El día en que alguien me lanzó LA mirada

Tu como mamá, entenderás cuando digo que los niños están llenos de energía y ésta, debe de gastarse en alguna parte no? Bueno, yo llevo a mis hijos muy seguido al parque. No es que me guste estár ahí las horas, pero muchas veces (si no es que siempre) no me queda de otra, por que tengo que atravesar el parque para llegar a su escuela.
Entonces siempre de regreso hacemos la parada obligatoria ahí.
El otro día por alguna razón el parque no estaba tan concurrido, sin embargo había veces en donde los niños tenían que esperar su turno (cosa que es MUY difícil para ellos) y bueno después de un rato todo se convierte en drama.
Ahí estábamos nosotros jugando en la estructura que tiene el resbaladero para niños más pequeños, un volante y demás. No me preguntes por qué, pero los niños más grandes siempre quieren jugar ahí también; y bueno digamos que no me gusta mucho porque en cualquier descuido pueden empujar a los pequeños y causar un accidente.
En fin, estábamos muy contentos y mis hijos tan creativos ellos, que si superchica, el hombre araña, carreristas y no se qué más, comenzaron a escalar el resbaladero de la forma opuesta. La verdad es que no me molesta que lo hagan, siempre y cuando nadie esté esperando su turno y yo esté ahí por si se llegan a caer.

Que levante la mano quién su hijo SIEMPRE quiere escalar por el resbaladero de la forma opuesta? Yo los entiendo perfectamente! Es divertido, retador y hay muchas otras formas creativas de jugar…no? Bueno, ahí con nosotros estaba una pareja con su hijo digamos de unos 4 años y un bebecito en brazos. Se veían medio estresados de que su hijo se fuera a caer y querían que él jugara “como debe de ser”. 


Mis hijos por su lado poniendo el desorden, jugando por aquí, escalando por allá y que de repente el hijo de esta pareja decide seguirles el juego. No bueno…la mirada que ambos me lanzaron me dejó la piel chinita! De esas que dices que es LA mirada matona de “te odio”o “quita a tu hijo” o “por culpa de tu hijo” o “tu hijo le hizo esto al mío” jaja sabes cuál?. Claro que cuando todo eso sucedió en menos de 1 segundo, yo en mi mente estaba pensando que a estos señores no les iba a gustar ni tantito lo que su hijo estaba a punto de hacer.
Qué tiene de malo que los niños usen su imaginación? Los juegos son para que ellos aprendan tanto habilidades motrices como sociales. En ninguna parte dice cómo se deben de jugar! Claro, si ya uno de ellos está dañando a alguien, nosotros como papas debemos de intervenir, pero en qué momento entonces van a ser libres? Cuándo van a aprender a solucionar sus diferencias? Si, tenemos que compartir, si, debemos de esperar y es nuestra responsabilidad de enseñarles sutilmente cómo, pero lo que si no debemos de hacer es frenarles su creatividad, su diversion (y menos cuando es inocente y no está dañando a nadie). Soy fielmente creyente que no es que los niños sean traviesos, sino que están descubriendo el mundo y los límites. Las reacciones de los padres y las consecuencias. Si los niños son muy inteligentes! y claro que aprenden (aunque sea después de varias llamadas de atención) somos nosotros los que los subestimamos.
Esta pareja me dejó pensando y yo creo que me odiaron tantito y por un momento a mis hijos también.
Es difícil pero creo que podrían intentar relajarse un poco, sobretodo si ya tienen dos. No es que sea la mejor mamá, pero mi experiencia y aprendizajes después de ser mamá de tres, es que es imposible seguirles el paso a los niños y menos cuando son tan pequeños; no sólo es agotador sino que deben de tener su espacio para que exploren, experimentan y aprendan.

Dime…te ha pasado algo parecido? Cuéntame tu historia.

M.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.