¿Cómo puedo enseñarle a mis hijos a ser agradecidos?

Mi hija practica equitación desde hace 3 meses. Ahí, para los principiantes, tienen la opción de rentar un casco y no tener un gasto extra en caso de que las clases no les gusten.
Para Navidad, se me hizo una excelente idea que mis papás le regalaran su propio casco para no tener que usar el de alguien más.
Yo personalmente lo escogí de su color favorito y me aseguré que la talla fuera la perfecta.

Así que en Navidad lo abrió con mucha ilusión y fue la niña más feliz.
Lo trajimos cargando desde México y cuando llegó el día de su clase… ¡Oh sorpresa! no la dejaron usarlo, porque no tenía el código de seguridad que la asociación de equitación exigía en los cascos.
Ya te imaginarás el dilema y yo como su mamá, traté de alivianar lo más que se pudiera la decepción y fui al día siguiente a cambiarlo por uno con el código (aunque tuviera que pagar un poco más).

Bueno para no hacerte el cuento largo, a mi hija no le gustó. Dijo que lo odiaba y que ni siquiera quería seguir en sus clases de equitación.
Obvio la entendía, y más que molesta en mi interior me sentía decepcionada porque a pesar de no ser su color favorito, iba a tener su propio casco para algo que ella había pedido por muchos meses ya.
Sentí que fue malagradecida. Pero la realidad no fue así.
Después de pensar mucho, entendí que el ser agradecida es una actitud y un sentimiento que toma tiempo desarrollar y a esa edad, todavía es muy inmaduro.

Seguro tu también te has visto mortificada cuando alguien le regala algo a tus hijos y estos no les dan las gracias o tienen algún buen gesto para con ellos y no te queda más que dar (en voz alta para que lo repitan) las gracias por ellos ¿NO?
O qué tal después de haber hecho mil actividades divertidas, comido su comida favorita o  haber visto su programa preferido y luego, pasa algún incidente y en vez de agradecer se quejan. Frustración y decepción ¿no?Además, cómo molesta que te digan que tus hijos son unos malagradecidos.

La verdad es que a esa edad aún no entienden muchas cosas, no han desarrollado la empatía y a veces nosotros esperamos que ellos piensen o sientan cosas que aún en su poca madurez, es difícil alcanzar; por eso nos sentimos decepcionados.
Pero CALMA PUEBLO nosotros podemos inculcarles el ser agradecidos.

 La clave es fomentar en ellos el sentimiento.

Ser agradecidos no es un estado de ánimo, es una actitud positiva.

Comienza por platicar con tus hijos sobre lo que les gusta (personas, objetos, comida, etc.) y cómo lo obtuvieron.

Haz una lista con ellos de lo que estén agradecidos y todas las personas que estuvieron involucrados en ello.

Pregunta por qué están agradecidos por eso.

Enséñales a apreciar los miembros de la familia. Las virtudes y lo que contribuyen al hogar.

Se tu también agradecida y házselos saber. “Gracias por recoger tu cuarto, que lindo se ve” “Gracias por poner las cosas en su lugar, se ve más ordenado” “Gracias por ayudarme a cortar la verdura, voy a terminar más rápido”

Agradezcan a las personas que les den un servicio. A los de la basura, a los de la recepción del colegio y platiquen el por qué están agradecidos con ellos.

Se paciente. A veces no obtendrás la actitud adecuada, pero con paciencia y amor verás que poco a poco la semilla de la gratitud se irá implantando y se convertirá en un modo de vida.

Ahora si, si alguien te dice que tus hijos son malagradecidos, mándalos a leer este post para que vean que no funciona así.

M.

Me rehúso a criar hijos inútiles.

Cuando comenzó el invierno el año pasado, toda la logística de las chamarras, guantes, gorros, mochilas, loncheras, termos y demás se volvió muy complicada a la salida de mis hijos de la escuela.
Saliendo del salón, siempre me daban todas sus cosas para poder abrir su snack y comérselo mientras caminamos para recoger a todos los demás.

Al final ya te puedes imaginar cómo estaba yo y todo eso, mientras parecía un enorme hombre de malvavisco por mi chamarra de casi cuerpo completo que tengo que usar para no morir de frío.
Lo que más coraje me daba era verlos a ellos frescos corriendo, mientras yo batallaba para caminar sin perder el balance con todas las cosas que llevaba encima.

Otro ejemplo que me desgastaba, era que siempre tenía que estar persiguiendo a mi hija la mayor para que hiciera AB SO LU TA MEN TE todo. Inclusive levantarla y vestirla en las mañanas porque de plano batalla mucho para despertar. Ya se, no me juzgues, era eso o que llegara tarde. Pero digamos que me cansé de cargar un saco dormido de 7 años.

Como esos ejemplos varios, hasta que dije ya basta.
                                        Me rehuso a criar hijos inútiles
Que escandaloso suena eso ¿No? Por eso me propuse que este año, ellos iban a ser responsables de sus cosas. Pero no solamente con la escuela, sino en todo momento.

No te voy a mentir, va a ser difícil, puesto que creo que aún están pequeños para muchas cosas. Seguramente van haber algunos retardos en la escuela, algunas mañanas sin desayunar, algunas prendas olvidadas, etc. Pero creo que ahorita es el momento clave para que lo aprendan, quieran o no. Sobretodo porque sólo nos tienen a mi y a su papá, sin nadie más que ayude en la casa.
Claro que siempre con nuestra ayuda. Porque eso les va a ayudar por el resto de sus vidas.

¿Pero cómo lo podemos hacer?

Te voy a compartir lo que nosotros estamos haciendo y que nos está funcionando.

Predica con el ejemplo. Juntos hagan un par de veces los deberes, para que ellos sepan qué hacer y luego ya lo puedan hacer ellos solos.

Adapta los espacios para que ellos puedan hacer las cosas. Ten a la mano banquitos, la ropa a un nivel que ellos alcancen, herramientas que ellos puedan usar, etc.

Dejen el uniforme/outfit listo en sus camas una noche anterior. Así no pierden tiempo en sacarlo a la mera hora.

Comienza el día 20-30 min antes. Eso te dará un colchón de tiempo extra a ti y a tus hijos para hacer lo que necesitan.

Dales opciones, pero que todas te lleven al mismo resultado. De esa forma, ellos sienten que tienen un poco de control.

Lleva a cabo un pizarrón de responsabilidades.

Olvida la perfección. Si no te sirve una técnica, prueba otra que alcance el objetivo.

Felicita.

Repite, repite y repite. Los niños aprenden por constancia. Si siempre se hace lo mismo, se convierte en un hábito.

Se realista. Actúa con responsabilidades de acuerdo a la edad.

Persevera.

Recuerda que nos cambios y el aprendizaje llevan tiempo. Hay días en donde tengo que recordarles hacer muchas cosas y otros en los que ellos las hacen en automático. Lo importante es que sembremos la semillita para que ellos continúen haciéndolo.

¡Buena suerte!

M.

 

 

 

 

 

 

Tips y Recomendaciones para tu viaje a Disney

¿Qué piensas cuando te dicen Disney?
Sin duda es magia, inocencia, diversión y mucho más.

Creo que todos nos hemos visto envueltos alguna vez en la vida en lo que trasmite Disney.
Además, en lo personal, forma parte muy linda en mi historia de ser mamá, puesto que hace poco más de 8 años en uno de los parques,  le di la noticia a mi marido que pronto íbamos a ser 3.

Este año tuvimos la oportunidad de ir por unos días al los parques que están a las afueras de París. Ya no fuimos solos los dos, sino con nuestros tres hijos y si que hace una gran diferencia.

No me considero experta en el tema, pero creo de que después de haber visitado la mayoría (Florida, California, París, Japón y Hong Kong)  puedo darles unas recomendaciones que son básicas para cualquier parque que visites.

Ir a Disney es un gran esfuerzo, físico y económico. Por eso hay que sacar el mayor provecho.

TICKETS. Una vez que hayas decidido las fechas de tu viaje, es super importante comprar los boletos enseguida. En algunos parques, sale más barato entre más días compres.
Muchas agencias también tienen ofertas y dependiendo de la temporada te puede salir más barato o más caro.

Con la compra de tu boleto, viene el Fast Pass básico y el Memory maker que es ligar todas las fotos que te tomen en los parques a una cuenta en línea para que luego las puedas descargar donde quieras.

OJO: Si tu tienes un voucher que luego tienes que cambiar por los boletos, llega al parque con mucho tiempo de anticipación. A nosotros los lectores no pudieron leer los vouchers y tuvimos que hacer fila en atención al cliente por casi 1:30hr.
Si este es tu caso, yo sugiero que alguien se vaya al parque antes y una vez que tenga los boletos en mano hagan la fila para entrar. O uno haga la fila para los vouchers y otro el de la entrada porque ambas son MUY largas.

FAST PASS/MAX PASS/FAST PASS+. En TODOS los parques con tu boleto de entrada viene incluido el Fast Pass. En cada juego hay una maquina donde te dan un boleto con una hora específica para que puedas entrar más rápido. En algunos parques no puedes sacar otro boleto en la misma hora hasta que ya haya pasado la hora de tu boleto anterior.
Con algunos boletos, tienes el beneficio de reservar los fast pass con 30 días de antelación o 60 si te hospedas en algún hotel en Disney.
Los puedes utilizar también para áreas especiales para ver los desfiles o hasta para reservar para conocer algún personaje.

En Disney París hay diferentes paquetes de Fast Pass. Para algunos juegos en específico, para todos los juegos pero solo una vez o el ilimitado.
Tu decides según tu presupuesto.

OJO: Si haces algo de fila, pero no los 75-90 min que se llevan algunos juegos.

SNACKS. En todos los parques puedes meter alimentos y bebidas. Yo recomiendo llevar muchos snacks porque los niños tiene hambre todo el tiempo. También una botella de agua que luego podrás rellenar en cualquier bebedero que se encuentran normalmente afuera de los baños.

COMIDAS. Sin duda la mejor opción son los buffets; sobretodo si tienes niños que son muy especiales para comer y que además no pueden estar mucho tiempo sentados.

Lo más recomendable es que compres un plan de comidas. Hay para todos los presupuestos y además te ahorras a que si compraras las comidas por separado. En todos los restaurantes puedes hacer reservación (hasta con 180 días de anticipación si tienes algún plan de comidas)
El plan de comidas funciona por créditos y si no los usas los puedes cambiar por snacks y comida rápida.
O también puedes llevar sándwiches y comerlos mientras haces fila. Todo se vale.

ROPA. No está de más que les recuerde que entre más cómodo vayan mejor.
Aquí es donde podemos vestirnos con todo lo que queramos de nuestros personajes favoritos y NO nos vamos a ver ridículas.

Yo sugiero que compren todo de los personajes fuera de los parques. La ropa (y todo en general) puede ser muy cara y en las tiendas como H&M, Zara, Bershka, Walmart, entre otras venden cosas muy lindas y para toda la familia.

Siempre es importante llevar alguna sudadera o rompevientos, porque en las noches refresca y/o llueve (o los famosos ponchos que no ocupan espacio).

Capas de ropa porque en algunos parques puedes tener todas las estaciones en un día.

Tennis para caminar y chanclas/flip flops en la mochila por si llegas a subirte a un juego en donde te mojes.

Protector solar, porque aunque algunos juegos estén bajo techo, en los trayectos te puedes quemar si es que vas en temporada de calor.

MOCHILAS. Olvídate de una bolsa de hombro, las mochilas es lo que necesitas por ser lo más práctico. Si van en pareja, uno puede llevar la mochila y el otro una cangurera para lo más sencillo (monedero, teléfono, batería, etc).

 

CARREOLA. Con niños pequeños es super necesario. De las más sencillas tipo de tijera son ideales. Ahí también puedes rentarlas y hay sencillas y dobles, pero te cobran por día y si ya la tienes, mejor ahorrar en eso.

JUEGOS DE LUCES Y PILAS. En las tiendas de los parques, venden muchos accesorios para usarse de noche en los desfiles. Estos accesorios no tienen nada de especial más que tienen luz y eso a los niños les encanta. Si tienes la oportunidad de buscarlos por fuera, te salen mucho más baratos y dan el mismo resultado; eso si, no te olvides de llevarte muchas pilas para que puedan servir por varios días. Lo mismo para juguetes que compres durante tu viaje.

 

PINS INTERCAMBIABLES. Uno de los accesorios que más les gusta a los niños un poco más grandes, es el de la correa/banda/collar que se cuelgan en el cuello y que va coleccionando pines de Disney.
Desde hace tiempo hay la tradición de intercambiar con otros niños y es una dinámica que a ellos les gusta mucho.
Los pines en los parques pueden ser muy caros. Yo recomiendo buscar un lote por internet donde te venden en grandes cantidades (sobretodo si tienes varios hijos) y que puede tener de muchos personajes.

 

LIBRO DE AUTÓGRAFOS. En las tiendas de los parques puedes encontrar estos libros de todo tipo. Es emocionante pedirle el autógrafo a los personajes y es un recuerdo muy lindo. Sin embargo, estos libros también los puedes comprar y/o hacer tu.

Compra un cuaderno con hojas blancas y portada dura. Haz un diseño con la silueta de tu personaje favorito y el nombre de tu pequeño. Fórralo con plástico transparente y listo. Ahí tienes tu libro de autógrafos personalizado. Los niños lo van a amar y ni se van a dar cuenta de que no es oficial (al final de cuentas lo que importa es el autógrafo)
No se te olvide llevarte plumones tipo Sharpie y ser tu el que le de el plumón al personaje  (mis hijos mancharon de morado a Eeyore, ups!)

 

COMIDAS CON LOS PERSONAJES. Ver a los personajes paseando por el parque puede ser emocionante (te lo digo yo que perseguí a Cenicienta), pero también abrumador porque todo el mundo se quiere tomar foto con ellos y tener su autógrafo. Puedes pasar hasta 90minutos haciendo fila con alguno y eso los niños no lo disfrutan.

Si tienes oportunidad, reserva un restaurante donde puedas “comer” con los personajes. No son baratos eso si y dependiendo tu plan de comida, lo pueden incluir. La comida es buena, pero realmente lo que estás pagando es tomarte la foto con los personajes sin tener que esperar tanto. Tus hijos y tu lo van a agradecer después.

 

HOTELES EN DISNEY. Los parques tienen muchas opciones de hoteles según tu presupuesto.  Revisa bien las opciones porque quedarse en los hoteles oficiales tiene sus beneficios (que al final sale muy bien costo/beneficio). Todos son hoteles temáticos, entonces nunca dejas la magia.

Cuentan con un traslado (Shuttle) de aeropuerto al hotel y del hotel a los parques.

Las compras que realices en los parques te las hacen llegar a tu hotel.

Te dan un brazalete personalizado que se llama Magic Band que sirve como una tarjeta de crédito que está ligada con la de tu banco. Es tu boleto de entrada a los parques y también es la llave de tu habitación. Está ligada a tu cuenta para las fotos que te tomen en los parques y además tienes el check in para el Fast Pass+

Además también tienes horario extra de entrada y salida en los parques.

ESTACIONAMIENTO. Normalmente es caro y depende de dónde te quieras estacionar. Lo mejor es tomar la transportación gratuita que ofrecen los hoteles o de plano tomar taxi o uber.

EDAD Y ESTATURA PARA LOS JUEGOS. Todos los juegos tienen restricción de edad y estatura, sobretodo los que son muy fuertes. Asegúrate de estar informada sobre esto para evitar decepciones. Hay algunos juegos en donde se permite tener a tu hijo en tu regazo pero son muy pocos.
En la página oficial viene toda la información de cada atracción.

APPS.  Según el parque que visites, hay un aplicación para tu teléfono.
Son ideales porque desde ahí puedes comprar boletos, hacer reservaciones, bajar fotos, el mapa de los parques y ves en tiempo real, el tiempo de fila de cada juego.

SHOWS. Dependiendo la temporada hay algunos show especiales. Como por ejemplo el de los villanos durante Halloween o Frozen durante la época de Navidad. Algunos son desfiles y otros son en áreas de los parques. Revisa en la página o en la app para más información de fechas. ¡No te pierdas ninguno!

Al final del día hay un show de luces y fuegos artificiales. Algunos niños son muy sensibles al ruido, sin embargo pueden disfrutar perfectamente el espectáculo. Llévate un aislante de ruido o unos audífonos para que no les molesten sus oídos.

¿Qué tal? Todos los parques son diferentes y hay infinidad de blogs y grupos en las redes sociales donde puedes encontrar muchos tips.
Creo que estos son los más básicos pero igual de importantes.

Si tu tienes alguno que no esté en la lista, con gusto lo comparto. ¡Entre más mejor!

Espero te sirvan.

M.

Nutrición especializada para preescolares

Como bien sabes en casa tenemos 3 niños menores de 6 años.
Como mamá una de mis principales responsabilidades, es que ellos estén alimentados de una forma sana y balanceada. Por eso diariamente llevo la tarea de informarme sobre los ingredientes que tiene todo lo que compro y a enseñarlos a comer bien.

No creas, ¡No ha sido fácil! Dos de mis hijos han sido muy especiales para comer. Con mi primera hija me preocupaba mucho, porque además de que no quería comer variado, comía muy poco y ahora con mi tercer hijo tiene la moda de que nada le gusta.
Así que como puedes leer, cada niño tiene una forma diferente y por eso es todo un reto para mi como mamá.

Leyendo encontré este artículo de nutrición que me pareció muy útil y quisiera compartírselos.


El Club de Nutrición de Nido nos platica que la infancia es la etapa de la vida ideal para aprender a comer de forma saludable con la guía de padres, cuidadores y profesionales de la salud.

Las necesidades energéticas de los niños pueden variar mucho y se recomienda respetar la sensación de saciedad o de hambre expresada por los propios niños. Una ración puede no ser suficiente para unos y en cambio ser demasiado para otros. Mientras que unos comen poco y tienen hambre cada dos horas; otros pueden ingerir cantidades mayores y esperar tranquilamente hasta la siguiente comida.

No todos los padres saben que es fundamental realizar una transición a dieta familiar que incluya la correcta nutrición en ésta etapa, ya que una inadecuada alimentación del niño en la etapa preescolar por la exposición a patrones alimentarios con excesos o deficiencias, tendrá influencia en su salud presente y futura. La energía y nutrimentos de la alimentación diaria deben ser suficientes y evitar deficiencias, pero sin excesos que ocasionen ganancias de peso y obesidad. Estos son los riesgos cuando el niño preescolar se incorpora a la dieta familiar sin la transición correcta en tipo y cantidad de alimentos.

El Comité de Nutrición de la Sociedad Europea de Nutrición y Gastroenterología Pediátrica (ESPANG) recomienda la utilización de leche especialmente diseñada para niños hasta los tres años, pero la mayoría de familias no la emplean y los niños pequeños en etapa preescolar en México no están cumpliendo con importantes recomendaciones de alimentación dirigidas a apoyar un crecimiento saludable, desarrollo y prevención de la obesidad. Actualmente existen en el mercado productos infantiles que ofrecen nutrición especializada, indicadas para niños a partir del año, ya que son el paso intermedio entre la leche de continuación y la leche líquida familiar, debido a que ésta última no es adecuada aún por ser insuficiente en hierro, zinc, vitamina A, C y E, e inadecuada en proteína y grasas.

La alimentación en el niño de uno a tres años ya es variada y la preparación y presentación de los alimentos y bebidas están cambiando, sin embargo se mantiene y debe vigilar el objetivo de evitar la deficiencia de nutrimentos.

Con base en los requerimientos a esta edad, se puede determinar qué alimentos y en qué cantidad se deben dar al niño: 1,000 kilocalorías como promedio de energía al día, de las cuales el 50 o 55% deben ser aportadas por carbohidratos, el 30-35% por grasas y 1 gramo de proteína por kg de peso con especial atención en las fuentes de calcio y al hierro.

Carbohidratos: energía para el desarrollo.

La preferencia por los alimentos dulces y energéticos está presente desde el nacimiento ya que es parte de la evolución del ser humano. Esta preferencia puede ser modificada o formada, pero no suprimida, y es fundamental encontrar el punto intermedio entre la correcta nutrición y el placer de comer. La glucosa es la fuente de energía indispensable para la vida ya que se requiere como combustible para los procesos metabólicos de todas las células del cuerpo.

Los azúcares son las fuentes de glucosa para todo ser humano, y en la alimentación infantil se encuentran generalmente en la leche materna y fórmulas a base de leche (lactosa), las frutas y los cereales, que en conjunto deben completar el 50-55% de la energía diaria para el niño.

Proteínas, calcio y hierro suficientes.

La leche continúa siendo en esta etapa uno de los pilares en la alimentación infantil por ser fuente de proteína y calcio, sin embargo su contenido de hierro no es suficiente. Por ello, las fórmulas de crecimiento adicionadas permiten proporcionar al niño nutrición especializada cubriendo necesidades nutricionales propias de su etapa, mientras que continúa su camino en la inclusión de otros alimentos que cubran sus requerimientos.

Salud digestiva y defensas con probióticos y prebióticos

No solo los nutrimentos de la dieta son indispensables para los niños en constante crecimiento y desarrollo. Una reciente revisión del Comité de Nutrición de la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN) establece que la adición de probióticos en las fórmulas de crecimiento puede tener efectos benéficos para la salud digestiva, disminución en el empleo de antibióticos e intensidad de cólicos.

Los prebióticos por su parte, son fibras que actúan como alimento para el crecimiento y función de las bacterias benéficas en favor de la salud del niño.

Muchos papás y mamás de hoy, saben que la nutrición en esta etapa debe recibirse tanto en casa como en la guardería, y además de las vitaminas y minerales que favorecen el sistema inmunológico, los probióticos y prebióticos fortalecen las defensas que necesitan al convivir con otros niños y otras personas.

En conclusión, una fórmula de crecimiento es la fuente completa de nutrimentos específicos y en las cantidades correctas para las necesidades de la etapa.

El estado de nutrición en los primeros años de vida es la base para un desarrollo completo y los conocimientos que aporta la ciencia son útiles para apoyar la promoción continua de pautas de alimentación basadas en evidencia para niños mexicanos jóvenes.

Te recuerdo que el Club de Nutrición es una herramienta de información muy útil. Aquí puedes encontrar un acceso directo a toda información que te acabo de compartir.

M.

Mamá no te enganches

Hace un par de días en casa tuve un altercado con mi hija. Es más, ya ni me acuerdo por qué fue, pero si tengo muy presente el sentimiento que tuve después de nuestra “pelea”.

En casa tratamos de practicar la disciplina positiva, pero aunque se escucha de maravillas, la verdad es que a veces es difícil llevarla a cabo.
Siendo una persona muy emocional, a veces se me dificulta dejar ir las cosas. No es broma, pero hay momentos en donde la canción de “Let it go” retumba en mi cabeza, porque realmente muchas situaciones deben de ser así.

Yo creo que mis hijas salieron igual de emocionales como yo.

Con el tiempo, hemos descubierto su personalidad y temperamento. Hoy a sus 6 y 4 años, siento que se carburan muy rápido, por cosas tan sencillas y los sentimientos les nubla la razón.
A veces siento como que hemos llegado a la adolescencia antes de tiempo, porque se van dando golpes con los pies en el piso y cuando se van a su habitación cierran la puerta de golpe.
Yo…¡Claro que eso me carbura también! Trato de mantener la calma y darles su espacio. Pero es muy difícil.

Hay momentos en donde yo siento que ellas están midiendo mi paciencia. Ya nos molestamos y aún después de retirarse a “calmarse” siguen retándome. Ya sea pegándole a la pared, haciendo un ruido molesto, gritando cosas “hirientes” u otra cosa que puede ponernos a prueba por más que hagamos de oídos sordos.

Enseñar a nuestros hijos a descifrar sus sentimientos y a calmarse, no es cosa que suceda de la noche a la mañana. Por lo menos nuestra hija mayor ya nos ha dicho cómo se siente en esos momentos, pero no sabe cómo calmarse y en eso trabajamos todos los días.

Justo en estos días tuvimos otro altercado. Típico que les pides a tus hijos que no hagan cierta cosa, pasan la orden por alto y luego algo pasa. Bueno así sucedió y la reacción de mi hija fue de enojo. Se fue llorando a otro cuarto porque sabía que lo que había pasado era su culpa aún y cuando le habíamos advertido. Tratamos de darle su espacio, pero escaló escaló y no se cómo, terminé llamándole la atención porque estaba metida debajo de un mueble llorando sin hacerme caso cuando le pedía que se saliera porque se iba a romper. Mi marido tuvo que intervenir y el terminó solucionando el drama.

Y así como este ejemplo ¡Muchos!

Algo que también hemos aprendido con el tiempo es escoger nuestras batallas. La forma en como enfrentamos los problemas es muy diferente en todos los miembros de la familia. Mi esposo y yo como el equipo que somos, tratamos de darnos apoyo cuando uno de los dos lleva la batuta en solucionar el drama que se está llevando en ese momento. Podremos no estár de acuerdo con lo que el otro está haciendo, pero nunca le daremos la contra enfrente de nuestros hijos – ya lo arreglaremos después.

En fin, esto de la maternidad es un constante estira y afloja y la verdad es que muchas veces –si no es que la mayoría- los niños olvidan rápido el por qué se molestaron y vuelven a estar como si nada….y una como loca con los pelos de punta.

Mi recomendación es que trates de no engancharte. Recuerda que nuestras pequeñas personitas están descubriendo sus sentimientos y sus emociones y aún ni saben cómo manejarlas. Ya se, se siente una impotencia fatal, pero nosotros en esta vida hemos tenido más tiempo para saber en dónde nos enfocamos más y en dónde no.

Mama no te enganches, respira profundo y literal cuenta hasta 10.

M.

 

Técnicas para ayudar a nuestros hijos con la escritura

Como cualquier mamá, una de mis principales preocupaciones, es que a mis hijos les vaya bien en la escuela.

Siendo madre primeriza en etapa escolar, es muy difícil no sentirse aprehensiva cuando no sabes a ciencia cierta si tu hijo va con el promedio de aprendizaje.
Es muy común caer en las pláticas de las demás mamás y quieras o no, inconscientemente comienzan las comparaciones.

No te voy a mentir, con mi hija la mayor nos toma un poco más de lo que pensaba en que haga sus deberes escolares.
Es muy distraída y como cualquier niño, prefiere jugar o ver la tele que estar sentada haciendo tarea. Yo en lo personal me siento muy frustrada porque a pesar de que le digo que entre más rápido terminemos, más rápido podrá hacer lo que ella quiera, parece no importarle y al final podemos pasar horas sentadas, tratando de que ella se concentre.

He descubierto que tenemos que trabajar aún más en la escritura y deletreo, así que junto con la escuela, hemos encontrado algunas técnicas para que ella pueda practicar y que al final no sean tan tediosas y aburridas.
Algunas de estas técnicas han demostrado ser de mucha ayuda para incrementar el nivel de lectura y escritura en niños en etapa pre-escolar.

  • No deben de excederse a más de 15 minutos, 3 veces a la semana.
  • Son sencillas y prácticas para poderlas realizar en la comodidad del hogar.

Base plana y glitter, arroz, etc.

Escribir con comida, ya sea pasta o cuando utilizas algún aderezo como la ketchup. Solo asegúrate que sea cuando ya hayan terminado de comer.

Hacer crucigramas.

Utilizar plastilina de colores.

Con limpia pipas también es ideal para hacer letras.

Hacer una palabra y repetirla hacia abajo con todos los colores del arcoíris o también se puede colorear por encima de la palabra en negro.

Juegos como “Ahorcado” o "Scrabble"

Escritura en el piso o en las paredes del patio con gises de colores o con agua. O si estás en la playa en la arena también.

¡Usa la tecnología a tu favor! Hay muchas aplicaciones para practicar la lectura y deletreo. Sólo recuerda que el uso de las tabletas deben de ser con tiempo limitado.

Recuerda.

Invierte en tiempo. Muchos niños necesitan más tiempo que otros. Tu lo vas a descubrir conforme la marcha.

Toma en cuenta sus intereses. Libros, temas, programas, caricaturas, etc. Eso lo hará más atractivo para ellos.

Predica con el ejemplo. Que tu hijo te vea escribiendo también. Ellos aprenden observando.

Hazlo parte de tu rutina. Ya sea haciendo una lista del super, haciendo un cuento o con lo que a ti se te ocurra que pueden practicar las palabras que el va aprendiendo.

Felicita su trabajo. A todos hasta los niños les gusta saber cuando hacen algo bien.

Espero que estos consejos te sean de utilidad y tu y tu hijo se diviertan practicando.

M.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DIY: Galletas para Santa Claus

No es ningún secreto que me encanta la época navideña, sin embargo para algunas personas puede ser una temporada muy estresante por todo el proceso de la compra de regalos.
¡Para mi lo es también! No me malinterpretes, me encanta regalar y ver las caras cuando reciben mis regalos, la verdad es que es algo incomparable; pero también me gusta dar algo que valga la pena y no vaya a terminar en la basura, así que la búsqueda puede tardar más de lo planeado.

Este año me preparé con tiempo y les hice a las maestras de mis hijos estos frascos con la mezcla exacta para preparar galletas navideñas.
Las llamo Galletas de Santa Claus, por que es una excelente idea para hacerlas con los niños para el día de noche buena.

Hoy te comparto cómo hacerlas, así como el video del tutorial.

Si tienes tiempo de sobra y quieres agregarle un toque extra, yo recomiendo que tu con tus hijos horneen las galletas y anexes una bolsita con 1-2 de ellas al frasco con la mezcla y si te quieres ver aún más dadivosa, agrega un pequeño mezclador tipo globo, para que el kit esté completo.

Es una bonita dinámica para hacer con los niños y además un regalo muy rico y original, ya que el envase de vidrio es algo que se puede usar después en la cocina.

Espero te guste y si te animas a hacerlas no se te olvide compartirnos tus creaciones.

M.

INGREDIENTES

1 1/3 Taza de harina
1 Taza de avena cruda
1 Taza de chispas de chocolate (yo use semi amargo)
1/3 Taza de azúcar morena
1/3 Taza de azúcar blanca
Envase de vidrio con tapa de 750ml-1lt
Listón rojo
Tarjeta con instrucciones ↓

INSTRUCCIONES

Calienta el horno a 170C y prepara una charola con papel encerado.

Vierte los ingredientes en un bowl grande y mezcla con 1/2 taza de mantequilla derretida 1 huevo y 1/2 cucharada de extracto de vainilla.

Haz bolitas con la mezcla y acomódalas en la charola con el papel encerado por 10 minutos.

Qué hacer en caso de encontrar una Garrapata

Quien tiene mascotas, está muy familiarizado con la precaución que se debe de tener cuando conviven con los niños.

Nosotros tenemos un perro desde hace casi 10 años y jamás en la vida, le hemos quitado una garrapata.
Por más de 6 años de convivencia niños-perro, la verdad es que nunca nos hemos preocupado porque estos horribles bichitos lleguen a nuestros hijos. Sin embargo, estábamos consientes de que tarde o temprano podían aparecer.

¿Sabes qué es una garrapata?

Son unos pequeños bichitos que se adhieren a la piel muy fácilmente.
Normalmente se trasladan a zonas calientes del cuerpo, se “enganchan” a la piel y comienzan a alimentarse de sangre.
Son muy comunes entre los animales y entre más sangre toman, más crecen.

Donde vivimos es una zona llena de árboles y además en nuestro patio tenemos muchos. Las garrapatas se esconden en zonas de mucha vegetación y la verdad es que todos estamos expuestos a ellos.

El otro día por la mañana, estaba apunto de peinar a mi hija cuando ¡oh sorpresa! había un pequeño bulto negro justo detrás de la oreja por donde se abrocha el arete.


¡Me traumé!
¿Pero por qué? Si la higiene que tenemos con nuestros hijos es alta y además nunca le habíamos encontrado una a la perrita. Pues al parecer es que estos bichitos no respetan nada ni a nadie.

Bueno, entre corriendo casi hiperventilándome y mis hijos sin entender por qué me ponía así, me puse manos a la obra. El veterinario aún no estaba abierto y en hacer cita con el médico no era una posibilidad.

Te voy a decir cómo sacar una garrapata.

Para empezar necesitas de un instrumento especial, pero como no soy veterinario obvio no lo tenía, así que con unas pinzas para la ceja.

No rocíes al bicho con nada, porque no va a tener ningún efecto y puede ser contraproducente. Se puede “ahogar” e instintivamente meter más a la piel.

Con la pinza pegada a la piel, sujeta muy bien el cuerpo del bicho y jálalo hacia arriba. No le des vuelta.

Si este método no funciona, amarra un hilo alrededor de la garrapata, lo más cercano a la piel y a la cabeza del bicho y tira lentamente hasta que se separe de la piel.

Tíralo en algún lugar donde no pueda salir (escusado, lavabo o en un tazón con alcohol)

Revisa que no haya quedado ningún bulto dentro de la piel, porque eso puede significar que la cabeza del bicho siga adentro.

Desinfecta la zona.

Visita al doctor para que lo revise y confirme que se haya removido todo.

Mantén en observación. Si ves que alrededor de donde se extrajo el bicho, se forma un aro rojo, puede ser que todavía haya restos del cuerpo y eso puede causar infección.

La picadura de una garrapata puede ocasionar muchas infecciones, así como transmisión de enfermedades.
Si ves que a tu hijo le da cualquiera de estos síntomas ve al médico inmediatamente:

Fiebre,
Dolor de cabeza y/o muscular,
Alteraciones en la piel (sobretodo donde fue la mordedura),
Ganglios inflamados,
Rigidez en el cuello,
Debilidad,
Sarpullido,
Falta de coordinación motriz

Como ves, esto no es cuestión de limpieza o falta de ella. Pero si es algo que debemos de tener precaución y saber reaccionar cuanto antes, para que no haya efectos secundarios.

Espero nunca estés en la misma situación, pero si llega a sucederte, espero esta información sea de ayuda.

 

 

Mi hija se muerde las uñas

Cuando era pequeña tenía una maña muy fea que literal me sacaba hasta sangre. Me mordía las uñas.
La psicóloga le decía a mi mamá, que era una sobrecarga de energía, que necesitaba salir por algún lugar.
Pasaron los años y con ellos mucha sangre y dedos inflamados, pero no fue sino hasta que me pusieron uñas postizas por primera vez, que dejé de mordérmelas; me crecieron por abajo y cuando me las quitaron, me las pinté muy bonitas y dejé de mordérmelas para que no se me cayera el esmalte.

Crecí y esa maña se convirtió en tocarme MUY seguido las manos.
Han habido personas cercanas, que me dan manazos para que me suelte las manos o mi esposo me toma de la mano y así solo tengo libre una y demás. Pero la realidad es que eso no sirve y por más que quiera quitarme ese malo hábito, creo que se quedará de por vida.

No se si es herencia o qué, pero últimamente he visto a mi hija seguir mis pasos.

Mi hija se muerde las uñas.

La razón por la que las personas se muerden las uñas pueden ir desde nerviosismo, ocio, estrés o hasta imitación a alguien más. Es un hábito nervioso, así como lo es tocarse el cabello, morder las plumas, chuparse el dedo, etc. La verdad es que es nefasto, pero es una forma de reaccionar a situaciones de presión.

Mi hija lo hace cuando está viendo la tele o cuando le estamos llamando la atención. Hasta el momento no es algo grave, pero si ha pasado más de una vez que se llega a jalar las uñas que se muerde y al hacerlo tan deprisa, se lastima.

¿Cuándo debo de preocuparme?

La verdad es que bien podría decirte que usaras guantes, esos esmaltes que saben asquerosos o tratar de distraerlo cuando lo hace, ya sea con algún juguete como el Fidget Spinner y otra cosa que mantengan sus manos ocupadas.
Pero creo que si tu hijo lo hace muy seguido, vale la pena profundizar y lograr encontrar una razón por la cuál lo hace.

La ansiedad en los niños puede llevarlos a tener una fijación oral. Ya sea el chupón, chuparse el dedo, meterse cosas a la boca o morderse las uñas. Y eso crece con ellos hasta la edad adulta.

Yo lo hago cuando tengo mucha carga de trabajo en la casa o cuando paso mucho tiempo con los niños.
Mi hija por el momento lo hace en las tardes, después de haber pasado mucho tiempo en la escuela y se sienta a descansar.
También lo hace cuando está aburrida o cuando tiene algún pedacito de carne (pellejo o padrastro) levantado.

Normalmente es un hábito que se va quitando con el tiempo, pero si ves que tu hijo cada día lo hace más seguido y se está lastimando, tal vez lo puedas ayudar.
Es muy importante hacerlo de una forma que no se avergüencen de lo que hacen.

  • Mantén las uñas cortas.
  • Comienza con metas reales y cortas. 24 horas, 48 y así.
  • Si son niñas y la escuela lo permite, tal vez pintar las uñas con un esmalte lindo y animarlas a que no se las muerda para mantener el color.
  • Algún premio pequeño a corto plazo puede servir, sobretodo si el mal hábito apenas va comenzando.
  • Ayúdalo a que este consiente del hábito, para que esté más alerta. Tal vez alguna señal que solo la familia conozca.
  • No lo avergüences y menos enfrente de la gente.
  • Platícalo con su maestra, tal vez ella tenga otras técnicas que puedan servir.

Recuerda que este hábito es muy difícil de parar. Requiere de muchos intentos , mucha paciencia y perseverancia. Pero asegúrale que tu estás a su lado y lo vas a seguir ayudando.

Vuelve a la rutina académica con Smartick

Como mamá de niños en etapa escolar, la verdad es que para mi es muy importante que den seguimiento en el hogar a lo que han aprendido en la escuela. Sin embargo, tampoco los quiero saturar de temas académicos porque si de por si pasan 5 horas diarias estudiando, también quiero que tengan un tiempo de relajación y de juego.

Con mis hijas hemos desarrollado una rutina donde hay tiempo para todo, pero hemos descubierto que también pueden aprender de una forma divertida y entretenida .

Durante el verano, descubrimos Smartick. Un método para aprender matemáticas basado en Inteligencia artificial que se adapta en tiempo real a las necesidades de cada niño, después de sus sesiones diarias pueden acceder al Mundo virtual y juegos, los cuales son totalmente lúdicos.
Diseñada para niños de 4-14 años, lo puedes encontrar en español e inglés.

Si bien, no quería que pasaran el verano sin practicar un poco de matemáticas y escritura, encontré que Smartick tiene sesiones entretenidas de sólo 15 minutos, en donde ellas mismas estaban tan concentradas y motivadas que a veces hasta me pedían más tiempo en la tablet.

Su sistema no son nada más sesiones de matemáticas, les ayuda a resolver problemas de diferentes formas, los ayudar a hacerlo a su propio tiempo y además es divertida.

Comienzas haciendo tu avatar a tu gusto, haces las actividades por pasos y cuando aciertas te ganas estrellas que luego puedes intercambiar por artículos para jugar, decorar tu habitación y más.

Tienen una sección en donde pueden competir en tiempo real con otros niños que también hacen Smartick y así hacer una red de amigos más grande.

Te puedo asegurar que a mis hijas les gustó bastante y lo mejor es que, ahora que regresaron a clases, con esta app nos va a ayudar a lograr regresar a la rutina académica en menos tiempo.

Visita su página Smartick para que la conozcas un poco más. Tiene un periodo de prueba de 15 días, los cuales considero que son suficientes para que sepas el ritmo con el que trabaja.
De verdad que la inversión en lo que nuestros hijos aprenden, desarrollan habilidades, juegan y pasan su tiempo libre, vale la pena cuando es de calidad.

¡Pruébala!