Cuando una amistad llega a su fin

Hoy escribo esto abriéndote mi corazón, porque es algo por lo que estoy pasando en este momento y quiero compartirlo contigo.

Terminar una relación nunca es fácil. Uno pasa por muchas emociones que a veces es difícil descifrarlas.
A nuestra edad, nosotros debemos de poder decidir qué queremos en nuestra vida y a eso incluye a quién también.

Hace 2-3 años yo comencé una relación con una madre del colegio. La verdad es que fue una relación que comenzó muy…extraña.
Ella estaba pasando por una etapa muy difícil de su vida y decidió recurrir a mi para ayudarla. ¿Cómo decir que no? Si desde que somos pequeños nos enseñan a ayudar y ser buenos con el prójimo.
Debo confesar que yo siempre tuve mis reservas en nuestra amistad. La verdad es que nunca había sentido un click entre nosotras, sin embargo algo me mantenía ahí y ahí seguí por los siguientes años.

No voy a aburrirte con toda la historia, solamente quiero contarte que llegó un momento en que la relación me causó mucha ansiedad. Mi “amiga” tenía muchas complicaciones e irregularidades en su vida que no sabía ni cómo ayudarla. Cada vez era algo diferente y eso me preocupaba y me estresaba mucho a la vez.
Así que tomé la decisión de alejarme poco a poco a de ella. Inocentemente pensé que iba a ser fácil puesto que nunca nos veníamos ella y yo a solas y además nuestras hijas nunca jugaban juntas tampoco.
Pero en vez de hacerlo fácil, solo lo empeoró porque constantemente me buscaba y yo ya no sabía cómo decirle que no. El hecho de sacarle la vuelta me provocaba de nuevo mucha ansiedad.

Por supuesto que con el tiempo ella lo notó y me enfrentó. Así que me armé de valor y le dije todo lo que yo sentía y el por qué me estaba alejando.

A veces tenemos que tomar medidas drásticas cuando sentimos que una amistad no es para nosotros.
No te miento, sentí como que estaba cortando a mi novio en la preparatoria “No eres tu, soy yo, bla bla bla” Pero creo que para mi es lo mejor.

Una relación que no fluye, que no se siente bien y en donde no te sientes segura es una relación tóxica y debes deshacerte de ella cuanto antes. Y la verdad es, que lo más seguro es que tu termines siendo la mala de todas formas y lamentablemente llegues a lastimar a la otra persona; pero como dije al principio, a esta edad, debemos de estar con alguien con quien nos sintamos bien.

Así que si tu también estás en una relación donde no te sientes feliz, yo te recomiendo que la evalúes y tomes la mejor decisión. Piensa en ti, en lo que quieres para tu vida y cómo quieres sentirte. La vida es tan corta para pasarla con gente con la que no lo pasamos bien.

M.

Qué significa ser el hermano mayor

Hoy escribo esto fresquito de una situación que acaba de pasar con mis hijos.

Mis hijos la mayoría de las veces, deciden que antes de salir a cualquier lugar, lo más divertido es comportarse como loquitos. Así es, se persiguen, se patean, se ríen como desquiciados y demás. ¿Ya te hiciste la imagen?
Bueno, normalmente soy yo la que tengo que estar atrás de ellos para solucionar las cosas. Hacerla de réferi cuando se pelean, negociadora y demás. Pero últimamente mi hija la mayor, ha salido al quite y está tomando un papel muy de mamá.

Muchas veces tengo que recordarle que YO SOY la mamá, que ella debe de disfrutar su infancia y ser cómplice de sus hermanos; pero no puedo evitar identificarme con ella.

Yo soy la mayor de tres hijas y tengo que decirte que ser la primera si tiene sus beneficios, como mangonear a tus hermanos menores, tener la atención de tus papás por cierto tiempo, tal vez el cuarto sola y más cosas. Pero por otro lado, no siempre es miel sobre hojuelas.

Si tu eres la mayor de tu casa, me vas a entender perfecto.

Eres la hija de prueba y error con tus padres. Cómo te explico las veces que me dijeron que no a tantas cosas. Me pedían que estuviera en casa a cierta hora y muchas otras cosas más. Nuestros papás aprendieron a ser papás con nosotras y digamos que en muchas cosas lo lograron, pero en otra la regaron también.

Tienes que esconder todas tus cosas de tus hermanos. Me acuerdo que una de mis hermanas SIEMPRE quería usar mi ropa y me enojaba bastante cuando se robaba ropa que ni siquiera yo había estrenado. Ahora a mi hija le abren su diario y usan sus joyitas. ¡Uff como arde! Y ahí si no le puedo decir que comparta ¿verdad?.

Esperan que seas la más responsable y el modelo a seguir. A quién no le dijeron “Pórtate bien porque tu eres la hermana mayor” O “Tu hermana lo aprendió de ti”. Es frustrante tener esa responsabilidad y pensar que no puedes cometer ningún error porque eres la hermana mayor.

Eres la “bossy” por andar mangoneando y ordenando  a los menores. Una vez hasta me dijeron “La generala” (mi mamá incluida) y aunque se siente muy bien que los demás hagan las cosas por ti, no se siente tanto que te pongan este tipo de apodos.

Eres la reina de la casa, pero una vez que llegan tus hermanos menores empiezan los celos, las pesadillas, el no querer compartir tus cosas (o la atención de mamá), etc. Yo no recuerdo nada porque tenía dos años, pero mi mamá dice que lo pasé muy muy mal.

Tus hermanos menores te persigue por todas partes. Se visten como tu, actúan como tu y toman tus cosas porque quieren ser como tu. Digamos que somos sus modelos a seguir (en lo que les conviene) y a pesar de que a veces es halagador, también hay un momento donde ya quieres que lo dejen de hacer.

Eres LA persona a la que recurren cuando están peleados entre ellos o con sus papás.

Llega un momento en la vida en donde no eres lo suficientemente mayor para sentarte en la mesa de los “grandes” pero tampoco eres tan joven para sentarte con tus hermanos y los demás niños.

A veces puede ser agotador ser la hermana mayor. Tener esa  responsabilidad sobre tus hombros puede generar inconscientemente mucha presión.
Pero no todo es malo. Tu eres y siempre serás la primera en tu familia. Digamos que tu estrenaste a tus papás.

Así que estoy segura que ustedes van a concordar conmigo, amamos a nuestros hermanos pequeños y a pesar de alguna vez haber querido no ser la mayor, serlo es algo que jamás cambiaría por nada del mundo.

¿Que otros pros y contras tienes tu de ser la mayor y que no están en la lista?

M.

 

 

 

 

 

 

Carta a una amiga

Hola. ¿Cómo estás?

Hace mucho que no te escribía, de hecho creo que jamás lo he hecho.
La verdad es que ni siquiera sabría por donde empezar. Creo que me daba un poco de pena que leyeras esto y pensaras que soy una cursi.
Pero hoy no es cualquier día; es un día especial. Hoy festejamos el Amor  y nunca está de más recordarnos cuánto queremos y cuánto nos preocupamos por los demás.

He estado pensando mucho en ti, en lo que siempre he querido decirte y que hasta hoy no había encontrado las palabras. Te admiro. Eres una persona (que aunque tu no lo creas así) muy fuerte. Y aunque estoy segura que mucha gente te lo ha dicho anteriormente, no has llegado a creerlo, por eso en esta ocasión YO lo quiero hacer.

Se necesita de mucho valor para hacer todas las cosas que diariamente haces.

Irte al otro lado del mundo por amor, dejar tu propio mundo para comenzar una nueva vida. Debes de tener mucho amor para cuidar de ti y además de otra persona también.
Buscarte en medio de tanta gente desconocida, otro idioma y otra cultura. ¿Cómo le hiciste para no sentir que quieres tirar la toalla? Que difícil ha de ser estar casi todo el día sola tratando de ser lo más productiva posible, cuando ni siquiera podías comunicarte. De verdad que, que valiente. Estoy segura que todo el aprendizaje que has obtenido personalmente, lo has querido transmitir a los que estamos al rededor y que todos podamos aprovecharlo al máximo.

Se que no ha sido fácil y que te has sentido triste, sola, estancada, pero me encanta que eso no te haya detenido. Que a pesar de ser otra cultura, con formas diferentes, siempre busques ir hacia adelante, por ti y tu familia.
Por cierto ¿Cómo están?

Más de una ocasión se me ha pasado decirte que tienes una hermosa familia. Se nota que tu marido y tu son un buen equipo y han trabajado mucho por sus hijos.
Ser madre es muy hermoso pero a la vez muy retador y más estando lejos de tu propia familia; pero platicando con ellos  y viendo cómo han crecido, puedo asegurarte que estás haciendo un gran trabajo. Es muy gracioso verte reflejada en ellos, son como una mini versión tuya y de tu esposo. Unas grandes personas

¿Cómo estás tu? ¿Qué haces para cuidarte? No se te olvide que para que ellos estén bien, tu lo tienes que estar primero. Vi por alguna parte que habías vuelto a bailar, ¿Cómo vas con eso? Tanto que te gusta; ¿Sigues subiéndole al volumen  y bailando en la cocina? A veces eso es lo que necesitamos para soltarnos y despejarnos.

Querida amiga. Me da gusto saber que hoy estás cosechando lo que has sembrado en el camino. Me da gusto ver que a pesar de haber caído, has sabido levantarte. Me da gusto verte rodeada de tanto amor, porque es tanto el amor que tu has dado, que siempre las cosas buenas se regresan.

No me queda más que decirte que sigas adelante. Que la vida es tan increíble que nos llena de sorpresas. Pero no te olvides de ti. No te olvides de mi. Aquí estoy para levantarte, para motivarte. Confío en ti y se que las cosas por más complicadas que se vean, tu siempre las logras vencer.

Deseo que tengas un día muy lindo y lleno de mucho amor.

Te quiere

Melissa

 

 

Amor de hermanos

Yo soy la mayor de tres hijas. Entre ellas y yo nos llevamos dos años de diferencia. ¿Ellas? Si, son gemelas no idénticas y aunque las dos son completamente diferentes, las ha unido su nacimiento.
Dos años puede no ser mucho, pero cuando el ser humano está en sus primeros años de vida, dos años son dos mundos totalmente diferentes.

Y así estábamos mis hermanas y yo. Desde siempre estuvimos en dos mundos diferentes. En habitaciones diferentes, en el colegio en edificios diferentes, con horas de jugar diferentes y bueno, no se te hará raro que crecimos “separadas”.
Por la naturaleza de su nacimiento, ellas siempre fueron muy unidas, además yo por ser la mayor y por mi eterna personalidad “madre”, me hizo tomar un rol que no dejaba que las tres fuéramos tan unidas.
Así que podría decirse que en nuestro caso, en nuestros años de infancia no éramos amigas. De hecho, no lo fuimos sino hasta que crecimos y cada quien tomó su camino. Creo que maduramos de alguna forma y nos enfocamos en lo bueno nada más.

Hoy que soy madre de tres hijos, me he dado cuenta de la cercanía que un hijo puede tener con sus hermanos. Y el amor que crece entre ellos.

Así que aprovechando que pronto celebraremos el Día de San Valentín, en vez de hablar lo que es el amor de pareja o el amor entre amigos, me gustaría hablar sobre el amor que hay entre hermanos y que para ser sincera, nunca le damos el mérito que merece.

Depende mucho la edad en la que se encuentren tus hijos, pero un hermano es el primer compañero que va a tener tu hijo.
Aunque no creas, le permite desarrollar muchas habilidades sociales que no aprendería tan fácilmente afuera del hogar; como la empatía, el compartir, entre otros.

Mis hijos leen juntos, juegan juntos, se ayudan cuando lo necesitan, cantan y bailan juntos, hacen batallas juntos, se acurrucan juntos cuando es tarde de películas, quieren compartir cuarto porque juntos se cuidan entre ellos, son los compañeros de juegos en el parque, no necesitamos invitar a alguien más a la casa para que ellos tengan con quién jugar, se tienen el uno al otro. (ojo, no por eso tuvimos tantos hijos jeje)
Claro que no siempre es miel sobre hojuelas, y pelean (MUCHO), pero estoy segura que de faltar alguien nuestra vida familiar no sería igual.

Nosotros podemos alentar que nuestros hijos lleven una sana relación.

  • Resalta la importancia de una unión familiar.
  • No los compares.
  • Ayúdales a apreciar las virtudes de los demás.
  • Aliéntalos a hacer actividades en equipo.
  • Cuando peleen, platica con ellos sobre cómo nuestras actitudes pueden hacer sentir a los demás.
  • Hagan actividades en familia.

Yo se que a veces como hijos no vemos claro lo tanto que aprendemos de nuestros hermanos. Pero nosotros como padres, si podemos ayudarles a nuestros hijos a valorar a sus hermanos.

¿Y tu tienes hermanos? ¿Cómo te llevas con ellos? ¿Cómo se llevan tus hijos?

 

 

 

¿Cómo puedo enseñarle a mis hijos a ser agradecidos?

Mi hija practica equitación desde hace 3 meses. Ahí, para los principiantes, tienen la opción de rentar un casco y no tener un gasto extra en caso de que las clases no les gusten.
Para Navidad, se me hizo una excelente idea que mis papás le regalaran su propio casco para no tener que usar el de alguien más.
Yo personalmente lo escogí de su color favorito y me aseguré que la talla fuera la perfecta.

Así que en Navidad lo abrió con mucha ilusión y fue la niña más feliz.
Lo trajimos cargando desde México y cuando llegó el día de su clase… ¡Oh sorpresa! no la dejaron usarlo, porque no tenía el código de seguridad que la asociación de equitación exigía en los cascos.
Ya te imaginarás el dilema y yo como su mamá, traté de alivianar lo más que se pudiera la decepción y fui al día siguiente a cambiarlo por uno con el código (aunque tuviera que pagar un poco más).

Bueno para no hacerte el cuento largo, a mi hija no le gustó. Dijo que lo odiaba y que ni siquiera quería seguir en sus clases de equitación.
Obvio la entendía, y más que molesta en mi interior me sentía decepcionada porque a pesar de no ser su color favorito, iba a tener su propio casco para algo que ella había pedido por muchos meses ya.
Sentí que fue malagradecida. Pero la realidad no fue así.
Después de pensar mucho, entendí que el ser agradecida es una actitud y un sentimiento que toma tiempo desarrollar y a esa edad, todavía es muy inmaduro.

Seguro tu también te has visto mortificada cuando alguien le regala algo a tus hijos y estos no les dan las gracias o tienen algún buen gesto para con ellos y no te queda más que dar (en voz alta para que lo repitan) las gracias por ellos ¿NO?
O qué tal después de haber hecho mil actividades divertidas, comido su comida favorita o  haber visto su programa preferido y luego, pasa algún incidente y en vez de agradecer se quejan. Frustración y decepción ¿no?Además, cómo molesta que te digan que tus hijos son unos malagradecidos.

La verdad es que a esa edad aún no entienden muchas cosas, no han desarrollado la empatía y a veces nosotros esperamos que ellos piensen o sientan cosas que aún en su poca madurez, es difícil alcanzar; por eso nos sentimos decepcionados.
Pero CALMA PUEBLO nosotros podemos inculcarles el ser agradecidos.

 La clave es fomentar en ellos el sentimiento.

Ser agradecidos no es un estado de ánimo, es una actitud positiva.

Comienza por platicar con tus hijos sobre lo que les gusta (personas, objetos, comida, etc.) y cómo lo obtuvieron.

Haz una lista con ellos de lo que estén agradecidos y todas las personas que estuvieron involucrados en ello.

Pregunta por qué están agradecidos por eso.

Enséñales a apreciar los miembros de la familia. Las virtudes y lo que contribuyen al hogar.

Se tu también agradecida y házselos saber. “Gracias por recoger tu cuarto, que lindo se ve” “Gracias por poner las cosas en su lugar, se ve más ordenado” “Gracias por ayudarme a cortar la verdura, voy a terminar más rápido”

Agradezcan a las personas que les den un servicio. A los de la basura, a los de la recepción del colegio y platiquen el por qué están agradecidos con ellos.

Se paciente. A veces no obtendrás la actitud adecuada, pero con paciencia y amor verás que poco a poco la semilla de la gratitud se irá implantando y se convertirá en un modo de vida.

Ahora si, si alguien te dice que tus hijos son malagradecidos, mándalos a leer este post para que vean que no funciona así.

M.

Me rehúso a criar hijos inútiles.

Cuando comenzó el invierno el año pasado, toda la logística de las chamarras, guantes, gorros, mochilas, loncheras, termos y demás se volvió muy complicada a la salida de mis hijos de la escuela.
Saliendo del salón, siempre me daban todas sus cosas para poder abrir su snack y comérselo mientras caminamos para recoger a todos los demás.

Al final ya te puedes imaginar cómo estaba yo y todo eso, mientras parecía un enorme hombre de malvavisco por mi chamarra de casi cuerpo completo que tengo que usar para no morir de frío.
Lo que más coraje me daba era verlos a ellos frescos corriendo, mientras yo batallaba para caminar sin perder el balance con todas las cosas que llevaba encima.

Otro ejemplo que me desgastaba, era que siempre tenía que estar persiguiendo a mi hija la mayor para que hiciera AB SO LU TA MEN TE todo. Inclusive levantarla y vestirla en las mañanas porque de plano batalla mucho para despertar. Ya se, no me juzgues, era eso o que llegara tarde. Pero digamos que me cansé de cargar un saco dormido de 7 años.

Como esos ejemplos varios, hasta que dije ya basta.
                                        Me rehuso a criar hijos inútiles
Que escandaloso suena eso ¿No? Por eso me propuse que este año, ellos iban a ser responsables de sus cosas. Pero no solamente con la escuela, sino en todo momento.

No te voy a mentir, va a ser difícil, puesto que creo que aún están pequeños para muchas cosas. Seguramente van haber algunos retardos en la escuela, algunas mañanas sin desayunar, algunas prendas olvidadas, etc. Pero creo que ahorita es el momento clave para que lo aprendan, quieran o no. Sobretodo porque sólo nos tienen a mi y a su papá, sin nadie más que ayude en la casa.
Claro que siempre con nuestra ayuda. Porque eso les va a ayudar por el resto de sus vidas.

¿Pero cómo lo podemos hacer?

Te voy a compartir lo que nosotros estamos haciendo y que nos está funcionando.

Predica con el ejemplo. Juntos hagan un par de veces los deberes, para que ellos sepan qué hacer y luego ya lo puedan hacer ellos solos.

Adapta los espacios para que ellos puedan hacer las cosas. Ten a la mano banquitos, la ropa a un nivel que ellos alcancen, herramientas que ellos puedan usar, etc.

Dejen el uniforme/outfit listo en sus camas una noche anterior. Así no pierden tiempo en sacarlo a la mera hora.

Comienza el día 20-30 min antes. Eso te dará un colchón de tiempo extra a ti y a tus hijos para hacer lo que necesitan.

Dales opciones, pero que todas te lleven al mismo resultado. De esa forma, ellos sienten que tienen un poco de control.

Lleva a cabo un pizarrón de responsabilidades.

Olvida la perfección. Si no te sirve una técnica, prueba otra que alcance el objetivo.

Felicita.

Repite, repite y repite. Los niños aprenden por constancia. Si siempre se hace lo mismo, se convierte en un hábito.

Se realista. Actúa con responsabilidades de acuerdo a la edad.

Persevera.

Recuerda que nos cambios y el aprendizaje llevan tiempo. Hay días en donde tengo que recordarles hacer muchas cosas y otros en los que ellos las hacen en automático. Lo importante es que sembremos la semillita para que ellos continúen haciéndolo.

¡Buena suerte!

M.

 

 

 

 

 

 

¿Por qué papá es más divertido?

¿Te ha pasado que cuando están en casa y papá llega después de trabajar, tus hijos se olvidan de todo (hasta de ti) y se van directo a colgarse cual changos de él?
Bueno a mi si, todo los días desde que me convertí en mamá.

Y bueno aquí entre nos, no se tu pero yo tengo que confesar que a veces siento un poco de envidia. No se si sea mi memoria, pero la verdad es que no recuerdo algún momento en donde yo me haya ido todo un día y al regresar, mis hijos se peleen por treparse en mi y abrazarme.

Bueno ya de sensibilidades. Creo que este tema nos pasa a todas y es normal.

Hay que aceptarlo y es que la verdad es que papá es más divertido.

Es triste pero es la realidad y te voy a contar por qué.

Nosotros pasamos con ellos la mayor parte del día. Somos la persona que está a cargo de todo lo que sucede en su vida y eso es realmente cansado. Desde que se levantan hasta que se acuestan, no paramos y seamos honestas, por ahí de las 5-6 de la tarde solo esperamos el momento en el que se vayan a dormir.
No se de dónde, pero mi marido parece tener la energía del mundo. Yo se que está cansado, pero es rara la vez que les dice que no quiere jugar porque está cansado.

No todas somos mamás helicóptero, pero si somos las que estamos atrás de ellos cuidándolos, cargando sus cosas, organizando cuándo van a comer, que si van a tener sed, que si están jugando un poco tosco con otros niños, que si se van a lastimar, etc. Nos preocupamos por ellos y eso a veces nos limita a soltarnos y ser más “Valemadres”

A algunas no se nos da jugar. Este es un tema un poco sensible para mi porque en a mi no me gusta jugar con los niños. No me lo tomes a mal, es que en realidad no se cómo. Mi marido siempre me dice que juegue como si yo fuera niña otra vez y es que cuando yo jugaba de pequeña, era a ser madre. Y ahora ¡Ya lo soy!, así que prefiero hacer otras cosas con ellos como hornear, cocinar, hacer manualidades y cosas que yo también pueda disfrutar con ellos y no morir en el intento. No tengo creatividad e imaginación para hacer cosas de niños y realmente me cuesta mucho trabajo.

Papá cuando llega a la casa de alguna u otra forma, trata de compensar el tiempo que no ha pasado con sus hijos. Normalmente para esa hora, los niños ya hicieron sus deberes y no están ocupados. Así que es hora de jugar. Además aceptémoslo, los hombres a veces son niños atrapados en cuerpos de adultos 😉

¿Qué pasa cuando una sale de casa y los hijos se quedan con su papá? Todo es ja ja ja, ji ji ji, maravilla, comen super bien y para la hora que regresas, ya están dormidos. El día perfecto. TIPICO

Nosotras nos llevamos el trabajo pesado la verdad, por eso no es sólo físicamente sino emocionalmente que estamos cansadas.
Pero los amamos y por eso, siempre estamos buscando su bienestar, su felicidad, haciendo de todo. Y a pesar de que en un futuro cuando ellos sean grandes y recuerden que papá siempre jugaba con ellos y era muy divertido, espero que recuerden también que jamás les falto nada en este hogar y mamá fue la que se encargó la mayor parte del tiempo de ello.

M.

 

 

 

 

 

 

El verdadero significado de la Navidad

El volvernos padres cambia totalmente la perspectiva de esta fecha.
La hace extra especial, pero lo más importante es el significado que nosotros le damos.

Por obvias razones, nos encontramos en las tiendas tratando de encontrar EL regalo que nosotros sabemos, va a ser muy especial para nuestros hijos. En esta ocasión tuve varias vueltas a la juguetería, porque por primera vez en mi maternidad, mis hijos cambiaron sus deseos de Navidad varias veces. Así que como el objetivo es que se sorprendan (positivamente) disfruten su regalo y NO sea algo que van a hacer a un lado en un par de meses, la búsqueda fue exhaustiva.

Las cosas sin querer se vuelven estresantes. Todos los eventos habidos y por haber, se llevan a cabo un par de semanas antes de salir de clases. Reuniones aquí y allá. Vueltas por todos lados y la gente entorpece por todo lo que se tienen que hacer.
Quieres ver a toda la familia y a veces (o muchas) se vuelve incómodo porque no los tienes a todos en un mismo lugar.
Pero para algunos como nosotros que vivimos tan lejos de la familia, creo que este es EL momento, en donde realmente le damos el valor que merece a estar con ellos y celebrar esta fecha tan especial para nosotros.

Creo que además de la importancia religiosa que celebramos, es un momento de agradecimiento sobre lo afortunados que somos. De lo que nos ha costado nuestro trabajo y la satisfacción que este trae.
También es un momento de reflexión sobre las cosas que no hemos podido alcanzar y la forma en la que trabajaremos para poder lograrlo. Las personas que hemos conocido, lo que han traído a nuestras vidas y lo que también se han llevado.

Estas fechas nos hacen muy sensibles. Tenemos el sentimiento a flor de piel y es el momento para disfrutarlas al máximo.
Sean buenas o sean malas, todas nos han llevado a donde estamos. Es el momento para aprender de ellas.

Enseñémosles a nuestros hijos el verdadero significado de esta fecha. Regalemos porque nos nace, no porque tenemos que.
Regalemos cosas con valor, que disfrutemos, porque al final del día estamos felices de poder estar una Navidad más en esta tierra.
Hagamos actividades de calidad con ellos. Comencemos una tradición en familia. ← Nosotros comenzamos una hace unos años y es algo que quiero que mis hijos continúen haciendo aún cuando nosotros ya no estemos.
Sembremos en ellos el verdadero motivo.

De mi familia a la tuya, de todo corazón te deseamos una muy Feliz Navidad y un excelente 2019.

El segundo hijo…el de en medio.

Ya lo he dicho como un millón quinientas mil veces, la maternidad es un Rol muy divertido y cansado a la vez.
Convertirse en madre es una de las cosas más importantes en nuestra vida y llega a cambiar absolutamente todo.
Y justo cuando pensabas que ya lo “dominabas todo o lo tenías bajo control” , te enteras que otra diminuta cosita va a llegar a tu vida otra vez.

La llegada del segundo bebé a veces puede ser aterradora. Yo creo que lo primero que llega a la mente es “¿Cómo voy a llegar a querer a alguien tanto, como quiero a mi primer hijo?” Pero cuando llega, te das cuenta que el amor es tan grande que no tiene límites ni de personas, ni en tu corazón.

Recuerdo perfectamente a mi mamá cuando me dijo que lo principal que tenía que pensar, era cómo iba a hacerle para que Luciana (mi primera) no se sintiera desplazada. Mi pequeña a penas tenía 2 años y era todavía una bebé.
No te voy a mentir, fue MUY difícil. De momento podíamos lograrlo porque éramos dos adultos para dos bebés.

Con un segundo hijo a pesar de que sabes a lo que vas, es volver a empezar porque es un ser humano nuevo y completamente distinto.  Aprender de nuevo porque aunque no lo creas, el cerebro tiene memoria selectiva. Te lo digo yo que mis últimos dos hijos se llevan 14 meses y hubieron muchas cosas que volví a consultar.

Pero ¿Qué pasa cuando el segundo hijo se convierte en el de en medio? Al menos yo, tuve un mini paro cardiaco.
Mi Lottie si era una bebé de 5 meses cuando nos enteramos que Leo venía en camino. Me costó mucho trabajo asimilarlo y la verdad es que me preocupé mucho de cómo le iba a hacer.
Siempre había dicho que iba a hacer lo imposible para que cada uno tuviera su tiempo, pero ahora lo veía realmente imposible.

Ahora ya las teníamos todas de perder, 3 niños para 2 papás.

Pero siendo sinceros, creo que los padres nos PREocupamos de más en el caso del niño “Sandwich” Nos han metido en la cabeza que el Síndrome del Hijo de En Medio, es algo negativo. Mi hija de en medio me ha enseñado todo lo contrario.

Aunque los padres naturalmente le ponemos mucha atención al primero por ser bueno….el primero y al tercero por ser el bebé, ciertamente si influye a la forma en la que el segundo se desarrolla.

Tiene que buscar su lugar en la familia. Trabaja un poco más y eso le hace llamar la atención. Es nuestro trabajo, que al llamar la atención lo haga de forma positiva, por eso llegan a ser excelentes líderes. Son muy amigueros y se desenvuelven con mucha naturalidad.

Son los que te hacen ver el lado “comunista” en la familia, porque siempre querrán que todos tengan lo mismo (o al menos, te obligan hacerlo para evitar el “por qué ella si y yo no”) Te abren los ojos a la justicia en la familia.

Son muy simpáticos y eso les ayuda cuando comenten alguna falta. Son más empáticos y aunque no lo creas más maternales. Tienen el beneficio de ser la hermana mayor y la hermana menor.

Como les toca esperar, se vuelven más pacientes  y a la vez más arriesgados, porque muchas veces tienen que hacer las cosas por si mismos.  Aprenden a negociar para sacar provecho de la hermana mayor y ganarle al hermano menor.

Una vez leí que el hijo de en medio es como el tipo de sangre O, se llevan bien con todo el mundo. Y si es verdad, tiene una habilidad social más despierta que los otros dos. Desde el principio se pone a platicar con todos y juega con todos.

En nuestro caso, a pesar de que Lottie es la de en medio es la más apegada a mi; pero normalmente, el hijo de en medio es más desapegado de los padres y para cualquier situación, recurre primero a sus hermanos.

Algo muy importante y que hay que tomar en cuenta, es que hay que trabajar en su autoestima. Muchos pensarían que el hijo de en medio resiente mucho más las cosas que los demás, pero como cualquier niño, es importante que tenga un entendimiento de su valor y de su autoestima. Que sea alta no significa que sea fuerte y que entiendan la importancia de su vida y su lugar en la vida de los demás.

Yo creo que ser el hijo de en medio debe de ser divertido y retador a la vez. La personalidad de mi hija es un 99.9% la del hijo “Sandwich” ¡Y me encanta! Me vuelve loca porque siento que a veces empuja de más, pero con ella he aprendido a desarrollar aún más mi paciencia y darme cuenta que si hay mamá para todos.

¿Tu tienes dos hijos o más? ¿Cómo son? ¿Concuerdas con algo de lo que yo he aprendido del hijo de en medio?

Cuéntanos tus experiencias.
M.

Tips y Recomendaciones para tu viaje a Disney

¿Qué piensas cuando te dicen Disney?
Sin duda es magia, inocencia, diversión y mucho más.

Creo que todos nos hemos visto envueltos alguna vez en la vida en lo que trasmite Disney.
Además, en lo personal, forma parte muy linda en mi historia de ser mamá, puesto que hace poco más de 8 años en uno de los parques,  le di la noticia a mi marido que pronto íbamos a ser 3.

Este año tuvimos la oportunidad de ir por unos días al los parques que están a las afueras de París. Ya no fuimos solos los dos, sino con nuestros tres hijos y si que hace una gran diferencia.

No me considero experta en el tema, pero creo de que después de haber visitado la mayoría (Florida, California, París, Japón y Hong Kong)  puedo darles unas recomendaciones que son básicas para cualquier parque que visites.

Ir a Disney es un gran esfuerzo, físico y económico. Por eso hay que sacar el mayor provecho.

TICKETS. Una vez que hayas decidido las fechas de tu viaje, es super importante comprar los boletos enseguida. En algunos parques, sale más barato entre más días compres.
Muchas agencias también tienen ofertas y dependiendo de la temporada te puede salir más barato o más caro.

Con la compra de tu boleto, viene el Fast Pass básico y el Memory maker que es ligar todas las fotos que te tomen en los parques a una cuenta en línea para que luego las puedas descargar donde quieras.

OJO: Si tu tienes un voucher que luego tienes que cambiar por los boletos, llega al parque con mucho tiempo de anticipación. A nosotros los lectores no pudieron leer los vouchers y tuvimos que hacer fila en atención al cliente por casi 1:30hr.
Si este es tu caso, yo sugiero que alguien se vaya al parque antes y una vez que tenga los boletos en mano hagan la fila para entrar. O uno haga la fila para los vouchers y otro el de la entrada porque ambas son MUY largas.

FAST PASS/MAX PASS/FAST PASS+. En TODOS los parques con tu boleto de entrada viene incluido el Fast Pass. En cada juego hay una maquina donde te dan un boleto con una hora específica para que puedas entrar más rápido. En algunos parques no puedes sacar otro boleto en la misma hora hasta que ya haya pasado la hora de tu boleto anterior.
Con algunos boletos, tienes el beneficio de reservar los fast pass con 30 días de antelación o 60 si te hospedas en algún hotel en Disney.
Los puedes utilizar también para áreas especiales para ver los desfiles o hasta para reservar para conocer algún personaje.

En Disney París hay diferentes paquetes de Fast Pass. Para algunos juegos en específico, para todos los juegos pero solo una vez o el ilimitado.
Tu decides según tu presupuesto.

OJO: Si haces algo de fila, pero no los 75-90 min que se llevan algunos juegos.

SNACKS. En todos los parques puedes meter alimentos y bebidas. Yo recomiendo llevar muchos snacks porque los niños tiene hambre todo el tiempo. También una botella de agua que luego podrás rellenar en cualquier bebedero que se encuentran normalmente afuera de los baños.

COMIDAS. Sin duda la mejor opción son los buffets; sobretodo si tienes niños que son muy especiales para comer y que además no pueden estar mucho tiempo sentados.

Lo más recomendable es que compres un plan de comidas. Hay para todos los presupuestos y además te ahorras a que si compraras las comidas por separado. En todos los restaurantes puedes hacer reservación (hasta con 180 días de anticipación si tienes algún plan de comidas)
El plan de comidas funciona por créditos y si no los usas los puedes cambiar por snacks y comida rápida.
O también puedes llevar sándwiches y comerlos mientras haces fila. Todo se vale.

ROPA. No está de más que les recuerde que entre más cómodo vayan mejor.
Aquí es donde podemos vestirnos con todo lo que queramos de nuestros personajes favoritos y NO nos vamos a ver ridículas.

Yo sugiero que compren todo de los personajes fuera de los parques. La ropa (y todo en general) puede ser muy cara y en las tiendas como H&M, Zara, Bershka, Walmart, entre otras venden cosas muy lindas y para toda la familia.

Siempre es importante llevar alguna sudadera o rompevientos, porque en las noches refresca y/o llueve (o los famosos ponchos que no ocupan espacio).

Capas de ropa porque en algunos parques puedes tener todas las estaciones en un día.

Tennis para caminar y chanclas/flip flops en la mochila por si llegas a subirte a un juego en donde te mojes.

Protector solar, porque aunque algunos juegos estén bajo techo, en los trayectos te puedes quemar si es que vas en temporada de calor.

MOCHILAS. Olvídate de una bolsa de hombro, las mochilas es lo que necesitas por ser lo más práctico. Si van en pareja, uno puede llevar la mochila y el otro una cangurera para lo más sencillo (monedero, teléfono, batería, etc).

 

CARREOLA. Con niños pequeños es super necesario. De las más sencillas tipo de tijera son ideales. Ahí también puedes rentarlas y hay sencillas y dobles, pero te cobran por día y si ya la tienes, mejor ahorrar en eso.

JUEGOS DE LUCES Y PILAS. En las tiendas de los parques, venden muchos accesorios para usarse de noche en los desfiles. Estos accesorios no tienen nada de especial más que tienen luz y eso a los niños les encanta. Si tienes la oportunidad de buscarlos por fuera, te salen mucho más baratos y dan el mismo resultado; eso si, no te olvides de llevarte muchas pilas para que puedan servir por varios días. Lo mismo para juguetes que compres durante tu viaje.

 

PINS INTERCAMBIABLES. Uno de los accesorios que más les gusta a los niños un poco más grandes, es el de la correa/banda/collar que se cuelgan en el cuello y que va coleccionando pines de Disney.
Desde hace tiempo hay la tradición de intercambiar con otros niños y es una dinámica que a ellos les gusta mucho.
Los pines en los parques pueden ser muy caros. Yo recomiendo buscar un lote por internet donde te venden en grandes cantidades (sobretodo si tienes varios hijos) y que puede tener de muchos personajes.

 

LIBRO DE AUTÓGRAFOS. En las tiendas de los parques puedes encontrar estos libros de todo tipo. Es emocionante pedirle el autógrafo a los personajes y es un recuerdo muy lindo. Sin embargo, estos libros también los puedes comprar y/o hacer tu.

Compra un cuaderno con hojas blancas y portada dura. Haz un diseño con la silueta de tu personaje favorito y el nombre de tu pequeño. Fórralo con plástico transparente y listo. Ahí tienes tu libro de autógrafos personalizado. Los niños lo van a amar y ni se van a dar cuenta de que no es oficial (al final de cuentas lo que importa es el autógrafo)
No se te olvide llevarte plumones tipo Sharpie y ser tu el que le de el plumón al personaje  (mis hijos mancharon de morado a Eeyore, ups!)

 

COMIDAS CON LOS PERSONAJES. Ver a los personajes paseando por el parque puede ser emocionante (te lo digo yo que perseguí a Cenicienta), pero también abrumador porque todo el mundo se quiere tomar foto con ellos y tener su autógrafo. Puedes pasar hasta 90minutos haciendo fila con alguno y eso los niños no lo disfrutan.

Si tienes oportunidad, reserva un restaurante donde puedas “comer” con los personajes. No son baratos eso si y dependiendo tu plan de comida, lo pueden incluir. La comida es buena, pero realmente lo que estás pagando es tomarte la foto con los personajes sin tener que esperar tanto. Tus hijos y tu lo van a agradecer después.

 

HOTELES EN DISNEY. Los parques tienen muchas opciones de hoteles según tu presupuesto.  Revisa bien las opciones porque quedarse en los hoteles oficiales tiene sus beneficios (que al final sale muy bien costo/beneficio). Todos son hoteles temáticos, entonces nunca dejas la magia.

Cuentan con un traslado (Shuttle) de aeropuerto al hotel y del hotel a los parques.

Las compras que realices en los parques te las hacen llegar a tu hotel.

Te dan un brazalete personalizado que se llama Magic Band que sirve como una tarjeta de crédito que está ligada con la de tu banco. Es tu boleto de entrada a los parques y también es la llave de tu habitación. Está ligada a tu cuenta para las fotos que te tomen en los parques y además tienes el check in para el Fast Pass+

Además también tienes horario extra de entrada y salida en los parques.

ESTACIONAMIENTO. Normalmente es caro y depende de dónde te quieras estacionar. Lo mejor es tomar la transportación gratuita que ofrecen los hoteles o de plano tomar taxi o uber.

EDAD Y ESTATURA PARA LOS JUEGOS. Todos los juegos tienen restricción de edad y estatura, sobretodo los que son muy fuertes. Asegúrate de estar informada sobre esto para evitar decepciones. Hay algunos juegos en donde se permite tener a tu hijo en tu regazo pero son muy pocos.
En la página oficial viene toda la información de cada atracción.

APPS.  Según el parque que visites, hay un aplicación para tu teléfono.
Son ideales porque desde ahí puedes comprar boletos, hacer reservaciones, bajar fotos, el mapa de los parques y ves en tiempo real, el tiempo de fila de cada juego.

SHOWS. Dependiendo la temporada hay algunos show especiales. Como por ejemplo el de los villanos durante Halloween o Frozen durante la época de Navidad. Algunos son desfiles y otros son en áreas de los parques. Revisa en la página o en la app para más información de fechas. ¡No te pierdas ninguno!

Al final del día hay un show de luces y fuegos artificiales. Algunos niños son muy sensibles al ruido, sin embargo pueden disfrutar perfectamente el espectáculo. Llévate un aislante de ruido o unos audífonos para que no les molesten sus oídos.

¿Qué tal? Todos los parques son diferentes y hay infinidad de blogs y grupos en las redes sociales donde puedes encontrar muchos tips.
Creo que estos son los más básicos pero igual de importantes.

Si tu tienes alguno que no esté en la lista, con gusto lo comparto. ¡Entre más mejor!

Espero te sirvan.

M.