Top Tips para niños más sanos y felices.

Todos queremos que nuestros hijos crezcan felices y sanos. Pero hay veces que nos sentimos perdidos y no sabemos exactamente qué hacer.

Yo como madre primeriza, si que me sentí abrumada con mil cosas nuevas que aprender y que tomar en cuenta. Que no use azúcar o miel, preparar las comidas sin sal, cuánto ejercicio necesitan mis hijos al día, mil tipos de carnes diferentes con distintos % de grasa, etc.
Yo siento que todavía ahora, me veo entre la espada y la pared cuando quiero darles todas las frutas y verduras a mis hijos; intento recetas nuevas y disque infalibles para que coman todas esa comida que después de las caras que me hacen, me dan ganas de salirme de la casa y dejarles un plato lleno de cheetos jajaja. 
No, ya bien, de verdad que todas esas mamás que publican las comidas de sus hijos o sus hijos comiendo cosas novedosas (y que hasta a mi se me antojan) que me pasen su estrategia porque yo con los míos NO PUEDO!

Sin embargo, tampoco creas que hago lo del plato de cheetos y si créeme cuando te digo que hago lo que está en mis manos para criar a mis hijos sanos y fuertes.

Aquí te comparto 8 tips muy sencillos que te ayudarán a que tus hijos se sientan muy bien, tengan mucha energía de la buena y al final del día sean niños felices.
Estos tips han sido desarrollados por especialistas en salud y te aconsejarán para que tus hijos tengan una alimentación balanceada, se muevan más y tengan un cuerpo y una vida más sana.
Tip #1
tip01
Cambia los snacks y bebidas por algunas que sean bajas en azúcares. No solo beneficiará en la cantidad de calorías consumidas sino que, es mejor para sus dientes.
Aquí unas ideas a lo que puedes cambiar:
  • Agua, leche baja en grasas, bebidas sin azúcar.
  • Snacks como fruta, nueces, galletas sin azúcar o pan con queso untable.
  • Cereal sin azúcar, avena o cereals integrales.
Tip #2
tips02
Es importante para los niños tener bien establecidas sus 3 comidas al día, de esa manera su cuerpo responderá mejor a las actividades diarias y a la rutina.
  • Trata de organizar tu día alrededor de tres comidas al día. Es más fácil para los niños aguantarse el hambre un poco cuando saben a qué horas va a ser la próxima comida.
  • Coman juntos cuando se pueda. Los hijos copian a los padres, hermanos, hermanas y amigos. Así cuando ven que ellos están comiendo y disfrutando los alimentos, siguen la corriente.
  • Dicen que el desayuno es el alimento más importante del día y es cierto ya que, le da a los niños la energía necesaria para empezar bien el día. Intenta cereales bajos en azúcar o pan integral tostado y si agregas pedazos de fruta eso cuenta como parte de sus 5 alimentos nutritivos al día.
Tip #3
tip03
Apesar de que están creciendo, es importante asegurarnos de que los niños consuman la cantidad necesaria de alimentos según su edad. Ni mucho ni poco.
  • El estómago de un niño es más pequeño que del de un adulto. Una porción más pequeña que la tuya es suficiente.
  • Comienza por darles una porción más pequeña de lo normal y que pidan más si es que les quedó hambre. No los obligues a que se terminen todo si es que ya están satisfechos.
  • Recuerda que la mayoría de las porciones de comida empaquetada, está pensada para adultos o para compartir (a menos de que diga lo contrario).
Tip #4
 
tip04

Muchos snacks tienen ingredientes que no son buenos para ti (azúcar, sal, grasa y pocas calorías).

  • Trata de conocer de qué están hechos los snacks que quieres darles a tus hijos.
  • Cuenta la cantidad de snacks que tienen tus hijos al día. Te sorprenderás de lo que consumen sin darte cuenta. Eso te ayudará a reducirlos.
  • No se te olvide que muchas veces es mejor decir NO. Si llevan una dieta balanceada, es probable que puedan esperar a la siguiente comida.
Tip #5
tip05
Es más fácil de lo que crees que tus hijos consuman 5 porciones de fruta y verduras al día. Para los niños una porción es casi el tamaño de tu puño cerrado. Estas pueden ser algunas ideas para dárselas:
  • Fruta y vegetales frescos, congelados, secos, en su jugo o enlatados. Toma sólo un par de minutos para descongelarlas con agua caliente.
  • Un vaso de 150ml de jugo natural cuenta también; pero que no hay que abuser porque tanta azúcar (por más que sea natural) afecta a los dientes y puede producir caries.
  • Trata de que el lunck box de tu hijo tenga variedad e incluye frutas y verduras aunque sean poquitas. Palitos de zanahoria, tomates baby, plátano o una mandarina con una cara dibujada en la cascara.
Tip #6
tip06
Sabemos que mucha grasa no es buena para nuestro cuerpo, pero hay veces en donde esta no se ve. Qué puedes hacer?

Muchas veces los snacks que les damos a nuestros hijos vienen cargados de muchas calorías y grasa. 

  • Trata de dejar las papitas, pastelitos, panecitos y galletas como un snack especial.
  • Cocinando la comida a la parrilla u horneada en vez de frita es una excelente opción, ya que esta se reduce a 2/3 de la cantidad de grasa.
  • Literal, corta la grasa de la carne y pollo antes de cocinarla, así como también la piel en el pollo y pavo.
  • Muchas veces la misma comida suelta grasa; drena esta antes de servirla en los platos.
Tip #7
tip07
Los niños necesitan al menos 60 minutos de actividad física al día para mantenerse sanos. Esta no necesariamente tienen que ser haciendo ejercicio, correr y divertirse al exterior cuenta también-
  • Si tienes que ir a un sitio que esté cerca, hazlo caminando (la tiendita de la esquina, casa de un amigo, etc)
  • Trata de que tus hijos pasen al menos 1hr jugando; ya sea después de la escuela, fines de semana o vacaciones. Esto incluye correr, saltar, juegos al exterior, nadar, etc.
Tip #8
tip08
Hoy en día con las prisas y demás manejamos mucho y pasamos mucho tiempo sentados. Si no nos mantenemos activos, nuestro cuerpo no quema energía y eso hace que la grasa se almacene.
  • Determina un límite de tiempo para ver tele, o jugar con tablets o videojuegos. Puedes establecer “2 hrs máximo” al día y verás como con eso recargan energías para seguir saltando y jugando.
  • Si puedes, camina de ida y de regreso de la escuela. Uno pensaría que en la escuela ellos corren juegan y brincan lo suficiente pero te darás cuenta que no; ellos necesitan un poco más de actividad después de la escuela.
  • Trata que se mantengan un poco más activos después de cada comida. Yo se es difícil porque toda la energya se va a la digestion, pero verás que el estar activos la hará más efectiva.
Como ves estos consejos no son nada difíciles. Te aseguro que si los haces parte de tu rutina diaria, tendrás muchísimos beneficios tanto de salud como emocionales.
Espero te sirvan.
M.

El día en que alguien me lanzó LA mirada

Tu como mamá, entenderás cuando digo que los niños están llenos de energía y ésta, debe de gastarse en alguna parte no? Bueno, yo llevo a mis hijos muy seguido al parque. No es que me guste estár ahí las horas, pero muchas veces (si no es que siempre) no me queda de otra, por que tengo que atravesar el parque para llegar a su escuela.
Entonces siempre de regreso hacemos la parada obligatoria ahí.
El otro día por alguna razón el parque no estaba tan concurrido, sin embargo había veces en donde los niños tenían que esperar su turno (cosa que es MUY difícil para ellos) y bueno después de un rato todo se convierte en drama.
Ahí estábamos nosotros jugando en la estructura que tiene el resbaladero para niños más pequeños, un volante y demás. No me preguntes por qué, pero los niños más grandes siempre quieren jugar ahí también; y bueno digamos que no me gusta mucho porque en cualquier descuido pueden empujar a los pequeños y causar un accidente.
En fin, estábamos muy contentos y mis hijos tan creativos ellos, que si superchica, el hombre araña, carreristas y no se qué más, comenzaron a escalar el resbaladero de la forma opuesta. La verdad es que no me molesta que lo hagan, siempre y cuando nadie esté esperando su turno y yo esté ahí por si se llegan a caer.

Que levante la mano quién su hijo SIEMPRE quiere escalar por el resbaladero de la forma opuesta? Yo los entiendo perfectamente! Es divertido, retador y hay muchas otras formas creativas de jugar…no? Bueno, ahí con nosotros estaba una pareja con su hijo digamos de unos 4 años y un bebecito en brazos. Se veían medio estresados de que su hijo se fuera a caer y querían que él jugara “como debe de ser”. 


Mis hijos por su lado poniendo el desorden, jugando por aquí, escalando por allá y que de repente el hijo de esta pareja decide seguirles el juego. No bueno...la mirada que ambos me lanzaron me dejó la piel chinita! De esas que dices que es LA mirada matona de "te odio"o "quita a tu hijo" o "por culpa de tu hijo" o "tu hijo le hizo esto al mío" jaja sabes cuál?. Claro que cuando todo eso sucedió en menos de 1 segundo, yo en mi mente estaba pensando que a estos señores no les iba a gustar ni tantito lo que su hijo estaba a punto de hacer.
Qué tiene de malo que los niños usen su imaginación? Los juegos son para que ellos aprendan tanto habilidades motrices como sociales. En ninguna parte dice cómo se deben de jugar! Claro, si ya uno de ellos está dañando a alguien, nosotros como papas debemos de intervenir, pero en qué momento entonces van a ser libres? Cuándo van a aprender a solucionar sus diferencias? Si, tenemos que compartir, si, debemos de esperar y es nuestra responsabilidad de enseñarles sutilmente cómo, pero lo que si no debemos de hacer es frenarles su creatividad, su diversion (y menos cuando es inocente y no está dañando a nadie). Soy fielmente creyente que no es que los niños sean traviesos, sino que están descubriendo el mundo y los límites. Las reacciones de los padres y las consecuencias. Si los niños son muy inteligentes! y claro que aprenden (aunque sea después de varias llamadas de atención) somos nosotros los que los subestimamos.

Esta pareja me dejó pensando y yo creo que me odiaron tantito y por un momento a mis hijos también.
Es difícil pero creo que podrían intentar relajarse un poco, sobretodo si ya tienen dos. No es que sea la mejor mamá, pero mi experiencia y aprendizajes después de ser mamá de tres, es que es imposible seguirles el paso a los niños y menos cuando son tan pequeños; no sólo es agotador sino que deben de tener su espacio para que exploren, experimentan y aprendan.

Dime...te ha pasado algo parecido? Cuéntame tu historia.

M.

¡Se acabó! Violencia doméstica

Te voy a contar una historia que te va a dejar muy metida en ella.

Érase una vez una pareja de enamorados que no podia permanecer separada.
Él se mudo de país con su familia y después de un par de años de vivir separados, decidieron casarse y ella se fue a vivir con él a un nuevo país.

Por momentos vivían sumamente felices, pero había otros en donde se sentía tensión en la casa y de ella a veces se derivaba el miedo y la incertidumbre.

Después de algunos años recibieron en su hogar a una hermosa niña que con sus sonrisas y ocurrencias los hacía sonreír todo el tiempo.
Todo parecía normal; la vida en familia a veces no es perfecta, ni tranquila no? pero ésta, seguía su camino.
Ella siempre muy sonriente, haciendo bromas y platicando con toda la gente. Él, muy tranquilo, simpático, de esos hombres que se ven muy pasivos y que piensas que no serían capaces ni de romper un plato.

Un día, después de varias semanas de presión en el trabajo, cuestiones personales y familiares, la tensión en la casa se sentía más de lo normal. Había muchas cosas que hacer y la falta de tiempo no ayudaba a llevarlas a cabo.
Todo eso orilló al hombre de la casa a sentirse muy irritable, abrumado y en menos de lo que él pensó…se volvió agresivo.

Ella…ella sabía que cuando él se sentía inseguro y orillado podía tener un temperamento fuerte, sin embargo nunca mostró algo fuera de control…hasta ese día, en donde después de una discusión la estrujo tan fuerte, que después de empujarla la dejó tumbada en el piso.

Poco a poco esos momentos de agresividad se fueron haciendo más seguido hasta que ella después de mucho miedo decidió ponerle un fin y dejarlo.
Él en su cabeza y en su corazón seguía sintiendo amor por su familia y no se hacía sin ella; simplemente no concebía en su cabeza vivir sin ella.
Pidió perdón muchas veces y aunque ella nunca lo aceptó de regreso, mantenían una relación “cercana” todo por el bien de su hija.

“Las cosas no funcionaron pero eso no significa que quedaron mal” es lo que todos los que los conocían veían y pensaban; sin embargo, jamás imaginaron lo que podía suceder detrás de la puerta cerrada.

Así pasó el tiempo. Ella tratando de seguir con su vida pero con la firme decisión de poner un fin legal a la relación y el…resistiéndose.
La verdad es que era un tema muy complicado puesto que ella estaba sola en el país, tenían una hija en común y cualquier movimiento que ella quisiera hacer en contra de su pareja, podía afectarle a la custodia de la niña; así que no podía hacer mucho.

Pero un día muy temprano él se presentó en su casa; después de que ella abriera la puerta y percibiera un poco de olor a alcohol, lo único que recuerda son golpes, gritos, amenazas de muerte y la cara de pánico de su hija.

Así es, no sólo pasa en la televisión y se escuchará muy trillado, pero pasa hasta en las mejores familias.

 

Esto es Violencia Familiar.

Me atrevo a contar esta historia porque alguien muy cercano a mi está pasando por esto y aunque se están tomando cartas en el asunto, el miedo ya está sembrado y junto con él, la paranoia.

Médicos, Psicólogos, Policía, Jueces, Maestros y Amigos cercanos están involucrados en este caso.

Se ha hecho lo que está al alcance de la mayoría de ellos, pero lamentablemente siempre hay quienes hacen las cosas más difíciles y, a pesar de que aún hay peligro, se siguen haciendo las cosas “como deben de ser”, lo cual, simplemente no es lo suficiente. 

Cierta y lamentablemente, son tantos los casos de violencia familiar que no se dan a basto con las soluciones, pero cada caso es único y cada cabeza es un mundo y por eso se tienen que tomar medidas a la medida.

Por esta razón y por el alcance que tienen las redes sociales, hago un llamado a todas aquellas personas que conocen o sospechan de alguien que sufre de violencia familiar.

¿Cómo saber si alguien sufre de violencia familiar?

Hay algunas señales que pueden server para detector a personas que sufren de violencia familiar, como:

  • Está muy predispuesta a los "accidentes" o se lastima en diferentes ocasiones
  • Tiene golpes que no pueden haber sido causados por un "accidente" o que no coinciden con la historia de lo que ocurrió para causarlos
  • Tiene golpes en diferentes partes del cuerpo, especialmente en áreas que son menos propensas a golpes, como la cara, el cuello, el pecho, abdomen o genitales
  • Tiene moretones, quemadas o heridas con la forma de dientes, manos, correas/cintos, cigarrillos o la persona tiene guantes o medias cubriendo sus heridas (debido a quemaduras en las manos o en los pies con agua hirviendo)
  • Busca ayuda médica con mucha frecuencia o al contrario, espera demasiado para buscar ayuda médica o la evita por completo hasta para heridas o golpes serios
  • Tiene signos de depresión
  • Usa alcohol o drogas
  • Tiene intentos suicidas

¿Cómo podemos ayudar?

Estos son algunos consejos que la Línea Nacional de Ayuda para la Violencia Doméstica en U.S.A:

  • No temas expresar tu preocupación y di que quieres ayudar.
  • Reconoce que la situación es difícil y atemorizante y que no es su culpa.
  • Escucha, brinda tu apoyo y recuerda que puede ser difícil hablar acerca de la agresión.
  • No juzgues y respeta sus decisiones.
  • Ofrece aliento e involucra a tu ser querido en actividades ajenas a la relación.
  • Ayuda a tu ser querido a desarrollar una vía de escape para cuando pueda estar listo para huir.
  • Sé comprensivo si tu amigo se siente triste cuando la relación haya terminado.
  • Anima a la víctima a hablar con alguna agencia local de apoyo en casos de violencia doméstica.
  • Ofrécete a acompañar a tu ser querido a la policía o a ver a un abogado cuando esté listo.
  • Recuerda que no puedes “rescatar” a nadie. Hasta que esa persona no decida dar el primer paso, nada de lo que digas va a ayudar. Si lo decides dar tu, el resultado será que ella se aisle y se cierre.

Te dejo algunos links que pueden ser de mucha ayuda.

M.

http://www.msssi.gob.es/ciudadanos/violencia/docs/VIOLENCIA_DOMESTICA.pdf

http://www.psicologia-online.com/colaboradores/paola/violencia/

https://www.womensaid.ie/es/queeslaviolenciadomestica.html

 

Prevención de abuso sexual infantil.

Creo que como cualquier madre, hablar del tema de abuso sexual infantil, es algo muy difícil y no puedo evitar escribir del tema sin que se me revuelva el estómago.

Me aterra tan sólo pensarlo porque lamentablemente la realidad es que nuestros hijos algún día estarán expuestos a gente que no conocemos y que no sabemos qué hacen detrás de puerta cerrada.

En estas semanas, han habido casos muy sonados en México sobre abuso sexual infantil. 
Me da una tristeza y una impotencia por aquellos pequeños a los cuales les robaron su inocencia y por la misma, no supieron defenderse ni caer en cuenta de lo que estaba pasando.

Así como en México, pasa en todo el mundo y obviamente nosotros como padres, queremos proteger de todo a nuestros hijos y de eso...mucho más; sin embargo la realidad es que ellos conforme van creciendo, se vuelven más independientes y comienzan a ir a muchos sitios sin nosotros.

Las redes sociales han puesto a nuestra alcance temas de los que podemos beneficiarnos, ya sea de forma positiva o negativa también.

Estos casos no son nuevos, pero el hecho de que la información viaje a la velocidad de la luz, nos da la ventaja de prepararnos más y sobretodo preparar a nuestros hijos.

Deja que te platique algo muy personal...

Aquí en Inglaterra, no es común saludar de beso a nadie y menos cuando acabas de conocer a la persona; tampoco se dan abrazos…es decir, que el contacto físico sólo llega a darse la mano. Para mi ese tema al principio fue todo un shock cultural puesto que, siendo latina y de mucho contacto físico estaba acostumbrada a ser así. También el típico “Saluda a Fulanita, o dale beso a Fulanita” cuando íba con mis papás, no era raro para mi.

Ahora que han pasado los años y mis hijos van creciendo, mi persepción a esas acciones obviamente cambiaron. Al principio no lo entendía, yo pensaba “¡Que niño tan petardo que no me quiere saludar!” pero ¡NO! una cosa es ser educado y tener modales y la otra es pasar a otro nivel. Lamentablemente sigue habiendo gente que eso no lo comprende y al final del día se va con una percepción tuya y de tu hijo muy negativa (Que va…¡Que piensen lo que quieran! ¿No?) Sin embargo, a mi quiénes me interesa son mis hijos y no quisiera enseñarles que está bien besar, abrazar y demás a gente que no conocen y menos si se sienten incómodos cuando lo hacen.

Por otro lado, mis hijos pasan mínimo 5 horas solos en el cole o en la guardería y ahí se exponen a situaciones más íntimas como que les cambian el pañal o les ayudan a ir al baño. Cuando son pequeños pues no se dan cuenta, pero a la edad de 3 en adelante es muy fácil enseñarles quiénes pueden cambiarlos, quién no y hasta dónde pueden ayudarles y obviamente si sucede algo en donde se sientan incómodos, me lo digan a mi o a su maestro.

¿Cuál es nuestro papel como padres? Enseñarles a respetarse, a cuidarse y sobretodo a decir que NO.

Esta palabra que tanto molesta cuando los hijos van creciendo (y son toddlers sobretodo), pero es a su vez es una palabra muy poderosa y puede evitar muchas cosas.
Es importante el círculo de confianza y comunicación con nuestros hijos; ¿A qué me refiero con esto? Bueno, a que si en algún momento alguien llega a sobrepasarse con ellos, que tengan la confianza de venir a decirnoslo. Que tengan claro, que no están haciendo nada malo al contártelo y que no le va a pasar nada a el o a ti por hacerlo.
Involúcrate en la vida cotidiana de tu hijo. Conoce a las personas con las que se mueve (maestros, directores, personal, padres de los compañeros).
Enséñale a tus hijos los límites. Nadie puede tocarlos o hacerlos sentir incómodos. Es importante dejarles claro que es SU cuerpo y que tampoco pueden hacerlo con alguien más.
Es importante que sus hijos sepan desde pequeños las partes del cuerpo. Así les das las bases para que entiendan cuando alguien pasa los límites.

¿Cómo saber si mi hijo ha sido víctima?

Hay varios signos de que un niño ha sido víctima de abuso sexual. Estos implican físicos y conductuales:

FÍSICOS

Tiene dificultad para caminar o sentarse.
Tiene su ropa interior manchada.
Sangrado, moretones o inflamación en la zona genital o anal.
Dolor, comezón o ardor en la zona genital o anal.
Infecciones continuas en la zona urinaria.

CONDUCTUALES

Se siente amenazado cuando hay contacto físico.
Demuestra signos de depresión, estrés o ansiedad.
Manifiesta pensamientos suicidas (sobretodo en adolescentes).
Se auto lastima.
Desarrolla fobias.
Tiene dificultades en la escuela, como baja en calificaciones, faltas, aislamiento.
Se reserva al momento de ducharse. No lo hace o lo hace en exceso.
Terrores nocturnos.
Regresiones.
Agresividad e irritabilidad.

Recuerda.

La mayoría de las personas que cometen abuso sexual son cercanas a la víctima.
Los abusadores, no necesariamente tienen que ser adultos. Pueden ser familiares, compañeros del colegio, amigos o personas cercanas.
…Y así como decían unos personajes de mi infancia en México “Cuéntaselo a quien más confianza le tengas”

 

Para mayor información visita estos links que te serán de mucha ayuda, así como las entradas que varias mamás blogueras como yo, tienen para ti.

 

M.

The National Child Traumatic Stress Network
Crime Victims Treatment Center
Rape, Abuse, & Incest National Center
National Sexual Violence Resource Center
Mi Vida de Madre blog

 

 

Yo colecho, tu colechas, ellos…¿Colechan?

Por millones de años se ha llevado a cabo la práctica de que los hijos duerman con sus padres; ésta práctica la puedes encontrar en todas sus tonalidades, en recién nacidos, en niños de pre-escolar, en la cama, en una cunita aparte pero pegada a la cama de los padres, 3 miembros o más, etc. Eso es colechar.
Yo por varios años la he aplicado con mi marido y hasta el momento no nos hemos aburrido jaja
Al principio no era muy fan de hacerlo con mis hijos, ya sabes esos miedos de mamá primeriza (y segundiza y terceriza ups) la razón, mi hora de dormir es sagrada y además me daba miedo aplastarlos. Además no me he separado de ellos desde el día en que los concebí literal! Entonces un poquito de espacio por las noches me venía bien. 
Como tu, trabajo jornadas muy largas y exhaustivas con mis hijos y eso me deja en modo out al momento de dormir! Yo esperaría que mi instinto maternal me mantuviera con algún radar al pendiente, pero de verdad que una vez que me duermo, me pierdo, así que de bebés solo lo aplicaba cuando estaban enfermos. 
Hoy en día el tema se está abriendo cada vez más y se está poniendo de moda. Todo lo que se refiera con regresar a lo básico en cuestión de crianza está en su máximo apogeo, además las redes sociales nos dan mejor alcance de toda esa información.
Yo te platico mi experiencia en este tema con tres niños.
La rutina de ir a dormir es muy estable en nuestro hogar. Primero baño, cuento y a dormir.
Mis hijas comparten cuarto y a veces sin que nos demos cuenta hasta la cama minúscula que tienen cada una; pero mi hijo no y hasta el momento no parece importarle.
Como cualquier niño, ellos pasan por diferentes etapas y se enferman también. Así que, en vez de ir a cada rato a su cuarto y quedarnos ahí en su cama incómodos, nos los traemos a la de nosotros y ahí pasan la noche. Nosotros podemos vigilarlos si es que están enfermos y tienen fiebre o si han tenido pesadillas y tienen miedo de estar solos.
No siempre dormimos bien nosotros papás, pero te aseguro que ellos duermen tranquilos, en paz y muy bien cuidados.
Aislar a un niño en sus primeros años de vida es algo para lo cuál el ser humano aún no se adapta del todo. Ellos disfrutan y crecen cuando están cerca de alguien familiar, se sienten seguros.
Estos son algunos de los beneficios del colecho
  • Mejor tiempo de respuesta a las necesidades del niño por parte de los padres.
  • Se facilita la lactancia por tener al bebé cerca.
  • Ayuda a ponerse en sintonía en los ritmos mama-bebé
  • Los padres duermen mejor por tener a sus hijos al alcance.
  • Se balancea la hormona cortisol (la que produce el estrés) en padres e hijos ya que se mejora la temperatura, el ritmo cardiaco, la respiración.

 

Como todo, esta práctica también tiene sus contras
  • Menos horas de sueño para los padres por los movimientos del niño durante la noche.
  • Posibles riesgos para el bebé, como sofocación.
  • Percepción de algunos padres que incrementa la dependencia y demanda de los hijos durante la noche.
  • Riesgo de muerte súbita de cuna pore star bajo la influencia del alcohol, drogas o muy cansado.
Sea la que sea la práctica de dormir en tu hogar, sólo infórmate de los pros y contras de ellos. No todo le funciona a todo el mundo y sólo tu y tu pareja saben lo que es mejor para tu familia.
Y tu...qué piensas del colecho?
M.

 

Seguridad en el hogar

Cuando de la seguridad de nuestros hijos se refiere, nosotros padres debemos de estar “con un ojo al gato y otro al garabato” siempre alerta y cuidando hasta el más mínimo detalle.

Como buenos padres primerizos, cuando nuestra hija comenzó a moverse por toda la casa, protegimos hasta el plato del perro para que ella no fuera a comerse la comida y ahogarse. Ahora después de un poco más de 4 años y dos hijos más, el tema de seguridad sigue siendo importante pero creo que ahora nos relajamos un montón en cuestión de qué protegíamos y qué no y bueno... nos declaramos culpables de algunas que otras caídas de la cama o de la silla y nada que un beso de mamá no pueda curar (digo es inevitable y a todo padre le pasa verdad?!) jaja

Proteger el hogar es pensar en qué podría tu hijo jalar, abrir, escalar, meterse a la boca o simplemente tocar.
Para nosotros todo es muy obvio, pero los niños son tan curiosos, que cualquier cosa puede llamar su atención.

Te comparto algunos puntos importantes para proteger en el hogar. Recuerda que hay que poner especial atención en los pequeños detalles.

BAÑOS

  • Llena la tina sólo con suficiente agua que le cubra a tu bebé hasta las piernas.
  • Abre la llave del agua fría primero y luego la caliente.
  • Se recomienda que la temperatura del agua esté a 32C y si no tienes termómetro, pruébala con la parte del codo.
  • Nunca dejes sin supervisión adulta a tus hijos.
  • Si los bañas en tina, hazlo con un tapete antiderrapante.
  • Ten en el cuarto de baño un tapete para que no se resbalen si salen mojados.
  • Adapta un gancho de seguridad en la tapa del baño.
  • No tengas a la mano limpiadores químicos. De tenerlos en algún cajón, agrega a la puerta un gancho contra niños para que estos no lo puedan abrir.

COCINA

  • Nunca cocines cargando a tus hijos.
  • Nunca lleves comida o bebidas calientes mientras cargas a tus hijos.
  • Mantén alimentos y bebidas calientes fuera del alcance de tus hijos.
  • Mueve las agarraderas de los sartenes de forma que estén viendo hacia la pared y no al alcance de tus hijos.
  • Adapta un gancho de seguridad a la puerta del horno para prevenir quemaduras.
  • Adapta un gancho o seguro para las puertas del refrigerador y congelador.
  • Apaga los aparatos de la cocina cuando hayas terminado de usarlos.
  • Mantén encendedores y cerillos en algún cajón fuera del alcance de tus hijos.
  • Adapta un gancho de seguridad en los cajones para evitar que saquen las cosas.
  • Nunca lleves cuchillos o cosas filosas mientras cargues a tus hijos.
  • Mantén cuchillos y cosas filosas fuera del alcance de tus hijos.
  • Mantén fuera del alcance de tus hijos bolsas de plástico.
  • Compra un bote de basura con una tapa a prueba de niños.
  • Mantén la comida de tus mascotas fuera del alcance de tus hijos pequeños.

CUNA

  • Procura no tener colchas, almohadas o telas sueltas que sean peligrosas para tu bebé.
  • Cuando tus hijos ya puedan levantarse o ponerse de rodillas, remueve los móviles y los juguetes que estén colgados de la cama.
  • Mueve de nivel la cama una vez que tu bebé se pueda levantar.
  • Nunca uses una cama inflable o de agua con tu bebé.
  • Mantén lejos de la cuna cables o cordones de cortinas o persianas.
  • Nunca pongas la cuna cerca de una ventana; de no tener opción mantén la ventana cerrada con llave.

PUERTAS

  • Usa sujetadores en las puertas para evitar que se cierren.
  • Procura quitar seguros o cualquier cosa que permita cerrar la puerta con llave.

ELECTRODOMÉSTICOS

  • Esconde los cables de los domésticos detrás de los muebles.
  • Desconecta electrodomésticos que se calienten como la secadora, la plancha, tostador, etc.
  • Compra adaptadores para bloquear las entradas de los enchufes de los electrodomésticos.

CAÍDAS

  • Sitúa una puerta de seguridad al principio y otra al final de las escaleras
  • Abrocha con el cinturón a tus hijos cuando estén en un columpio, mecedora, silla para comer o el cambiador.
  • Nunca dejes desatendido a tu hijo cuando le cambies el pañal, de preferencia hazlo en el piso.
  • Usa un seguro en las ventanas para que no las abran y si tienen llave, esconde la llave.
  • Cuando termines de usar la silla para comer, dóblala o retírala fuera del alcance de tus hijos para que no la vayan a escalar.

 

CHIMENEA

  • Sitúa una reja de seguridad cuando la chimenéa esté prendida.
  • Esconde las llaves para abrir el gas.
  • Mantén fuera del alcance de tus hijos cerillos, encendedores y herramientas para la chimenea.

 

MUEBLES
  • Adapta esquineras de plástico en tus mesas.
  • No uses manteles o telas que tus hijos puedan jalar y tengan algo encima.
  • Empotra a la pared muebles que se puedan caer como cajoneras, estanterías, etc.
  • Mantén lámparas que se puedan caer, detrás de los muebles.

PRODUCTOS QUÍMICOS
  • Etiqueta todos los productos con su nombre y contenido.
  • Nunca pongas productos químicos en envases de comida o de bebidas.
  • Mantén las medicinas y vitaminas en cajones fuera del alcance de tus hijos.
  • Alerta en los bolsos de los demás ya que ahí pueden haber cosas tóxicas.
  • Tira plantas que sean venenosas o mantenlas fuera del alcance.


JUGUETES

  • Mantén fuera del alcance de tu bebé juguetes o piezas pequeñas que pueda meterse a la boca.
  • Asegura bien los tornillos de las puertas donde vayan las pilas.
  • Juguetes que tengan piezas pequeñas como ojos, botones, piedritas y lazos no son recomendables para bebés.
  • Los juguetes no deben de tener cuerdas más largas de 30 cm.

 
LUGARES PELIGROSOS

  • Mantén las puertas del patio cerradas.
    Si tu casa cuenta con alberca/piscina nunca dejes solo a tu bebé estando cerca. Se recomienda tener una barda de al menos 1.5 mts alrededor de la alberca/piscina. 

RECUERDA

  • Mantén a tu alcance extinguidores.
  • Revisa cada cierto tiempo las baterías de tu alarma contra incendios.
  • Mantén al alcance un botiquín de primero auxilios.
  • De ser posible, toma un curso de primeros auxilios pediátrico.
  • Ten a la mano los teléfonos de los servicios médicos.
  • Enseña a tus hijos a bajar de las escaleras sentados o de reversa.
  • Los niños son niños y muchos accidentes pasan, seguramente la mayoría no van a requerir equipo de emergencia, pero de ser así no dudes en llamarlos de inmediato.

Si te gusta este artículo y lo crees de utilidad comparte 🙂

M.

 

Qué hacer en caso de emergencia

Me consta que los niños son super inteligentes.
A mis hijos los veo organizando juegos, moviéndole a las tablets o smartphones, cambiando los canales de la televisión o simplemente poniendo música. Por eso creo que muchas veces ellos están listos para saber cosas esenciales del hogar.
Te voy a contar una anécdota que sucedió en mi casa estando yo sola con mis hijos.
Un día tuve una situación en casa con la cual me llevé un susto (bueno uno de muchos que me he llevado). Por tres semanas consecutivas estuve con una tos terrible; un día preparando la cena, me comí un pedazo de zanahoria y con la tos que traía me raspó la garganta, pero no sólo eso, sino que la tos se intensificó al grado que sentí que me ahogaba. 
Yo no se cómo me recuperé pero la verdad es que me asusté y me preocupó el hecho de que si me llegase a suceder algo más grave con mis hijos en la casa, nadie se va a dar cuenta sino hasta que mi esposo llegue y para eso probablemente ya habrá sido muy tarde; a eso súmenle el susto que se pueden llevar mis hijos al ver a mamá en el piso sin responder sería una tragedia muy grande. 
Por esta historia y por el hecho de que mi hija ya es lo suficientemente grande, capaz y habilidosa con el teléfono, decidí enseñarle cómo actuar y pedir por ayuda en caso de una emergencia.
Es importante enseñarles a nuestros hijos lo qué es y lo qué no es una emergencia. Y también a cómo reaccionar en caso de que se presente una.
Para eso te comparto algunos puntos importantes.
  • Platica con tus hijos sobre quiénes son los trabajadores de emergencia en tu comunidad, como policías, bomberos, paramédicos, etc. Esto les dará una idea del tipo de emergencias que pueden ocurrir y quiénes pueden ayudar.
  • Comienza por hacer las siguientes preguntas: Qué harías si hubiera un incendio en la casa? Qué harías si vieras entrar a la fuerza a un extraño en la casa? Qué harías si ves a mamá o a papá en el piso y no se levanta?
  • Los juegos de roles son una buena manera para tartar situaciones de emergencias y de darles a tus hijos la confianza que necesitarán para manejarlas.
  • Enséñale a tus hijos los números de emergencias de tu comunidad. Y recuérdales que estos números sólo se marcan en caso de emergencia. También mantén al alcance estos números escritos para ellos o para la persona que los cuide.
  • Es importante que tus hijos memoricen su nombre complete, dirección y número de teléfono.
  • Explícales que aunque ellos son extraños, son personas que los van a ayudar y es importante que les den toda la información completa. También que en algún momento les van a dar instucciones de primeros auxilios antes de que los trabajadores de emergencia lleguen a casa.
  • Es importante tener a la mano también una lista de enfermedades y/o alergias conocidas, afecciones médicas e información del seguro. Prepara a tus hijos hablando sobre las emergencias que podrían ocurrir en caso de una enfermedad específica en el hogar y cómo detectarlas.
  • Deja claro que tus hijos no deben de colgar el teléfono hasta que la operadora lo diga.
  • Ten a la mano un equipo de primeros auxilios y asegúrate que todos los miembros de la casa sepan dónde están.
Recuerda Enséñale a tus hijos que si tienen duda y no hay ningún adulto a quien preguntar, que llame a los números de emergencia. Es mejor prevenir que lamentar.
Hay niños que se paralizan cuando tienen miedo (y es normal) por eso es importante platicar sobre las emociones que puede tener ante esas situaciones y recordar que están ayudando a alguien.
Para esto se aconseja decir a los niños que cuenten hasta cinco o cierren los ojos y respiren profundo; eso los tranquilizará un poco y podrán actuar mejor.
Estas son 5 situaciones de emergencia en las que puedes enseñar a tu hijo a accionar:
Asfixia: Inclina a la víctima y golpéale la espalda.

Sangre: Aplicar presión directa en la herida.

Fuego: Tirarse al suelo y girar.

Ahogamiento: Lanzar algo a la víctima para que se mantenga a flote.

Una persona que no respire: RCP. Presionando el centro del pecho con las dos manos, fuerte y rápido.

Espero estos consejos te sirvan y si te gusta, no se te olvide compartirlos.

M.


La primera vez que se me perdió uno de mis hijos

 La última vez que fui a un parque de diversiones, me llevé el susto de mi vida!
Ayer, aprovechado esta semana de vacaciones, me llevé a mis tres hijos a un parque de diversiones. El parque estaba llenísimo y aunque estoy acostumbrada a estar sola con los tres en ese tipo de sitios, esta vez mis hijos andaban más escurridizos que de costumbre y me pasó lo peor que le puede pasar a un padre: se me perdió mi hijo, no una sino dos veces!
La primera vez voltee a ver a mi hija que estaba jugando con una amiguita nueva y  para cuando regresé a ver a mi hijo...YA NO ESTABA! Me pare tranquilamente, fui a buscarlo a donde lo vi por última vez y no estaba. Nunca dejo de ver la entrada de la zona de juegos por si acaso se les ocurre salirse. Me paré cerca de la puerta sin dejar de ver a mis hijas, llamé su nombre en voz fuerte y comencé a escanear toda la zona con mis ojos. Todo eso duró un par de minutos, pero para nosotros los padres, se sienten eternos. Busqué dentro de un túnel que estaba debajo de un toboggan y ahí estaba...fiuf!
La segunda vez me distraje con mi otra hija que quería tomarme una foto, para cuando dije “cheese” y regrese la mirada hacia mi hijo....ya no estaba otra vez!!!  Ahora había más gente, mi hija la mayor estaba jugando hasta el final de los juegos y yo sólo quería dividirme en tres y encontrar a mi hijo. 
Lo busqué por todas partes, no lo encontraba y además estaba nerviosa de que mis hijas se fueran a salir también al no verme. Comencé a sentirme muy ansiosa, todos los pensamientos me venían a la mente “cómo lo voy a dejar?, ni modo que llegue a mi casa y le diga a mis esposo que no lo encontré! Qué voy a hacer si no lo encuentro? .
Decidí arriesgarme, les dije a mis hijas que no se salieran y yo me salí corriendo a buscar a mi hijo.
Para mi buena suerte, estaba justo a lado de la puerta por afuera, pegado a una fuente con los personajes de Peppa Pig. Mi Corazón estaba acelerado, lo primero que pensé fue en llamarle la atención, pero estaba tan asustada que sólo pude abrazarlo....
Cuando se trata de la seguridad de mis hijos soy una fiera. Mis antenas están siempre atentas y nunca los pierdo de vista, pero esta vez algo falló. Por primera vez pude conocer lo que miles de millones de padres sienten cuando pierden a su hijo. Esa incertidumbre de no saber dónde está, ni si está sano y salvo; con quién está y si lo están tratando bien. Fueron unos minutos pero fueron eternos y me di cuenta que nadie está exento de que esto le suceda.
Por eso quisiera proner mi granito de arena y darte estos consejos que estoy segura que te pueden servir.
  • Nunca te separes de los más pequeños. Se pueden esconder en donde menos lo imagines.
  • Platica con tus hijos sobre la posibilidad de perderse. Para eso, hagan un plan de qué hacer “en caso de...” Cuando yo llevo a mis hijos a lugares donde tengo que dejar la carreola, todos nos detenemos, vemos dónde dejo la carreola y los hago que me digan dónde está, así si no me ven se van a la carreola y si no ven la carreola les enseño donde están los miembros del staff.
  • Refuérzale a tus hijos que NUNCA te vas a ir sin ellos. Para que en caso de que no te vean, no vayan a buscarte. Si tu hijo es pequeño pero ya entiende, instrúyele que se siente en el piso y comience a gritar tu nombre y si aún así tu no llegas a buscarlo, que vaya con la primera “mamá” que traiga a un niño. Por qué una mama? Por que es menos probable que una persona que trae a un niño vaya a tener malas intensiones con otro y se va a quedar con el hasta que tu llegues.

Ojo: si no te sientes tan segura con esta técnica, puedes probarla la próxima vez que salgan a un lugar público. Así todo se hará mas real para tus hijos y sabrán que hacer antes de entrar en pánico.
  • Que tu hijo se aprenda tu numero móvil. Si es muy pequeño o aún no retiene cosas tan largas, procura escribir el número en alguna zona visible. Existen tatuajes de agua o pulseras donde los pueden traer. Yo uso stickers que les pego atrás en la espalda, en donde ellos no puedan alcanzar y quitársela.
  • Vístelos con colores brillantes. Si son niñas péinalas con un lazo de colores, así será más fácil verlos de entre la multitud. Además es menos factible que alguien se lleve a un niño que llame la atención. Si llevas una carriola, márcala con un distintivo también.
  • Tómales una foto a tus hijos recién llegando al sitio; así si se llegan a perder, tienes una foto reciente de cómo van vestidos. Es increíble cómo un padre enpanicado, puede olvidar hasta el mas mínimo detalle.
  • En caso de que pierdas a tu hijo de vista, revisa primero los lugares que puedan llamar su atención. En caso de haber una alberca o una fuente, revisa ahí primero.
  • Llama a tu hijo con voz fuerte, así la gente alrededor sabrá que se esta buscando a un niño y estará alerta y si tu hijo no está lejos, podrá escucharte.
  • Si en los primeros dos minutos no encuentras a tu hijo, ve con algún miembro de staff más cercano; casi todas las tiendas tienen un un plan en caso de que se pierda un niño. Eso moviliza instantáneamente a los empleados y revisarán puertas, baños, vestidores, pasillos, etc.
  • Llama a la policía si no encuentras a tu hijo después de 5-10 minutos. Dales la mejor descripción posible y trata de mantenerte calmada.
  • Instruye a tu hijo que no acepte nada de nadie desconocido, ni se suba al carro con nadie, ni acepte nada de nadie y hazle saber quiénes son personas de confianza.
  • Si tus hijos son los suficientemente grandes, enséñales un lugar de reunión; y si van a ir al baño por ejemplo, que vayan acompañados de algún hermano o amigo.
  • Enséñales a que si alguien un desconocido los obliga a ir con el, griten fuerte.
Recuerda, por más miedo que tengas por tu hijo, es importante mantener la calma para que así puedas pensar y actuar.
Espero estos consejos te sirvan.
M.

    Por qué no me gusta jugar con mis hijos.

    Cuando mi primer hija comenzó  con toda la etapa de jugar con muñecas y el “role playing” por un momento me emocioné por que creí que iba a ser muy divertido; hacer historias, jugar al salón de belleza, a los doctores, construir castillos con los Lego y demás. Cuando eran las primeras veces yo iba con toda la actitud, pero poco a poco me fui dando cuenta que mi hija esperaba que yo lidereara el juego y yo…me iba quedando sin creatividad.

    El juego era el mismo TODOS los días. Mi hija jugaba con sus princesas y siempre una estaba en peligro; otra la rescataba, la llevaba a un lugar a salvo y en un segundo otra vez alguien estaba en peligro y así por un buen rato. Eventualmente sus juegos fueron cambiando, pero yo quede siscada del mismo juego todo el tiempo. Después fueron mamás y bebés, el doctor y la cocinita.

    Ahora mi segunda hija está entrando en la misma etapa y yo…solo quiero escapar jajaja, la verdad es que me aburro muchísimo.

    No me lo tomes a mal. Amo a mis hijos! Me encanta llevarlos a lugares nuevos, al parque, a centros de diversiones, me gusta platicar con ellos, bailar con ellos, etc.
    Me gusta sentarme con ellos y hacer muchas cosas, pero hay algo que a mi no se me da y es el jugar.

    Alguna vez alguien me dijo que tenía que jugar como una niña y bueno, eso he intentado, pero yo creo que mi infancia fue diferente porque yo jugaba a la casita, a vestir y a arreglar a mis muñecas y ¡A cocinar! Super madre yo, lo se jaja era una niña muy precoz.

    En fin, el punto es que yo no se jugar con mis hijos! Ahora también tengo que inventar historias con dinosaurios, power rangers, hacer castillos y fortalezas con Lego, vías de tren, peinados de salón, casas en el sillón y la verdad es que todo eso, me está costando MUCHO trabajo.

    He olvidado lo que es ser una niña PUNTO.

    A veces veo esas madres que juegan con sus hijos y me pregunto, ¿Realmente lo están disfrutando? ¿Cómo le hacen para no aburrirse? ¿Cómo le hacen para olvidarse de las millones de cosas que se tienen que hacer en la casa? ¿Cómo le hacen para jugar con varios a la vez?!
    Para mi sorpresa he encontrado que es un mal común entre las madres. Lo he platicado con varias mamás para saber si  yo era la rara o si alguien más pasaba por lo mismo y bueno, digamos que no a todas se les da tampoco.

    Hay cosas que prefiero hacer en vez de jugar:

    Hornear pastelitos

    Sentarme y ver a la nada

    Pintarles las uñas

    Ver fotos en el teléfono

    Hacer manualidades

    Comerme un yogurt

    Hacer dibujos con pintura líquida

    Acostarme y rascarle la panza a mi perrita

    Hacer figuras con play doh

    Guardar todos los Legos

    Ver la pecera de la sala

    Leerles un cuento

    Revisar mi correo

    Sentarme a ver la tele con ellos en mis piernas

    Perderme en Amazon

    Sentarme en el piso y verlos perseguirse

    Empujarlos en el columpio del parque

    Peinar a las muñecas y practicar peinados exóticos (ya que ellas no se mueven)

    Bueno, ya me desahogué, ahora si me voy a poner seria.

    Soy una persona pro en el lema de “Calidad no cantidad” y eso lo quiero aplicar con mis hijos en la cuestión de la hora de jugar con ellos.
    Los niños son más físicos que los adultos, necesitan correr, jugar, brincar para descargar toda esa energía.
    Los niños aprenden jugando y obviamente van a preferir hacerlo con quien se sientan seguros y en confianza.
    Cuando jugamos con nuestros hijos, descargamos la hormona del estress y eso tal vez nos puede dar un poquito más energía para poder durar hasta la noche.

    Mis consejos para eso son:

    • Determina un tiempo específico para jugar con ellos. 10,20,30 minutos (lo que tu puedas aguantar jajaj) y respétalos. Platícalo con tu hijo y hazle saber que ese tiempo se lo vas a dedicar solamente a él.
    • Trata de no estructurar el juego. Sígueles la corriente, no todo tiene que tener sentido.
    • Si careces de creatividad como yo, el juego de “atrápame si puedes” es infalible. O también el del mounstro/gigante que persigue. Ese te aseguro que provocará muchas risas y cuando atrapes a tus hijos, una sesión de cosquillas al atrapar va a ser divertido para los dos.
    • Si el clima lo permite, salte al patio o al jardín. Deja tu teléfono adentro y a correr se ha dicho. Puedes llevar gises de colores y hacer cosas creativas en el piso. Eso matará mucho tiempo, ¡Te lo aseguro!
    • Todo lo puedes hacer un juego, ya sean las tareas del hogar o plantar semillitas en el jardín. Cocinar u hornear cosas fáciles y que los niños puedan disfrutar, también es excelente idea para un tiempo de calidad.
    • Escúchalos. Recuerda el lema de "Si no escuchas las pequeñas cosas que tienen que decirte ahora, no te dirán las cosas grandes en un futuro"
    • Siéntate con ellos en el piso. Ya se que suena aburrido pero en verdad que sirve porque te estás poniendo a su nivel y eso les da confianza de abrirse al juego, de verte como un igual.
    Espero estos consejos te sirvan. Recuerda, ellos son pequeños solamente por un ratito; parece eternos pero te acordarás de mi cuando te des cuenta que no es tanto.

    M.

    img_1722

     

    Hermanos: Nuestros primeros amigos

    Cuando decidimos convertirnos en padres, lo hicimos con la idea de que nuestros hijos se llevaran de entre 2-3 años con dos propósitos; el primero poder disfrutar de las etapas claves de su crecimiento y darles el tiempo que se merecen a cada uno, y el segundo que no se llevaran tanto entre ellos  para que tuvieran una mejor convivencia.

    Obviamente nuestros planes no fueron como originalmente los teníamos y el espacio entre ellos no es mayor a 2 años entre las dos niñas y 14 meses entre los dos pequeños.

    Al principio escuché de todo en relación a la cercanía de edades, de hecho hasta chistes preguntando si no teníamos t.v para entretenernos en vez de estar haciendo hijos.
    Traté de hacerme a la idea de que en un futuro, el trabajo y la relación entre/con ellos iba a ser mejor.
    Ahora que tienen 5,3 y 1.6 años creo que empiezo a ver la luz y poco a poco me doy cuenta de la bonita relación que ellos están formando más allá de la de sangre.

    Los hermanos son nuestros primeros amigos, son con los que hemos crecido y nos conocen por lo que verdaderamemte somos.

    Convivimos mucho con ellos y cuando las edades son cercanas y están en etapas similares, se convierten en un equipo.
    Con nuestros hermanos vamos conociendo sentimientos manifestados en otras personas, cómo reaccionan los demás y a ser considerados con sus sentimientos.
    Aprendemos que cada miembro de la familia es diferente y de cierta forma a respetar esas diferencias. La clave es encontrar ese perfecto balance para poder llevar una buena relación, algo que nuestros padres nos enseñan durante la vida.

    Yo soy la hermana mayor de 3 mujeres. Mis hermanas son mellizas y ellas siempre han estado juntas para todo hasta que una se casó y se mudó de país; yo creo que eso fue una gran influencia para que yo creciera siendo muy independiente. Sin embargo, no fue hasta que crecimos que nos dimos cuenta del verdadero lazo que nos une.
    No hablamos muy frecuentemente (las tres vivimos muy lejos una de la otra) y somos muy diferentes las tres, pero la conexión existe y sabemos que al final del día vamos a poder hablarnos para encontrar el apoyo que necesitamos en ese momento.

    Stephen Bank escribe en su libro “The Sibling Bond” (El Vínculo entre hermanos) Que la hermandad es la relación más duradera para la mayoría de nosotros, puesto que dura al menos un cuarto de siglo y es mucho más de la que nos une a nuestros padres.

    Los hermanos son nuestros maestros. Para los que tienen la fortuna de tener un hermano mayor, de ellos vamos aprendiendo y dando pasos más avanzados por todo lo que nos enseñan; son nuestros modelos a seguir.

    Entre hermanos colaboran y conspiran y se vuelven cómplices para lograr sus objetivos. Ya sea robarse una galleta de la alacena o convencer a mamá de que los suba a ese juego a la salida del super (después de hacer ojitos de perrito regañado, ¡claro!)

    Entre hermanos juegan diferentes roles, son protectores, compañeros de juego, consejeros, fuente de envidia o de orgullo, nos atormentan, nos motivan y mucho más.

    Se pelean constantemente pero después lo que recuerdan son las aventuras y las cosas que los hicieron felices; cómo jugaron, qué hicieron y cómo se divirtieron.

    Entre hermanos se apoyan y cuando están pasando por momentos difíciles, se unen más. No importa cuánto hayan peleado y/o si tienen muchas diferencias, los hermanos logran hacer todo a un lado y ser fuertes el uno para el otro.

    Nuestros hermanos nos forman. Nos ayudan a adquirir habilidades ya sea por convivencia o a la fuerza jaja; me refiero a compartir algún juguete o una nieve, negociar cuánto le toca a cada uno o a seguir órdenes (por eso del hermano mayor).

    Nuestros hermanos son nuestros primeros compañeros y aunque hayan algunos muy cercanos y otros no tanto, la realidad es que nos guste o no, será una union que Dios nos mando de por vida, aprovechémosla! No tienen que ser tus amigos desde el principio, nadie marca eso; llegará un momento donde la edad ya no importará, sólo la unión que se tenga. 

    Feliz Día del Amor y la Amistad!