A ti madre, que luchas contra la enfermedad de tu hijo.

Hace un par de semanas, estuvimos en el hospital porque mi hijo tenía programados unos estudios de sangre.
Estuvimos ahí toda la mañana. Mi pequeño no podía comer desde una noche antes y la verdad es que fue todo un valiente. Lo canalizaron al llegar y de ahí en adelante, le sacaban sangre cada 30 minutos.

Ahora que todo ya pasó, puedo decir que me siento relajada y tranquila. Aunque seguimos en la espera de los resultados y a la expectativa de lo que va a seguir a continuación, nuestro hijo gracias a Dios está sano y es perfecto para su dos años y medio (al menos a nuestros ojos).

Pero…¿Qué pasa cuando los hijos tienen que pasar más de una mañana en el hospital?

En nuestra estancia vimos varias familias llegar, otras que ya estaban ahí y algunas que a primera vista visitan el hospital seguido.
No puedo describir la cara de los padres; fuerte, segura y sonriente para sus hijos. Algo que a mi parecer es digno de admiración. Y a pesar de que muchas veces pasó por mi pensamiento “yo no podría sobrellevar la enfermedad de mi hijo” estoy segura que ellos lo pensarían igual si estuvieran en mi lugar, digo…¿quién pensaría que sus hijos en algún punto de la vida tienen que pasar por una enfermedad seria? Pero esta vida no te da opción y cuando quieres lo mejor para tus hijos, las fuerzas y las ganas de salir adelante, las encuentras en donde menos lo piensas.

Una vez leí que cuando los hijos tienen que pelear contra enfermedades graves, ciertamente los doctores tienen un papel importante en esa pelea; ellos hacen las piedras con la que los niños se van a defender del “monstruo”, pero es la madre la que les ayuda a cargarlas, se mantiene a su lado y hace todo lo que está en sus manos para darle confort a sus hijos

Esta heroína los acompaña, vive su dolor y celebra sus alegrías. Les detiene el cabello cuando tienen que vomitar y los cambian cuando ya se ensuciaron.

Tienen muy claro lo que es verdaderamente importante para ellas y tratan de disfrutar el mayor tiempo posible con sus hijos. Pasan días buenos en donde todo parece “normal” y hasta olvidan por momentos la enfermedad que los rodea; pero también pasan días malos en donde la única solución que encuentran es rezar.

Experimentan un tipo de “pérdida” de lo que soñaban y deseaban para sus hijos. Sin embargo, a sus ojos, los hijos son superestrellas por luchar contra tantos obstáculos.

Se sienten solas y por más que tengan intenciones de socializar, prefieren evitar aquellas miradas compasivas. Aún así, necesitan alguien que las obligue salir de casa y distraerse, que las acompañen y platiquen de cosas tontas e irrelevantes.

Pero esas madres no tienen super poderes, ni habilidades especiales. Es el amor incondicional que tienen por sus hijos lo que las hace más fuertes.

Si conoces a alguna mamá cuyo hijo tenga una enfermedad o esté en el hospital, la mejor manera de reconfortarla es estar ahí, escucharla, platicar con ella y seguir con la vida, porque esta...no para.

M.

¿Las madres necesitan un break de sus hijos?

Hace un par de días mi marido y yo tuvimos una discusión un poco incómoda.
Yo había tenido un día muy cansado, los niños no estaban cooperando, la casa parecía zona de guerra y a mi me estaba atacando un resfriado.
Después de terminar la cena y antes de disponernos a comer le digo a mi marido que necesito un break, lo cual le sorprendió porque no hace más de un mes, regresamos de nuestras “vacaciones” de México. Cuándo me pregunta por qué y le explico que es un break de nuestros hijos, la cosa se tornó muy tensa.

 Si, necesito un break de mis hijos y no me avergüenzo de decirlo.

Siempre me he considerado una persona muy celosa de mi espacio. Cuando me casé, permanecí “sola” por casi 4 años antes de que llegara nuestra primera hija y de ahí en adelante nunca más volví a estarlo.
No me malinterpretes AMO a mis hijos como nadie los podría amar, me encanta pasar tiempo con ellos, hacer cosas diferentes y día a día conocerlos más. Y por que los amo, yo quiero ser lo mejor de mi y eso implica espacio para mi, para pensar, sentir y encontrar mi balance.

Nunca he tenido a mi familia cerca, entonces no se lo que es convivir con ellos sin que todo el momento sea intenso. Nos han ayudado con los niños un par de veces, pero yo siempre me quedo con el remordimiento de darles trabajo extra. Además aunque me cueste admitirlo, no siento el apoyo que me gustaría (o más bien necesito) considerando que solamente los ven dos semanas al año.
Mis amigas aquí se han ofrecido para cuidarlos, pero siempre tengo la preocupación de cargarles la mano cuando ellas también tienen más de un hijo que cuidar.

Hay días que son más fáciles que otros y no hay día que alguien me diga “Tienes las manos llenas verdad?” Mi hiperactividad me ha llevado a alcanzar unos niveles de cansancio físico y mental, que jamás había experimentado. Y a veces hasta me he encontrado pensando que me gustaría que me diera una enfermedad, de esas que te tiran en la cama y no te puedes levantar por 3-4 días, con tal de no pararme de ella  y prohibir la entrada porque es contagioso.

Aún la persona más tranquila y sana mentalmente de este planeta, necesita un descanso de algo intenso y constante que esté haciendo. ¿Por qué? Porque luego se vuelve un círculo vicioso y no hay salida, a lo que lleva a un estado de mal humor constante, irritabilidad, bajo desempeño y quién sabe cuántas cosas más.
Cada madre tendrá sus razones, lo que si aplica para todas es que una fuente de estrés constante tarde o temprano te puede tirar y hasta hacerte sentir que “quieres tirar la toalla”

Como madres, estamos acostumbradas a poner las necesidades de los demás antes que las nuestras, ¿pero cuándo tantito se convierte en demasiado? Se supone que como madres, queremos estar con nuestros hijos todo el tiempo ¿no? Mi esposo es un excelente padre y se desempeña igual o a veces hasta mejor que yo en la casa (así es, él es mejor amo de casa que yo), pero por más tiempo que él esté con los niños, aún así hay que cocinarles, prepararles la ropa, los snacks y estar al pendiente de ellos "por si acaso". Él cree que cuando salgo con mis amigas, ando desatada y no me pasan por la mente pero NO!, están ahí metidos en la cabeza (y a veces hasta en la conversación) y lo peor es que cuando regreso, siempre me dicen que “ Fue el mejor día para todos, se portaron fenomenal, no paso ni un accidente y ni pío dijeron” PLOP!
No quiero parecer desagradecida y tampoco quiero que él o los niños crean que no soy feliz y esta nueva vida no es suficiente. Porque por más cansada que esté, no veo mi vida sin ellos y de otra manera; simplemente a veces necesito algo más (y créeme que me ha costado mucho admitirlo).

¿Fantaseamos? Si, algunas lo hacemos porque no nos queda de otra. ¿Nos sentimos culpables por quererlo/necesitarlo? También. Pero lo que me queda claro es que el día que lo haga aunque sea por 1-2 días, recargaré mis energías de ser madre; tendré una relación más cercana con ellos y estaré más cerca de la madre y esposa que quiero ser.

M.

¿Cómo combatir las infecciones vaginales en las niñas?

Hace un par de días noté que una de mis hijas iba constantemente al baño; me decía que tenía muchas molestias cuando se limpiaba y que en general le dolía.
Ella aún usa pañal entrenador para dormir y siendo honesta, abusa de usarlo porque bien puede pedirnos ir al baño antes de dormir, pero por la comodidad se hace pipi en él.
Tantas horas expuesta a la humedad y al calor, que no me sorprende que se irrite, sin embargo, lamentablemente las niñas también están expuestas a que se les desarrollen hongos y/o infecciones vaginales.
Para su suerte, sólo se trató de una irritación y no llegó a mayores.

Aunque normalmente estos casos se presentan en niñas mayores o antes de entrar a la pubertad, nuestra zona genital es tan sensible, que con cualquier desajuste nos puede pasar.

¿Qué es una infección vaginal?

La más común es la Candidosis Vaginal y proviene de un hongo llamado Candida Albicans. Es algo que le puede pasar a cualquier niña/mujer y no es por transmisión sexual, aunque una vez teniéndola puede permanecer en la pareja si no se trata adecuadamente.

Dentro de sus molestias se encuentran

  • Dolor.
  • Picazón.
  • Irritabilidad en la piel.
  • Deshechos de color blanco que si se acumulan se quedan pegados en la piel.
  • Dolor al orinar.

¿Por qué sucede?

El hongo Cándida vive en nosotros pero en pequeñas cantidades; nuestro sistema inmunológico se encarga de atacarlo para que no se desarrolle.

Como te mencioné, nuestra parte reproductora es MUY sensible y con cualquier alteración en nuestro sistema, este hongo puede aprovecharse y crecer.
Te sorprenderán de los motivos por los cuales este hongo TAN molesto nos puede atacar:

  • Cuando nuestro sistema inmunológico se debilita por alguna enfermedad.
  • Cuando tomamos antibióticos por una infección bacterial. Estos atacan las bacterias pero algunas de ellas son “buenas” y son las que previenen que la Cándida se desarrolle.
  • Cuando el nivel de azúcar es alto.
  • Cuando usamos ropa muy ajustada y de tela que no permite a la piel respirar como nylon, lycra, entre otras.
  • Cuando estamos en pleno proceso de pubertad y desarrollo (hormonas)
  • Días antes de nuestro periodo.
  • Cuando estamos embarazadas.

¿Cómo puedo ayudarle a mi hija a prevenirlo?

Cuando nuestras hijas son pequeñas y aún nosotros somos responsables de su higiene, podemos ayudarles/enseñarles a

  • Que cuando hagan pipi lo hagan conlas piernas separadas para que no se quede ningún residuo en ellas.
  • Enseñarles a limpiarse de adelante hacia atrás después de ir al baño.
  • De ser possible, enjuaga con agua sus genitals y sécalo con una toalla limpia.
  • Usar ropa interior de algodón.
  • Procurar que la ropa no sea tan apretada.
  • Evita jabones perfumados y usa de preferencia neutrales.
  • Si tiene irritación, aplica un poco de crema para rozaduras.

¿Cuál es el tratamiento?

Si crees que tu hija tiene una infección vaginal, porque tiene mucha picazón o deshechos vaginales debes de llamar a su pediatra o ginecólogo primero.
Nunca pero NUNCA le des antibióticos o cualquier medicina sin consultar primero a su pediatra. Recuerda que los antibióticos debilitan las bacterias “buenas”.

El doctor te pedirá una muestra de orina y una muestra del deschecho para estudiarlas y en base a sus resultados, recetará el medicamento adecuado.

Espero que esta información sea de utilidad. Nadie nos dijo que ser mujeres es fácil verdad?! pero bueno, podemos cuidarnos para que no sea tan complicada 🙂

 

M.

 

 

 

 

¿Qué es la Resiliencia y cómo desarrollarla?

En el último mes, hemos estado en dos continentes y tres ciudades diferentes.
Creo que somos unos padres aventureros porque cada vez que alguna persona mayor no ve, nos dice que somos muy valientes por viajar con 3 niños menores de cinco años.

A pesar de ser una experiencia muy enriquecedora para la familia, queramos o no, les da una inestabilidad e incertidumbre a nuestros hijos. Están con gente “desconocida”, no están en su casa, con sus cosas, en su cama y ni siquiera comen la comida que están acostumbrados.
Inclusive por la cantidad de tiempo que vamos, han habido ocasiones en donde por días, van a una pequeña escuelita, con el fin de seguir conviviendo con niños de su edad y todo eso, les llega a abrumar más de lo que nosotros pensaríamos.

Este es un ejemplo muy sencillo pero perfecto para describir lo que es la Resiliencia. Es la capacidad para afrontar con éxito los problemas, las dificultades y las adversidades y lo que estas conllevan.
Es una habilidad que ayuda a manejar el estrés, ansiedad e incertidumbre.

Nosotros conocemos a nuestros hijos y aunque muchos de nosotros aún tenemos hijos muy pequeños y/o que todavía no hablan bien, es importante reconocer las señales de que algo les abruma, les estresa y angustia y como resultado su salud emocional se ve afectada.
Como por ejemplo:
Últimamente está muy apegado a ti.
Tiene regresión y se hace del baño.
Se chupan el dedo de nuevo.

Por más que queramos protegerlos y aislarlos de todo lo malo, es imposible; sin embargo podemos ayudarlos a desarrollar habilidades para superar los desafíos a los que se vayan a enfrentar.

Te comparto algunas ideas de cómo podemos ayudarlos.

Hacer y tener amigos.

Las relaciones sociales fuera de casa, ayuda a los niños a generar confianza en si mismos. Genera lealtad, integridad, persistencia y sobretodo desarrolla vínculos estrechos con la comunidad y crea un sentido de seguridad.

Ayudar a los demás.

La solidaridad y humildad ayuda a desarrollar el sentido de propósito y motivación. Ayudar a los demás crea la oportunidad de contribuir según las posibilidades de cada niño. Les ayuda a sentirse valorados y necesitados.

Tener una rutina.

Tener una rutina ayuda al niño a sentirse seguro, saber qué es lo que va a pasar y de cierta forma las consecuencias. Sabe qué esperar. Seguir una rutina es importante, pero tampoco hay que abusar. La clave es mantener el equilibrio.

Combatir la inquietud y preocupación.

El estrés no es solamente cosa de adultos, los niños también lo pueden padecer. Sus días están llenos de hechos emocionantes, desafiantes y complejos que pueden llegarlos a abrumar. Enfrentar los momentos de estrés también les enseña a nuestros hijos a combatir los problemas de una forma saludable y adaptativa. Nuestro papel es apoyarlos, darles estrategias para combatirlos y ánimos para superarlos.

Enseñarlos a cuidarse.

Cuidar de la salud, enseñarles a quererse y respetarse es algo básico de nuestra crianza.

Fijar metas.

Tener objetivos que ellos puedan alcanzar, genera el sentido del logro y recompensa.
Cuando nuestros hijos alcanzan sus metas y ven las consecuencias, es algo muy reconfortante para ellos.

Alimentar una autoestima positiva.

Nuestros hijos deben de tener bien claro, que hay un adulto que los quiere, los cuida y cree en ellos.
Junto con alcanzar sus metas y enfrentar el estrés, les da la confianza necesaria para saber de qué son capaces y qué pueden lograr.

Ver lo positivo en cada situación.

Cuando enfrentamos positivamente las adversidades, nos ayuda a que tomemos las cosas de una forma más tranquila.
Si bien el dicho de “después de la tormenta siempre viene la calma” es muy cierto, nos ayuda a no desesperarnos, mantener la fe y tener bien claro que la vida no se termina cuando hay un problema.

Estimular el autoconocimiento.

Todas las experiencias sean buenas o sean malas, dejan un aprendizaje. Este aprendizaje les ayuda a entender qué funcionó y qué no. Les ayuda a tomar decisiones y tener consecuencias.
Les ayuda a aprender a tener control de sus emociones, a recuperarse y a valorar.

Aceptar el cambio

El cambio puede ser un factor importante del origen del estrés. Durante esa época de cambio, comparte más tiempo con tus hijos, ya sea leyéndoles o simplemente teniéndolos cerca. Platica con ellos y explícales que no siempre un cambio es malo; que lo pueden ver como un reto.

"Es importante tener claro que aunque un niño es resiliente, eso no significa que no experimentarán dificultades o angustia. El dolor emocional y la tristeza son comunes cuando tenemos un trauma de importancia o una pérdida personal, o incluso cuando nos enteramos de la pérdida o trauma de otra persona."
Nuestro papel como padres es apoyarlos, guiarlos y ayudarlos para desarrollar esas habilidades que les ayudarán a tener un mejor y más tranquilo futuro, un futuro enfocado al éxito.

M.

resiliencia-educacao-infantil

Referencias:

American Academy of Paediatrics
Healthy Children
American Psychological Association

 

13 Momentos en los que las mamás nos sentimos solas.

Texto original de Lauren Levy
Traducido por Mi Rol de Madre

Durante el embarazo, las mujeres experimentamos una montaña rusa de puras emociones, y eso no es nada a comparación de lo que se vive una vez que el bebé nace.

Por una parte estás rodeada de amor y emoción, pero por otra parte, hay momentos en el que una se siente sin ayuda y aunque tengas mucha gente alrededor, te sientes sola.
Desde el bully que hizo llorar a tu hijo y no hay mucho que puedas hacer, hasta que tu hijo comienza a independizarse y cada vez necesita menos de ti.

Te presentamos 13 veces en los que nos sentimos solas y qué puedes hacer al respecto.

Cuando tu hijo hace una rabieta.
Es ese espantoso momento donde sientes que todos te están viendo y no les gustas nada. En vez de dejar que los extraños te vean o que tu hijo te saque de quicio, mantén la calma y se fuerte; recuerda que la forma en como tu lo manejes en ese momento, dará la pauta de cómo lo manejarás en futuras rabietas.
La gente en la tienda no entiende lo que hay detrás de las lágrimas; de que tu hijo es normal, pero estuvo despierto hasta muy tarde y no ha dormido siesta y tu no deberías de dejar que el miedo a ser juzgada dicte tu estilo de crianza o la forma en la que ves a tu hijo.

baby-443393_1280
Cuando te llaman de la escuela porque tu hijo se metió en
problemas.
Todo padre pasa por eso en algún momento de la educación de los hijos. Por más molesto, terrible e incovneniente que suene al principio, es importante recordar que no eres el único padre al que le han hablado de la oficina del director.
Este es el momento cuando tu hijo aprende a expresarse y tal vez defenderse si lo juzgaron mal.
Es importante que tu no juzgues a tu hijo antes de saber el por qué lo castigaron, así podrás apoyarlo o repreenderlo si en verdad hizo mal.

kaboompics-com_woman-talking-on-a-mobile-phone-while-driving-car
Cuando tu hijo se convierte oficialmente en un adolescente.
A pesar de que se siente como si te dieran un golpe bajo cuando tu dulce niño se convierte en un malhumorado adolescente, es escencial recordar que esta es otra de las etapas de la maternidad.
Trata de no tomarlo tan personal, porque esto en algún momento pasará. Aunque las otras mamás no lo admitan, seguramente también están pasando por lo mismo.

girl-850117_1280
Cuando vas tarde para recoger a tus hijos de la escuela y no puedes hacer nada por el tráfico.
Ningún padre es perfecto y a veces se nos hace tarde. Pero se siente 10 peor cuando ya te sientes mal por ir tarde y aparte te atoras en el tráfico o vas atrás de un camión que va muy lento. No hay mucho que puedas hacer. Respira profundo, porque alterarte por algo que no puedes controlar no va a cambiar nada y recuerda que una de las mejores virtudes de lo niños es que saben perdonar.

cars-691144_1280
Cuando oficialmente tu hijo no quiere saber nada de ti.
Mucho antes de que los hijos entren en el mundo adolescente, comienzan a independizarse y quieren hacer las cosas a su manera.
Cuando tu mundo gira alrededor de ellos por que  dependen de ti para todo, el hecho de que poco a poco dejen de necesitarnos hace sentir solas.
En vez de enfocarte en lo que ya no hacen juntos, o en que ellos ya no necesitan de tu ayuda, enfócate en sus logros y en cómo los has ayudado a ser más independientes.

stocksnap_8t9y244tk8
Cuando solamente eres tu y tu bebé en las interminables tomas de la noche.
Cuando sientes que todo el mundo está dormido menos tu porque estás amamantando a tu hijo, puedes sentirte aislada. Estás cansada mental y emocionalmente. Y practicamente estás sola. A pesar de que esos momentos en la noche al principio pueden ser difíciles, también pueden ser inolvidables y que extrañarás una vez que tu bebé haya crecido.

newborn-659685_1280
Cuando estás amamantando a tu hijo en una habitación mientras todos están reunidos en otra.
Hay noches en donde comienzas a sentirte como si no fueras tu. Especialmente cuando tratas de socializar y la gente está más emocionada por ver al bebé que hablar contigo o cuando para no incomodar a los invitados, te vas a otra habitación para alimentarlo y todos los demás están platicando y pasando un buen rato.
En vez de enfocarte en los momentos que te estás perdiendo, piensa en lo que tu bebé está ganando con tu dedicación y la atención de quien los quiere.
(o si no te importa, amamanta mientras estás en la reunión)

sunset-401541_1280
Cuando oficialmente NO te reconoces en el espejo.
Desde las ojeras patrocinadas por las noches sin dormir o el vómito en tu ropa, puede que al verte en el espejo no te reconozcas.
En vez de estresarte sobre las cosas que ya no tienes o no puedes hacer (como dormir) valora la nueva version de ti, tu Rol de Madre. En la maternidad todo fluye y tu irás creciendo y aprendiendo junto con tu bebé.

pretty-woman-635258_1280
Cuando te vas a dormir pensando si lo estás haciendo bien.
La culpabilidad, el estress y la preocupación es algo que se hacen presentes especialmente durante la noche. Comienzas a pensar y las inseguridades llegan a tu cabeza.
Durante esos momentos obscuros, es fácil ahogarse en dudas y comparaciones; pero mejor enfócate en lo sano y felíz que tu hijo está creciendo y en lo que puedes mejorar mañana. Aunque muchas veces no nos damos cuenta de los pequeños avances que tu bebé hace, estos merecen que los reconozcas todos los días.

woman-918981_1280
Cuando tu pareja está temporal/permanentemente fuera de la ciudad y te das cuenta que tu lo tienes que hacer todo.
Ya sea porque tu pareja está fuera de la ciudad por trabajo o ya no vivan juntos, este tiempo a solas puede ser determinante para ti y tus hijos. No solamente estás confirmando de lo que eres capaz, sino que estás siendo un ejemplo para tus hijos de como recuperarse de un fracaso, priorizar y ofrecer apoyo.

345832befef8b2706f9e4defbc054a65
Cuando tu familia política critica tu forma de crianza.
Mientras tu piensas que vas a encontrar apoyo y un par de manos extras para ayudarte con los niños, tus suegros comienzan a opinar sobre cómo crías a tus hijos y su visita puede tener un efecto opuesto. Aunque no encuentres consuelo con su presencia, no dejes que sus críticas generen en ti dudas e inseguridad. Quiérelos por lo que son y lo que pueden ofrecer, pero también reconoce sus limitacioes y debilidades. Mientras tu sepas qué es lo mejor para tus hijos y no ellos, sus críticas te doleran menos.

old-people-616718_1280
Cuando tratas de razonar con un niño.
Muchas mamás primerizas se sienten aisladas y solas cuando están todo el día rodeadas de niños, sin tener una conversación adulta.
Mientras algunas adaptan su vocabulario para poder comunicarse con pequeñas personitas, otras tratan a sus hijos como un adulto pequeño y le platican como si fuera su confidente.
Puedes toparte con un problema cuando ambos tienen una mala racha y te das cuenta que estás tratando de razonar con un bebé
En vez de sentir lástima por ti misma, cambia tus tácticas para tener paz. Toma un segundo, respira y adecúa tus expectativas en base a la edad de tu hijo.

child-594519_1280
Cuando tu hijo llega llorando a casa porque alguien lo trató mal.
La primera vez que tu hijo llega a casa llorando porque alguien lo trató mal o no lo incluyó en algún juego, puede dolerte mucho como mamá.
Tus instintos salen a flote y atuomáticamente quieres protegerlo; pero luego te das cuenta que no lo puedes hacer todo el tiempo y es ahí cuando te sientes atada de manos.
Platica con tu hijo, descubran juntos lo que siente y aprovechen este momento como aprendizaje, de cómo recuperarse de algo que los hizo sentir tristes, qué no nos gusta que nos hagan, cómo debemos de tartar a los demás y del tipo de amigo/compañero que él quiere ser.

school-bullying

Como puedes leer, no eres la única que ha llegado a sentirse así. Quiero que sepas que es perfectamente normal y lo que yo puedo recomendarte es que busques un grupo de apoyo. Un comunidad donde puedas platicar con otras madres que estén en la misma situación, donde puedan desahogarse y darse fuerza las unas a las otras.

M.

Por qué las mamás estamos más cansadas que los papás?

Quién ha escuchado la frase “Estoy cansada de estar cansada”? Bueno pues si hubiera un libro de frases con fotografías, seguro ahí estaría la mía.
No es que yo sea una exagerada, pero no hay día en el que me levante y sienta como si hubiera ido de fiesta la noche anterior; mis pies me duelen como si hubiera bailado con tacones, mi cara guarda unas bolsas gigantescas debajo de mis ojos y todo mi cuerpo se siente con una constante resaca.

Todas sabemos que ser madre es muy cansado. Desde que nuestros hijos nacen, requiere de un gran esfuerzo físico al cargarlos y prácticamente hacer todo por ellos; hasta un cansancio emocional por tratar de entender un ser humano diminuto que aún no sabe comunicarse bien y bueno….lo demás de la vida también. Casa, esposos, otros hijos, carrera profesional, etc, etc, etc.
Si, lo repito, ser madre es muy cansado y aunque a veces parece que no hacemos nada en la casa  porque esta sigue tirada (aún después de recoger mil veces) realmente no es eso nada más lo que nos tiene agotadas.

Veamos, te ha pasado que decides darte 5 minutos para descansar, te sientas en el sillón, tal vez te preparas un café o un té, te dispones a despejar tu mente por 5 MINUTOS!!! Y ya estás pensando en qué vas hacer cuando termines? Lavaste el uniforme? Enviaste la forma del colegio? Guardaste el libro de la biblioteca de tu hija? Sacaste a descongelar la comida? La perrita tiene comida? Se te olvidó comprar el super!, lavaste los baños? Pagaste la tarjeta? Cuál es el lunch de mañana? Tienes que preparar el lunch?....la historia de nunca acabar.

Así es, nuestro cerebro está constantemente trabajando.

Sería increíble tener un botón de prendido y apagado y al final del día (tipo 9pm) apagarlo y no saber nada de nada, no?
De una forma u otra, nuestra cabeza está en un estado de alerta. Nos enfocamos en otras personas que fácilmente nos olvidamos de nosotros.

Bueno o no tanto, somos multitasking. Nuestro cerebro se concentra en muchas cosas al mismo tiempo.

Para mis amigos que no tienen hijos y que también están cansados, no hago de menos su cansancio, pero el de una madre es otro tipo de cansancio. Uno que al menos yo en lo personal no conocía sino hasta que me convertí en madre.

Es la intensidad de todo. Ser el centro del universo para los hijos es bastante. A eso agrégale que tu hijo llore porque no le gustó en dónde pusiste los chícharos o a tu hija le de igual cuando por fin le regalas ese juguete que te estuvo pidiendo (casi a gritos) cada vez que iban al supermercado (por un mes).

Es el movimiento constante de arriba abajo por las escaleras, por la cocina, por el parque y los juegos. Que aunque tu no vayas atrás de ellos todo el tiempo, te cansas con sólo verlos. A veces hasta me pregunto si mis hijos son normales o de plano tienen hiperactividad.

Es la planeación de los días, semanas, meses…
Actividades de la escuela, clases extracurriculares, fiestas infantiles, compromisos familiares, citas con el doctor y una cuanta visita a casa de alguna amiga.

Es la hipervigilancia. Obvio que nos preocupamos por nuestros hijos y los cuidamos hasta donde podemos. Nos la pasamos “apagando fuegos” y si no se cayó tu hijo en el charco de lodo, fue porque lo estuviste viendo mientras platicabas con la vecina y saliste corriendo a atraparlo, dejándola con la palabra en la boca.

Este estado conlleva a no conciliar el sueño o a no dormir profundamente; como cuando tienes un recién nacido y estás en guardia por la noche para cuando necesite comer.

Y el último pero no menos importante, la falta de espacio personal. No excuso diciendo que las pequeñas personitas están contigo porque si las dejas solas, te meten a la cárcel verdad? Pero aún el fin de semana, quieres aprovechar que está la familia completa para hacer actividades juntos y para cuando llega la hora de dormir, tu ya eres un saco de papas tirado en la cama y bueno…digamos que a veces ni eso se disfruta como espacio personal.

En fin, todo este tema de la maternidad es interminable y si, muy cansado jeje, pero lo que si estamos todas de acuerdo, es que esas pequeñas personitas nos dan más de lo que nos quitan y no pasa un día sin que nos sintamos las personas más afortunadas del mundo mundial 🙂

M.

 

No me juzgues por el color de las uñas de mi hijo.

Yo soy la mayor de 3 mujeres + mi mamá + 2 perritas niñas = mi papá el único hombre. Que difícil vivir con tantas mujeres!!!!

En mi familia ahora es más balanceado ya que, desde hace dos años recibimos al último miembro, un guapísimo niño que me tiene loca en todos los sentidos.

En mis pocos minutos de ocio durante la semana (ósea como 10 máximo), me gusta ponerme guapa, me visto un poquito más de salir, me arreglo mi cabello, uso un poco de labial y me pinto las uñas, aaaaaaaaaaaunque eso dure un día solamente porque con la rutina y toda las lavadas de ropa y platos que una hace, el esmalte se cae de volada y hacerme esas cosas novedosas de gel y demás…digamos que prefiero gastarlo en muchos cafés jajaja.

En fin, todo eso mis hijas lo ven y aunque no sea muy seguido, lo imitan.

Que levante la mano quién no en su infancia quería maquillarse con las pinturas de mamá, usar su ropa, sus collares y sus tacones? Yo recuerdo muy bien en el kinder de tener una esquina con ropa para disfrazarnos y algunas cosas eran de mamá; un collar de perlas, unos zapatos de tacón bajito de color negro y una falda larga con flores.
Qué días….

Bueno, pues mis hijas no son las únicas que quieren imitar lo que hago. Mi hijo también y él no queda exento de verme cuando me doy una manita de gato y él quiere seguir mis pasos.

Recuerdo hace unos años, una de mis amigas me contó que a su hijo le pintaba las uñas. Yo con sólo una niña, en su momento no fue algo que me hizo gracia y hasta le dije que no era algo que debía de incitarle a hacer, a lo que ella me respondió que “si el niño se lo pedía, ella lo iba a hacer porque es una forma de experimentar, descubrir, probar y querer imitar lo que ve a su alrededor”
Su respuesta si me hizo sentido, pero yo en mi cabeza me quedé con la idea de que yo no lo haría (nunca digas nunca)

El otro día me estaba pintando las uñas de los pies; acto seguido una de mis hijas me pide que se las pinte a ella también y un segundo después, mi hijo llegó exigiendo que a él también.

Por un momento dudé, no por mi sino por mi marido; estoy segura que aunque no me reclamaría, no es algo que le fuera a gustar mucho que digamos.
En ese momento me vino a la mente las palabras de mi amiga. ¿Qué tiene de malo hacerlo? ¡No por eso es menos hombre! ¿Quién estipuló que el maquillaje y los cosméticos eran sólo para la mujer? ¿Quién le va a decir algo si es un niño? El solamente está copiando lo que ve en casa y es algo simplemente inocente.

Así es, todas esas preguntas me vinieron a la mente.

Justo un día después, mi hijo fué a la guardería y por una u otra razón, le dije a la maestra “no me juzgues por las uñas de mi hijo” a lo que ella me contestó que no era el único con las uñas pintadas y que en su experiencia, todos los que tienen hermanas mayores pasan por eso alguna vez, inclusive si no tienen y sólo copian a mamá.

Tengo que confesarte que esto no era la primera vez que sucedía ya que, una vez mis hijas encontraron un maquillaje viejo que había reservado para que ellas jugaran y cuando las encontré, mi hijo estaba todo pintarrajeado también. ¿Que me enojé, me avergoncé y lo desmaquillé? ¡¡¡No!!! hasta le tomé fotos. Se me hizo algo tan inocente e inofensivo….algo que le da curiosidad y quiere saber por qué mamá lo usa.

No es algo que voy a fomentar, pero dime…¿Qué tiene de malo que a él le de curiosidad y se quiera poner mis zapatos de tacón? O ¿Qué tiene de malo que juegue con todos los Ponys y muñecas de mis hijas? ¿Cómo va a saber él, qué es para niños y qué es para niñas? Si, ellos nacen con un género pero ¿Quién soy yo para decirle “no, eso no es para niños?!” cuando el toma la bolsa de juguete de mis hijas o quiere acostar en la cuna al bebé de juguete?

Acepto que la sociedad por siglos y siglos nos ha orillado y ha estipulado qué es para quién y estoy bien con eso, ¡De verdad!; sin embargo, no voy a limitar a mi hijo cuando se que lo que está haciendo es parte de descubrir el mundo y su funcionamiento. Porque así como juega con algo que él ve muy normal y es totalmente inocente, así su instinto lo hace para jugar con dinosaurios, carritos y luchitas, cosa que también es normal porque lo ve de papá e inclusive sus dos hermanas juegan con eso también.

En esta vida no todo es de princesas y superheroes. Y se vale experimentar y descubrir.

¿Tu qué piensas de esto?

M.

unas01 unas02

Soy Mujer

Cuando me propusieron escribir sobre el Día Internacional de la Mujer 2016, obviamente lo primero que pasó a mi mente fue escribir sobre las maravillas que como mujeres podemos hacer, como el dar vida. Sin embargo, me detuve y recapacité que han sido 5 años consecutivos, sin descanso en donde de lo único que hablo es de la maternidad y todo lo que conlleva.

No me malinterpretes, ser madre es una experiencia incomparable, donde el amor desinteresado que hay  entre madre-hijo no lo voy a encontrar en ninguna otra parte y aunque para mi ha sido un rol desafiante, es el más hermoso que he desempeñado hasta ahora y no hay duda de que amo a mis hijos y no hay nada que por ellos no haría.

Pero…yo antes de ser mamá era una persona también, con historias, sueños diferentes, metas propias pero sobretodo MUJER.

Para las que trabajábamos antes de tomar el rol de la maternidad, es común que lo primero que pensemos es en el ámbito profesional que dejamos atrás una vez que nos convertimos en madres.

Mi caso no es la excepción.

Siempre me he considerado una persona ambiciosa. Me gradué con excelencia de la Universidad y cuando comencé a trabajar, tenía metas muy claras en el ámbito profesional.

En mi última experiencia laboral, me topé con una persona que fue digna de mi admiración, la CEO del grupo Pepsico Indra Nooyi.
Aunque para ser realistas, no es una posición en donde ni en mis mejores sueños pensara en llegar algún día, ciertamente el hecho de ser una persona segura de si misma, llena de confianza y coraje para sacar la gente y los objetivos adelante, creo yo que es digno de seguir en cualquier persona.

Pero antes de ser una profesionista también era una individuo. Alguien que le gustaba hacer muchas cosas, que le daba miedo el cambio pero que lo celebraba cuando llegaba. Alguien que le gustaba aprender y que no veía una diferencia entre un hombre y una mujer.

Hemos llegado al siglo XXI y aún siguen las discusiones de cuál género es mejor, si es Femenino o el Masculino.

¿Sabías que una de las razones por este día aparte de promover los derechos de la mujer es lograr la igualdad de género?

Puede ser polémico, pero a mi punto de vista, me queda claro que no somos iguales y ni soñar en serlo, sería muy aburrido ¿No crees? Tampoco creo que uno sea mejor que el otro. Somos diferentes y ser diferentes es bueno. Nos complementamos en muchas cosas y dentro de cada género hay una extensa gama de sabores, colores y formas que nunca acabaríamos la lista de fortalezas, virtudes, debilidades y defectos de cada una.
Me da gusto que haya un día para nosotras, digo…A quién no le gusta tener cualquier excusa para celebrar ¿no? pero no me gusta que sea una excusa para gritar a los cuatro vientos lo especiales y únicas que somos, por que de entrada lo somos y no necesitamos decirle ni recordarle a nadie eso.

Si, este día es un buen momento para reflexionar acerca de los avances logrados, pedir más cambios y celebrar la valentía y determinación de mujeres de pie que han jugado un papel clave en la historia de sus países y comunidades.

Nosotras podemos ser lo que soñamos. Por que somos personas determinadas, fuertes y libres.
Si, nos ha tomado un largo camino y muchas han sacrificado mucho para que las nuevas generaciones podamos llegar a ser lo que ahora somos.
Estoy determinada a enseñarles a mis hijas el amor propio, la autoestima, el respeto y recordarles el valor que tienen ante todos.
Que existen mujeres que han hecho grandes cambios en la historia y a pesar de sus debilidades, han salido adelante, no solas, sino con el apoyo de mucha gente. Son mujeres poderosas y merecen nuestra admiración y seguimiento.

  • Reina Victoria -  Reina de Gran Bretaña e Irlanda de 1837-1876
  • Amy Poehler - Actriz Americana
  • Malala Yousafzai - Activista Pakistani y Ganadora del premio Nobel
  • Frida Kahlo - Pintora Mexicana
  • Audrey Hepburn - Actriz Americana
  • Madre Teresa de Calcuta - Monja religiosa y misionaria
  • Reina Elizabeth - Reina del Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda de 1952 -
  • Angela Merkel - Ministro de Alemania
  • Jane Austen - Escritora Inglesa
  • Marie Curie - Física y Química
  • María Montessori - Física, Educadora y Pedagoga


¡FELIZ DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER!

 


Soy una mujer, escúchame rugir
En números tan grandes que no se pueden ignorar
Y ahora se mucho como para regresar y pretender
Por que lo he escuchado antes
Y he estado ahí en el suelo
Pero nadie me podrá hacer menos nunca más

Oh si, soy sabia
Pero es sabiduría nacida del dolor
Si, he pagado el precio
Pero ve todo lo que he logrado
Si tengo que,
Voy a hacer lo que sea
Soy fuerte
Soy invencible
Soy una mujer

Soy una mujer mírame crecer
Mírame ponerme de pie
Así como abro mis brazos por toda la tierra
Pero todavía soy pequeña
Con mucho camino por recorrer
Hasta que logren mis hermanos entender

Oh si, soy sabia
Pero es sabiduría nacida del dolor
Si, he pagado el precio
Pero ve todo lo que he logrado
Si tengo que,
Voy a hacer lo que sea
Soy fuerte
Soy invencible
Soy una mujer



 
 

Cómo superar la cuesta de Enero.

Otro año que comienza y  “La cuesta de Enero AÚN me cuesta!” Que barbaridad, yo pensé que iba a ser más fácil ponerme más ordenada con el comienzo del año pero me está costando trabajo.
Desde que mi hija la mayor entró al cole, definitivamente he notado como la cuenta del super ha aumentado, y no solo con ella; parece que los otros dos han tenído los mismos síntomas y siempre tienen hambre, te pasa?
Entre el frio y la obscuridad, la cuenta de la luz y el gas está disparada y bueno…en este caso no podemos vivir muertos de frio y en las penumbras verdad?
Pero hay otras cosas en las que podemos ser más ordenados para que no nos llevemos un susto.
Te voy a pasar algunos tips que me han servido y espero que te sirvan a ti también.
Primero que nada, yo te recomiendo que tengas alguna aplicación en donde vayas almacenando los gastos. Ahí podrás ver a dónde se va la mayoría del dinero y a partir de ahí podrás decider en dónde vas a tener que apretar los gastos y en dónde no. Para eso debes de registrar todos los recibos que tengas, agua, luz, gas, salidas, escuela, etc. Es muy tedioso pero te aseguro que te sorprenderás en dónde estás gastando sin que te des cuenta.

EFECTIVO O TARJETA DE CRÉDITO?

Hace un par de años,  tomamos la decisión de hacer todos los gastos en efectivo por los 4 primeros meses del año.Para mi sopresa la verdad es que nos funcionó bastante y gastamos sólo en lo necesario.

Pagar con la tarjeta de crédito es muy fácil, pero el susto te lo llevas después.
Yo te sugiero que de tener una, sea una que te de puntos por usarla. Nosotros obtenemos millas con una aerolínea y nos ha caído de perlas porque los dos últimos años casi nos han salido regalados.
OJO no uses la tarjeta si sabes que no tienes el dinero en el banco.

COMIDA
Prepara un menú semanal: Para esto debes de ser super ordenada. Si eres como yo que no te gusta comer todas las semanas lo mismo, te va a venir muy bien.
Lo que puedes hacer es asignar a cada día un tipo de proteína diferente

LUNES
MARTES
MIERCOLES
JUEVES
VIERNES
SABADO
DOMINGO
Ave
Mariscos/pescado
Carne
Vegetariano
Pasta
libre
libre

Cuando vayas a comprar al super, procura llevar una lista con los ingredients de tu menú. Trata de no ir a horas que tu sepas que te da hambre y no compres para tener “por si”, mejor una vez que se terminen las cosas en tu despensa, compras más.

También…
  • Compra la marca del super
  • No porque esté en descuento significa que sea la mejor oferta, compara con otros productos
  • Usa el precio por gramos que se encuentra en la etiqueta
  • Fíjate en el anaquel de hasta abajo, usualmente ahí ponen las cosas más baratas.

 

 

 

Comer fuera de casa: Uy esta me encanta porque no tengo que cocinar! Pero la realidad es que aunque vayas a un lugar muy económico, cuando vas juntando lo poquito al final los gastos salen altos.
No te digo que te quedes en casa sin salir, pero pueden comer tal vez una vez cada 15 días en algún restaurant o si van al cine pueden cenar en casa antes.
Si no tienes oportunidad de salir del trabajo para comer, procura llevarte comida de casa, es más barato y además más rico.
Fiestas o Reuniones: Tienes invitados en tu casa? A menos de que compres comida en lugares como Costco que son a grandes cantidades y la verdad es que de muy buena calidad, yo te recomiendo que la comida la hagas tu.
No necesitas hacer algo gourmet, una pasta con un poco de carne o pollo o hasta “prepara tu propia pizza” puede ser mucho más económico y hasta divertido. Lo mismo aplica para las tartas y pasteles! Si no se te da la horneada, compra uno que solo mezcles los ingredients y tu lo decoras a tu gusto o compra solo el pan ya hecho y tu lo decoras (no tiene que ser complicado, en Pinterest hay muchas ideas sencillas de como hacerlo)

ENTRETENIMIENTO

Cable
: Hace un par de meses, decidimos recortar ciertos paquetes del Sky porque no los estábamos usando. Si eres de los que tienen Netflix o Amazon, la verdad es que son muy buenas opciones, sobretodo cuando necesitas de esa hr para cocinar o recoger y quieres que los niños se mantengan entretenidos sin comerciales.

CUENTAS DEL HOGAR

Haga frio o calor, los gastos siempre son altos en el hogar. Entre la calefacción y la luz o los aires acondicionados, se va mucho de los ingresos.
También te puede ayudar…
  •  Apaga la luz cuando no estés en la habitación
  • Cierra las cortinas para que no se meta tanto el sol y se caliente el lugar o ábrelas para que se mantenga caliente.
  • Si tienes lavatrastes, trata de prenderlo cuando ya esté completamente lleno. Esta comprobado que son más eficientes que lavarlos a mano.
  • Si tienes un refrigerador/congelador extra que no uses tanto, yo recomiendo apagarlo por completo.

 

HIJOS

Ahora que regresamos de vacaciones, me di cuenta que mis hijos se estiraron! Y la ropa les queda bien de lo ancho pero no del largo, fatal.
Si tienes amigas con hijos mayores que los tuyos, que no te de pena que te pasen ropa. Para lo poco que la usan y el trato que les dan…me duele comprarles cosas caras para que terminen en la basura.
Mi hija la mayor siempre ha dejado la ropa impeccable, pero la de en medio…es otra historia, así que de la primera a la segunda y de ahí (con todo el dolor de mi corazón) a la basura.
Con mi hijo también apliqué usar mucha de sus primos, claro la que estaba en excelente estado y cuando ya no le queda, yo se la paso a una de mis amigas también.
Recuerda que si tienes ropa, juguetes u otras cosas en muy buen estado, hay muchas asociaciones donde las puedes donar, solo llévalas limpias.
 

COMPRAS Y GASTOS PERSONALES
Es bien sabido que cuando vas a una tienda sin tener nada en mente, vas paseando por los pasillos y todo se te pega; luego es bien difícil dejarlo y terminas comprando todo.
Si tienes una escapade a una tienda, lleva en mente lo que necesitas comprar específicamente.

Trata de usar los productos que tienes hasta que se terminen. Por pura decidia de ir a la tienda, yo he usado hasta el shampoo de mis hijos jajaja pero bueno, si  e quieres ver tan extrema, eso puedes hacer.
También puedes aprender a cortar el cabello, aunque sea a tus hijos que todavía lo tienen corto y que si algo no sale bien, lo puedes ocultar fácilmente jajaja (o bueno al menos ellos no se sienten mal de cómo les quedó ups)
También reducir el mantenimiento del tuyo. (ahí si no puedo sugerir porque hace más de un año que no le hago nada a mi cabello)
Siempre se puede hacer un sacrificio, aunque sea a principios del año.
Aquí hay algunas apps que puedes bajar para llevar la lista del super, tienen su versión gratos y seguro te pueden servir.

Espero estos tips te sirvan y te ayuden a organizarte en el presupuesto del hogar.

M.

Mamá cool


Cuando yo era pequeña y estaba en la escuela, conforme iba cambiando de grado iba reconociendo a las niñas que eran las más populares. No es que yo haya sido de las que nadie notaba, pero tampoco era una que destacara de entre la multitud.

Lo mismo pasó en la Universidad sin embargo, cada semestre eran personas diferentes y las que tal vez eran populares en su momento, cuando cambiabamos de clase ya nadie se volvía a acordar de ellas.

El ser humano por naturaleza busca querer encajar con la demás gente, el sentimiento de pertenencia es muy normal y el agradarle a los demás es muy satisfactorio.

Cuando somos jóvenes lo sentimos mucho más creo yo. Hay algún lugar de moda y aunque no nos guste, ahí estamos porque todo el mundo está ahí también, con zapatos con los que no podemos caminar y con la ropa de moda que a veces ni nos sienta bien (espero al menos haber tenído sentido de la moda)

Como ya he platicado anteriormente, la maternidad nos cambia en todos los sentidos. Uno de ellos es las relaciones que vamos formando en el camino.

Adoro a mis amigas, todas son únicas e irremplazables.

Cuando me mude de país, todas ellas me hicieron mucha falta. No tenía con quién hablar y aunque salía con muchas personas realmente no había una con quien me identificara.

Después de un par de años conocí a dos buenas amigas que estaban en la misma situación que yo y junto con ellas mi estancia en el país se volvió menos pesada.

Cuando me volví madre, mis relaciones volvieron a cambiar. La mayoría eran mamás como yo, algunas con varios hijos y otras primerizas también y todas aprendiendo como Dios les da a entender.

Ahora que vuelvo a cambiar de ciudad y siendo madre de tres, mis relaciones son…digamos…menores (plup!).

Poco a poco he encontrado que es un mal común. Entre más crecemos, nuestras amistades se van reduciendo considerablemente. Has escuchado la frase de “los amigos se cuentan con los dedos de la mano”? pues si y aunque me cueste admitirlo es verdad.

Tenemos los amigos de antigüedad y que seguimos viendo, los de afinidad, algunos amigos se van, otros nuevos llegan, los que se fueron por alguna razón regresan, la rutina, la falta de tiempo o qué se yo, pero no me vas a negar… las amistades de ser muchas, ahora son pocas, pero de calidad y a las cuales valoras mucho por estar a tu lado; ¡Fácilmente lo puedes ver en Facebook! ¿Cuántos no tenemos chorrocientos mil amigos y realmente conocemos sólo al 10% y los demás tampoco nos conocen?

Me da mucha risa porque como en todos lados, ahora en la escuela de mi hija veo mucho los grupitos de amigas. El de las vecinas, el de la guardería, las del trabajo, las que se conocieron en el grupo antenatal, las que eran amigas aún antes de convertirse en madres y las que se conocieron en la escuela; de todos esos grupos nunca falta el grupito de las populares y claro, ahí hay varias mamás de las que platicamos en uno de los post anteriores y que por una u otra razón, todas queremos ser sus amigas, así es…regresamos a cuando teníamos 16 años y queremos ser amigas de las más populares.

Ahí están ellas, jugando bien divertidas con sus hijas y cuando paran, siempre tienen un tema de conversación. Hay las que tienen los juguetes de moda y que entretienen a nuestros hijos (aunque ellos la verdad es que siempre lo harán con un juguete diferente al suyo, sea nuevo o no), las que traen los mejores snacks y que los hijos se les quedan viendo como si jamás hubieran sido alimentados (así parecen mis hijos). En fin, están esas mamás…

El otro día una mamá que no conocía pero que vive cerca de mi casa, me invitó a participar en una cadena de stickers para nuestras hijas. Se me hizo muy extraño que me contactara porque sólo hemos cruzado palabra un par de veces, aún así me alegró el momento porque apesar de casi no conocerme, pensó en mi y claro, mi imaginación comenzó a volar y ya nos veíamos a las dos reuniéndonos con nuestros hijos y nuestras hijas super amigas, cafecitos, saliditas y demás…jajaj.

Todas vivimos realidades diferentes, pero es muy reconfortante tener amigas que te entiendan y quién más que aquellas que viven lo mismo que tu.

Mis amigas la mayoría otra vez (mencioné que no hace mucho me mude de ciudad otra vez?) están de larga distancia y gracias a la tecnología puedo estar en contacto con ellas. Todas son diferentes y hay las que son nuevas también y las quiero de igual forma, porque están aquí y porque nos hemos encontrado.

Es humano tener esa necesidad de estar acompañadas; como mamás es un alivio saber que nos podemos ver y platicar, mientras hacemos un área de juegos en nuestra sala para nuestros hijos, que podemos ir al parque a los juegos y mientras nuestros hijos se cuelgan como changos, nosotros podemos platicar aunque sea un poquito; que si nos vamos a tomar un café lo hacemos en lugares donde hay juegos y nosotros podemos actualizarnos antes de tener que ir a subirlos a algún juego (o cuidarlos de que no se caigan de otro) Las mamás nos encontramos, nos aconsejamos, nos apoyamos, nos regañamos, nos reímos y lloramos juntas; nos entendemos y a veces no…

Estoy muy agradecida por tener un grupo tan diverso de amigos, aquí, allá y acullá. Ellas y ellos son importantes y la Amistad no es a quién conoces desde hace mucho tiempo, sino es quien llegó, se quedó y dijo “yo estoy aquí para ti” y lo demuestra.


Te dejo un video de What’s up Moms que me da mucha risa. Así me sentí cuando me convertí en madre y estoy segura que muchas se identificarán también.

M.