¡Se acabó! Violencia doméstica

Te voy a contar una historia que te va a dejar muy metida en ella.

Érase una vez una pareja de enamorados que no podia permanecer separada.
Él se mudo de país con su familia y después de un par de años de vivir separados, decidieron casarse y ella se fue a vivir con él a un nuevo país.

Por momentos vivían sumamente felices, pero había otros en donde se sentía tensión en la casa y de ella a veces se derivaba el miedo y la incertidumbre.

Después de algunos años recibieron en su hogar a una hermosa niña que con sus sonrisas y ocurrencias los hacía sonreír todo el tiempo.
Todo parecía normal; la vida en familia a veces no es perfecta, ni tranquila no? pero ésta, seguía su camino.
Ella siempre muy sonriente, haciendo bromas y platicando con toda la gente. Él, muy tranquilo, simpático, de esos hombres que se ven muy pasivos y que piensas que no serían capaces ni de romper un plato.

Un día, después de varias semanas de presión en el trabajo, cuestiones personales y familiares, la tensión en la casa se sentía más de lo normal. Había muchas cosas que hacer y la falta de tiempo no ayudaba a llevarlas a cabo.
Todo eso orilló al hombre de la casa a sentirse muy irritable, abrumado y en menos de lo que él pensó…se volvió agresivo.

Ella…ella sabía que cuando él se sentía inseguro y orillado podía tener un temperamento fuerte, sin embargo nunca mostró algo fuera de control…hasta ese día, en donde después de una discusión la estrujo tan fuerte, que después de empujarla la dejó tumbada en el piso.

Poco a poco esos momentos de agresividad se fueron haciendo más seguido hasta que ella después de mucho miedo decidió ponerle un fin y dejarlo.
Él en su cabeza y en su corazón seguía sintiendo amor por su familia y no se hacía sin ella; simplemente no concebía en su cabeza vivir sin ella.
Pidió perdón muchas veces y aunque ella nunca lo aceptó de regreso, mantenían una relación “cercana” todo por el bien de su hija.

“Las cosas no funcionaron pero eso no significa que quedaron mal” es lo que todos los que los conocían veían y pensaban; sin embargo, jamás imaginaron lo que podía suceder detrás de la puerta cerrada.

Así pasó el tiempo. Ella tratando de seguir con su vida pero con la firme decisión de poner un fin legal a la relación y el…resistiéndose.
La verdad es que era un tema muy complicado puesto que ella estaba sola en el país, tenían una hija en común y cualquier movimiento que ella quisiera hacer en contra de su pareja, podía afectarle a la custodia de la niña; así que no podía hacer mucho.

Pero un día muy temprano él se presentó en su casa; después de que ella abriera la puerta y percibiera un poco de olor a alcohol, lo único que recuerda son golpes, gritos, amenazas de muerte y la cara de pánico de su hija.

Así es, no sólo pasa en la televisión y se escuchará muy trillado, pero pasa hasta en las mejores familias.

 

Esto es Violencia Familiar.

Me atrevo a contar esta historia porque alguien muy cercano a mi está pasando por esto y aunque se están tomando cartas en el asunto, el miedo ya está sembrado y junto con él, la paranoia.

Médicos, Psicólogos, Policía, Jueces, Maestros y Amigos cercanos están involucrados en este caso.

Se ha hecho lo que está al alcance de la mayoría de ellos, pero lamentablemente siempre hay quienes hacen las cosas más difíciles y, a pesar de que aún hay peligro, se siguen haciendo las cosas “como deben de ser”, lo cual, simplemente no es lo suficiente. 

Cierta y lamentablemente, son tantos los casos de violencia familiar que no se dan a basto con las soluciones, pero cada caso es único y cada cabeza es un mundo y por eso se tienen que tomar medidas a la medida.

Por esta razón y por el alcance que tienen las redes sociales, hago un llamado a todas aquellas personas que conocen o sospechan de alguien que sufre de violencia familiar.

¿Cómo saber si alguien sufre de violencia familiar?

Hay algunas señales que pueden server para detector a personas que sufren de violencia familiar, como:

  • Está muy predispuesta a los “accidentes” o se lastima en diferentes ocasiones
  • Tiene golpes que no pueden haber sido causados por un “accidente” o que no coinciden con la historia de lo que ocurrió para causarlos
  • Tiene golpes en diferentes partes del cuerpo, especialmente en áreas que son menos propensas a golpes, como la cara, el cuello, el pecho, abdomen o genitales
  • Tiene moretones, quemadas o heridas con la forma de dientes, manos, correas/cintos, cigarrillos o la persona tiene guantes o medias cubriendo sus heridas (debido a quemaduras en las manos o en los pies con agua hirviendo)
  • Busca ayuda médica con mucha frecuencia o al contrario, espera demasiado para buscar ayuda médica o la evita por completo hasta para heridas o golpes serios
  • Tiene signos de depresión
  • Usa alcohol o drogas
  • Tiene intentos suicidas

¿Cómo podemos ayudar?

Estos son algunos consejos que la Línea Nacional de Ayuda para la Violencia Doméstica en U.S.A:

  • No temas expresar tu preocupación y di que quieres ayudar.
  • Reconoce que la situación es difícil y atemorizante y que no es su culpa.
  • Escucha, brinda tu apoyo y recuerda que puede ser difícil hablar acerca de la agresión.
  • No juzgues y respeta sus decisiones.
  • Ofrece aliento e involucra a tu ser querido en actividades ajenas a la relación.
  • Ayuda a tu ser querido a desarrollar una vía de escape para cuando pueda estar listo para huir.
  • Sé comprensivo si tu amigo se siente triste cuando la relación haya terminado.
  • Anima a la víctima a hablar con alguna agencia local de apoyo en casos de violencia doméstica.
  • Ofrécete a acompañar a tu ser querido a la policía o a ver a un abogado cuando esté listo.
  • Recuerda que no puedes “rescatar” a nadie. Hasta que esa persona no decida dar el primer paso, nada de lo que digas va a ayudar. Si lo decides dar tu, el resultado será que ella se aisle y se cierre.

Te dejo algunos links que pueden ser de mucha ayuda.

M.

http://www.msssi.gob.es/ciudadanos/violencia/docs/VIOLENCIA_DOMESTICA.pdf

http://www.psicologia-online.com/colaboradores/paola/violencia/

https://www.womensaid.ie/es/queeslaviolenciadomestica.html

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.