Qué son los terrores nocturnos?

Cuando mi hija era más pequeña, en ella se desataron innumerables noches frustradas llenas de llantos inexplicables.
Hoy después de 5 años creo que se han controlado, pero a nosotros nos han dejado con muchas preguntas sin responder, puesto que cuando ella lloraba, lo hacía dormida y de una forma imposible de calmarla.
Al principio nos asustábamos mucho, no sabíamos cómo reaccionar y los doctores nos decían que era normal. Nos sentíamos perdidos porque no sabíamos cómo ayudarla.
Llegamos a tener un diario de cuándo lo hacía, qué había hecho durante el día y cuánto tardábamos en calmarla. Al principio si tratábamos de tranquilizarla, pero con el tiempo aprendimos que sólo teníamos que estar con ella, tratar de abrazarla y esperar a que se tranquilizara ella sola.

Qué son los terrores nocturnos?

Es una interrupción del sueño y son muy parecidos a las pesadillas, pero a diferencia de estas, no son provocados por miedo. Durante estos episodios, es difícil calmar al niño y él no recordará nada de lo sucedido al día siguiente.
Comúnmente ocurren en niños de entre 3-8 años de edad y cuando estos se presentan, el niño grita asustado, está alterado, se mueve mucho y hasta puede bajarse de la cama; además sus ojos pueden estar abiertos pero no está del todo despierto.
Normalmente ocurren a principio de la noche, después de que el niño entra en un sueño profundo  y pueden durar hasta 15 minutos (o a veces hasta más).

Por qué ocurren?

Los terrores nocturnos están provocados por una hiperactivación del sistema nervioso central durante el sueño y esto puede ocurrir porque el SNC aún está madurando. Inclusive es algo que se puede heredar de familia con trastorno del sueño.
Pueden ser provocados también por:

  • Cansancio, estrés, enfermedad.
  • Estar bajo un tratamiento médico nuevo.
  • Excitación, ansiedad, ruidos desconocidos o ganas de ir al baño.

Cómo reaccionar en esos momentos?

Como te comenté anteriormente, es algo que te toma por sorpresa y al principio puede asustarte; principalmente porque no puedes consolar a la persona que los está sufriendo en ese momento y segundo porque muchas veces ocurren varias veces en la noche.

Es recomendable no intentar despertar al niño, la realidad es que como no se va a acordar al día siguiente, al despertarlo se puede asustar y le costará más trabajo volver a dormir.

Cómo lo puedo ayudar?

Los niños que sufren de estos episodios, normalmente los superan conforme van creciendo. Sin embargo, nosotros como padres podemos ayudarlos a:

  • Procurar que el niño no se sobre estimule durante el día.
  • Tener una rutina que lo relaje para ir a dormir.
  • Procurar no ver televisión o tablets antes de dormir.
  • Ir al baño antes de dormir.

Pero recuerda que si es algo que se está presentando de manera frecuente y no disminuye conforme el niño va madurando, es recomendable buscar consejo de un especialista en sueño.

Buenas noches!

M.

 

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.