos, que cualquier cosa puede llamar su atención.

Te comparto algunos puntos importantes para proteger en el hogar. Recuerda que hay que poner especial atención en los pequeños detalles.

BAÑOS

  • Llena la tina sólo con suficiente agua que le cubra a tu bebé hasta las piernas.
  • Abre la llave del agua fría primero y luego la caliente.
  • Se recomienda que la temperatura del agua esté a 32C y si no tienes termómetro, pruébala con la parte del codo.
  • Nunca dejes sin supervisión adulta a tus hijos.
  • Si los bañas en tina, hazlo con un tapete antiderrapante.
  • Ten en el cuarto de baño un tapete para que no se resbalen si salen mojados.
  • Adapta un gancho de seguridad en la tapa del baño.
  • No tengas a la mano limpiadores químicos. De tenerlos en algún cajón, agrega a la puerta un gancho contra niños para que estos no lo puedan abrir.

COCINA

  • Nunca cocines cargando a tus hijos.
  • Nunca lleves comida o bebidas calientes mientras cargas a tus hijos.
  • Mantén alimentos y bebidas calientes fuera del alcance de tus hijos.
  • Mueve las agarraderas de los sartenes de forma que estén viendo hacia la pared y no al alcance de tus hijos.
  • Adapta un gancho de seguridad a la puerta del horno para prevenir quemaduras.
  • Adapta un gancho o seguro para las puertas del refrigerador y congelador.
  • Apaga los aparatos de la cocina cuando hayas terminado de usarlos.
  • Mantén encendedores y cerillos en algún cajón fuera del alcance de tus hijos.
  • Adapta un gancho de seguridad en los cajones para evitar que saquen las cosas.
  • Nunca lleves cuchillos o cosas filosas mientras cargues a tus hijos.
  • Mantén cuchillos y cosas filosas fuera del alcance de tus hijos.
  • Mantén fuera del alcance de tus hijos bolsas de plástico.
  • Compra un bote de basura con una tapa a prueba de niños.
  • Mantén la comida de tus mascotas fuera del alcance de tus hijos pequeños.

CUNA

  • Procura no tener colchas, almohadas o telas sueltas que sean peligrosas para tu bebé.
  • Cuando tus hijos ya puedan levantarse o ponerse de rodillas, remueve los móviles y los juguetes que estén colgados de la cama.
  • Mueve de nivel la cama una vez que tu bebé se pueda levantar.
  • Nunca uses una cama inflable o de agua con tu bebé.
  • Mantén lejos de la cuna cables o cordones de cortinas o persianas.
  • Nunca pongas la cuna cerca de una ventana; de no tener opción mantén la ventana cerrada con llave.

PUERTAS

  • Usa sujetadores en las puertas para evitar que se cierren.
  • Procura quitar seguros o cualquier cosa que permita cerrar la puerta con llave.

ELECTRODOMÉSTICOS

  • Esconde los cables de los domésticos detrás de los muebles.
  • Desconecta electrodomésticos que se calienten como la secadora, la plancha, tostador, etc.
  • Compra adaptadores para bloquear las entradas de los enchufes de los electrodomésticos.

CAÍDAS

  • Sitúa una puerta de seguridad al principio y otra al final de las escaleras
  • Abrocha con el cinturón a tus hijos cuando estén en un columpio, mecedora, silla para comer o el cambiador.
  • Nunca dejes desatendido a tu hijo cuando le cambies el pañal, de preferencia hazlo en el piso.
  • Usa un seguro en las ventanas para que no las abran y si tienen llave, esconde la llave.
  • Cuando termines de usar la silla para comer, dóblala o retírala fuera del alcance de tus hijos para que no la vayan a escalar.

 

CHIMENEA

  • Sitúa una reja de seguridad cuando la chimenéa esté prendida.
  • Esconde las llaves para abrir el gas.
  • Mantén fuera del alcance de tus hijos cerillos, encendedores y herramientas para la chimenea.

 

MUEBLES
  • Adapta esquineras de plástico en tus mesas.
  • No uses manteles o telas que tus hijos puedan jalar y tengan algo encima.
  • Empotra a la pared muebles que se puedan caer como cajoneras, estanterías, etc.
  • Mantén lámparas que se puedan caer, detrás de los muebles.

PRODUCTOS QUÍMICOS
  • Etiqueta todos los productos con su nombre y contenido.
  • Nunca pongas productos químicos en envases de comida o de bebidas.
  • Mantén las medicinas y vitaminas en cajones fuera del alcance de tus hijos.
  • Alerta en los bolsos de los demás ya que ahí pueden haber cosas tóxicas.
  • Tira plantas que sean venenosas o mantenlas fuera del alcance.


JUGUETES

  • Mantén fuera del alcance de tu bebé juguetes o piezas pequeñas que pueda meterse a la boca.
  • Asegura bien los tornillos de las puertas donde vayan las pilas.
  • Juguetes que tengan piezas pequeñas como ojos, botones, piedritas y lazos no son recomendables para bebés.
  • Los juguetes no deben de tener cuerdas más largas de 30 cm.

 
LUGARES PELIGROSOS

  • Mantén las puertas del patio cerradas.
    Si tu casa cuenta con alberca/piscina nunca dejes solo a tu bebé estando cerca. Se recomienda tener una barda de al menos 1.5 mts alrededor de la alberca/piscina. 

RECUERDA

  • Mantén a tu alcance extinguidores.
  • Revisa cada cierto tiempo las baterías de tu alarma contra incendios.
  • Mantén al alcance un botiquín de primero auxilios.
  • De ser posible, toma un curso de primeros auxilios pediátrico.
  • Ten a la mano los teléfonos de los servicios médicos.
  • Enseña a tus hijos a bajar de las escaleras sentados o de reversa.
  • Los niños son niños y muchos accidentes pasan, seguramente la mayoría no van a requerir equipo de emergencia, pero de ser así no dudes en llamarlos de inmediato.

Si te gusta este artículo y lo crees de utilidad comparte 🙂

M.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.