NO NO NO. Alternativas para reemplazar el NO con tus hijos.

¿Mi amor quisieras comer esto? NO
¿Qué te parece si hacemos esto? NO
Pero…NO, y si mejor…NO, qué te…NO

Así es, parece que la palabra de moda en esta casa es NO.

¿Me frustra? Por supuesto. ¿Siento que pierdo la paciencia? Desde luego. Hay veces en los que ni puedo terminar la pregunta o la frase.
Pero al parecer es algo más normal de lo que yo pensaba. Y ahora me toca vivirlo con mi tercer hijo.

Dentro de mi frustración se me ocurrió preguntar si era algo más de niños, porque con mis hijas nunca experimenté esto. Claro que me dijeron que no era algo de género y que era muy normal. Hasta aquí todo muy bien.
Pero también me dijeron que era porque “Escucha la palabra NO muy seguido en casa” y eso me llevó a preguntarme ¿Por qué siempre la gente culpa a la primera a los padres?

Pues no, y aunque se lea redundante, no es que lo escuchen seguido en la casa y te voy a decir por qué.

Frecuentemente se nos olvida que los niños son personas independientes y que llega un momento en su vida, donde ellos ya se sienten con la seguridad de tomar una decisión.
Les da poder y ese sentimiento de control. Y aunque nosotros a veces inconscientemente pensamos que tenemos control sobre ellos, la realidad es que no es cierto.

Por supuesto que para nosotros los padres puede llegar a ser irritante. Me pregunto yo, ¿Cuántas veces podría aguantar que me contesten NO sin perderlo? Pero antes de verlo como una amenaza, es mejor verlo como una oportunidad para mejorar la comunicación con ellos.

Obviamente influye mucho lo que escuchen en casa y hay algunas alternativas para reemplazar la palabra. Si, hay momentos en donde no puedo evitar decir NO. Como: “¿Me puedo meter a la alberca a las 7pm (cuando mañana hay colegio)?” o “¿Me puedo comer el postre aunque no quiera comer la comida?” o “¿Te puedo ayudar a poner las cosas en la estufa y calentarlas?”
Lamentablemente a todas ellas y a muchas otras, siempre es un NO, pero no un NO reluctante, siempre trato de darles una respuesta más amplia explicando por qué NO de manera que la entiendan. Y siempre lo hago así desde el día que mi hija me dijo “PORQUE NO no es una respuesta”.

No te voy a mentir, cada vez que me dicen que no me hierve la sangre y me dan ganas de decirles que así no se le contesta a un adulto, pero si a mi no me gusta que me digan que NO, a ellos obviamente que tampoco.

Aquí te comparto algunas alternativas para cuando necesitas decir NO.

  1.  A lo mejor lo podemos intentar en otro momento.
  2. Por favor para/detente
  3. Mira, déjame enseñarte cómo se hace
  4. Esto no es lo que habíamos acordado, ¿te acuerdas?
  5. Entiendo que quieras hacer eso, pero es muy peligroso y no quisiera que te lastimaras.
  6. Vamos a intentar hacer otra cosa, ¿cómo ves?
  7. ¿Cuál es la regla sobre esto?
  8. Entiendo que quieras hacerlo pero por el momento no podemos por…
  9. Se que es divertido pero no es una buena idea por…
  10. ¿Hay alguna otra forma de hacerlo?
  11. Ahorita no tenemos momento para...porque…
  12. Lo que estás haciendo lo/la está lastimando, por favor para/detente.
  13. Si, esa puede ser una opción, intenta de nuevo.
  14. Por favor escoge otra palabra.
  15. Por favor usa tus palabras.
  16. Está bien sentirse así, pero…

Recuerda, la clave en una crianza positiva es el respeto, la claridad en la comunicación y consecuencias.

M.

 

No hay comentarios

Agregar comentario