Nutrición especializada para preescolares

Como bien sabes en casa tenemos 3 niños menores de 6 años.
Como mamá una de mis principales responsabilidades, es que ellos estén alimentados de una forma sana y balanceada. Por eso diariamente llevo la tarea de informarme sobre los ingredientes que tiene todo lo que compro y a enseñarlos a comer bien.

No creas, ¡No ha sido fácil! Dos de mis hijos han sido muy especiales para comer. Con mi primera hija me preocupaba mucho, porque además de que no quería comer variado, comía muy poco y ahora con mi tercer hijo tiene la moda de que nada le gusta.
Así que como puedes leer, cada niño tiene una forma diferente y por eso es todo un reto para mi como mamá.

Leyendo encontré este artículo de nutrición que me pareció muy útil y quisiera compartírselos.


El Club de Nutrición de Nido nos platica que la infancia es la etapa de la vida ideal para aprender a comer de forma saludable con la guía de padres, cuidadores y profesionales de la salud.

Las necesidades energéticas de los niños pueden variar mucho y se recomienda respetar la sensación de saciedad o de hambre expresada por los propios niños. Una ración puede no ser suficiente para unos y en cambio ser demasiado para otros. Mientras que unos comen poco y tienen hambre cada dos horas; otros pueden ingerir cantidades mayores y esperar tranquilamente hasta la siguiente comida.

No todos los padres saben que es fundamental realizar una transición a dieta familiar que incluya la correcta nutrición en ésta etapa, ya que una inadecuada alimentación del niño en la etapa preescolar por la exposición a patrones alimentarios con excesos o deficiencias, tendrá influencia en su salud presente y futura. La energía y nutrimentos de la alimentación diaria deben ser suficientes y evitar deficiencias, pero sin excesos que ocasionen ganancias de peso y obesidad. Estos son los riesgos cuando el niño preescolar se incorpora a la dieta familiar sin la transición correcta en tipo y cantidad de alimentos.

El Comité de Nutrición de la Sociedad Europea de Nutrición y Gastroenterología Pediátrica (ESPANG) recomienda la utilización de leche especialmente diseñada para niños hasta los tres años, pero la mayoría de familias no la emplean y los niños pequeños en etapa preescolar en México no están cumpliendo con importantes recomendaciones de alimentación dirigidas a apoyar un crecimiento saludable, desarrollo y prevención de la obesidad. Actualmente existen en el mercado productos infantiles que ofrecen nutrición especializada, indicadas para niños a partir del año, ya que son el paso intermedio entre la leche de continuación y la leche líquida familiar, debido a que ésta última no es adecuada aún por ser insuficiente en hierro, zinc, vitamina A, C y E, e inadecuada en proteína y grasas.

La alimentación en el niño de uno a tres años ya es variada y la preparación y presentación de los alimentos y bebidas están cambiando, sin embargo se mantiene y debe vigilar el objetivo de evitar la deficiencia de nutrimentos.

Con base en los requerimientos a esta edad, se puede determinar qué alimentos y en qué cantidad se deben dar al niño: 1,000 kilocalorías como promedio de energía al día, de las cuales el 50 o 55% deben ser aportadas por carbohidratos, el 30-35% por grasas y 1 gramo de proteína por kg de peso con especial atención en las fuentes de calcio y al hierro.

Carbohidratos: energía para el desarrollo.

La preferencia por los alimentos dulces y energéticos está presente desde el nacimiento ya que es parte de la evolución del ser humano. Esta preferencia puede ser modificada o formada, pero no suprimida, y es fundamental encontrar el punto intermedio entre la correcta nutrición y el placer de comer. La glucosa es la fuente de energía indispensable para la vida ya que se requiere como combustible para los procesos metabólicos de todas las células del cuerpo.

Los azúcares son las fuentes de glucosa para todo ser humano, y en la alimentación infantil se encuentran generalmente en la leche materna y fórmulas a base de leche (lactosa), las frutas y los cereales, que en conjunto deben completar el 50-55% de la energía diaria para el niño.

Proteínas, calcio y hierro suficientes.

La leche continúa siendo en esta etapa uno de los pilares en la alimentación infantil por ser fuente de proteína y calcio, sin embargo su contenido de hierro no es suficiente. Por ello, las fórmulas de crecimiento adicionadas permiten proporcionar al niño nutrición especializada cubriendo necesidades nutricionales propias de su etapa, mientras que continúa su camino en la inclusión de otros alimentos que cubran sus requerimientos.

Salud digestiva y defensas con probióticos y prebióticos

No solo los nutrimentos de la dieta son indispensables para los niños en constante crecimiento y desarrollo. Una reciente revisión del Comité de Nutrición de la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN) establece que la adición de probióticos en las fórmulas de crecimiento puede tener efectos benéficos para la salud digestiva, disminución en el empleo de antibióticos e intensidad de cólicos.

Los prebióticos por su parte, son fibras que actúan como alimento para el crecimiento y función de las bacterias benéficas en favor de la salud del niño.

Muchos papás y mamás de hoy, saben que la nutrición en esta etapa debe recibirse tanto en casa como en la guardería, y además de las vitaminas y minerales que favorecen el sistema inmunológico, los probióticos y prebióticos fortalecen las defensas que necesitan al convivir con otros niños y otras personas.

En conclusión, una fórmula de crecimiento es la fuente completa de nutrimentos específicos y en las cantidades correctas para las necesidades de la etapa.

El estado de nutrición en los primeros años de vida es la base para un desarrollo completo y los conocimientos que aporta la ciencia son útiles para apoyar la promoción continua de pautas de alimentación basadas en evidencia para niños mexicanos jóvenes.

Te recuerdo que el Club de Nutrición es una herramienta de información muy útil. Aquí puedes encontrar un acceso directo a toda información que te acabo de compartir.

M.

Qué hacer en caso de encontrar una Garrapata

Quien tiene mascotas, está muy familiarizado con la precaución que se debe de tener cuando conviven con los niños.

Nosotros tenemos un perro desde hace casi 10 años y jamás en la vida, le hemos quitado una garrapata.
Por más de 6 años de convivencia niños-perro, la verdad es que nunca nos hemos preocupado porque estos horribles bichitos lleguen a nuestros hijos. Sin embargo, estábamos consientes de que tarde o temprano podían aparecer.

¿Sabes qué es una garrapata?

Son unos pequeños bichitos que se adhieren a la piel muy fácilmente.
Normalmente se trasladan a zonas calientes del cuerpo, se “enganchan” a la piel y comienzan a alimentarse de sangre.
Son muy comunes entre los animales y entre más sangre toman, más crecen.

Donde vivimos es una zona llena de árboles y además en nuestro patio tenemos muchos. Las garrapatas se esconden en zonas de mucha vegetación y la verdad es que todos estamos expuestos a ellos.

El otro día por la mañana, estaba apunto de peinar a mi hija cuando ¡oh sorpresa! había un pequeño bulto negro justo detrás de la oreja por donde se abrocha el arete.


¡Me traumé!
¿Pero por qué? Si la higiene que tenemos con nuestros hijos es alta y además nunca le habíamos encontrado una a la perrita. Pues al parecer es que estos bichitos no respetan nada ni a nadie.

Bueno, entre corriendo casi hiperventilándome y mis hijos sin entender por qué me ponía así, me puse manos a la obra. El veterinario aún no estaba abierto y en hacer cita con el médico no era una posibilidad.

Te voy a decir cómo sacar una garrapata.

Para empezar necesitas de un instrumento especial, pero como no soy veterinario obvio no lo tenía, así que con unas pinzas para la ceja.

No rocíes al bicho con nada, porque no va a tener ningún efecto y puede ser contraproducente. Se puede “ahogar” e instintivamente meter más a la piel.

Con la pinza pegada a la piel, sujeta muy bien el cuerpo del bicho y jálalo hacia arriba. No le des vuelta.

Si este método no funciona, amarra un hilo alrededor de la garrapata, lo más cercano a la piel y a la cabeza del bicho y tira lentamente hasta que se separe de la piel.

Tíralo en algún lugar donde no pueda salir (escusado, lavabo o en un tazón con alcohol)

Revisa que no haya quedado ningún bulto dentro de la piel, porque eso puede significar que la cabeza del bicho siga adentro.

Desinfecta la zona.

Visita al doctor para que lo revise y confirme que se haya removido todo.

Mantén en observación. Si ves que alrededor de donde se extrajo el bicho, se forma un aro rojo, puede ser que todavía haya restos del cuerpo y eso puede causar infección.

La picadura de una garrapata puede ocasionar muchas infecciones, así como transmisión de enfermedades.
Si ves que a tu hijo le da cualquiera de estos síntomas ve al médico inmediatamente:

Fiebre,
Dolor de cabeza y/o muscular,
Alteraciones en la piel (sobretodo donde fue la mordedura),
Ganglios inflamados,
Rigidez en el cuello,
Debilidad,
Sarpullido,
Falta de coordinación motriz

Como ves, esto no es cuestión de limpieza o falta de ella. Pero si es algo que debemos de tener precaución y saber reaccionar cuanto antes, para que no haya efectos secundarios.

Espero nunca estés en la misma situación, pero si llega a sucederte, espero esta información sea de ayuda.

 

 

Cómo explicarles a nuestros hijo la desgracia en México

Ayer nuestro querido país se vio nuevamente afectado por un desastre natural.
Un terremoto de 7.1 con epicentro en Puebla afectó miles de millones de personas.

Un caos por donde quiera que viera. Noticias de personas rescatadas, aún extraviadas, calles cerradas, gente atrapada en el tráfico, mensajes y más mensajes para confirmar que nuestros familiares y amigos estaban bien.

Para una persona que vive fuera de su país es muy frustrante ver todo esto y no poder ayudar como me gustaría.

No cabe duda que los mexicanos somos unos chingones y no tengo palabras para describir la fortaleza que mucha gente le ha dado al país en estas últimas horas. Inclusive fuera del país ya hay muchos movimientos de donaciones. Las embajadas y los consulados se han unido para dar su granito de arena.

Todos están afectados, material y emocionalmente. No puedo ni siquiera imaginar por el sufrimiento por el que el país está pasando.

Sin embargo, como madre ahorita mi principal preocupación son los niños.
Desgraciadamente hay muchas fatalidades, pero también hay muchos niños asustados, confundidos y que no saben bien lo que está pasando.
Uno se confía de que no va a volver a pasar, pero para las personas que viven en lugares propensos a desastres, esta información es básica.

¿Cómo explicarles a nuestros hijos lo que está pasando?

No hay una forma “correcta” o “incorrecta” de explicarles. No es una conversación fácil y varía mucho según la comprensión del niño, pero aquí te comparto algunos puntos que puede ser de tu ayuda.

  1. Crea un ambiente abierto y de apoyo en donde los niños se sientan seguros de hacer preguntas. No los obligues a hablar del tema, sólo discútelo cuando ellos lo comiencen.
  2. Se lo más honesto que puedas con ellos. Responde todas las preguntas que puedas. Los niños saben que está pasando algo y se darán cuenta si lo estás inventando.
  3. Usa palabras y conceptos que ellos entiendan. Adapta tus explicaciones a la edad y desarrollo de tus hijos.
  4. Prepárate para repetir toda la información y explicación varias veces. Alguna información puede ser difícil de aceptar y/entender. Que un niño haga constantemente la misma pregunta puede ser un mecanismo que tenga para asegurarse de haber entendido bien.
  5. Acepta y valida los pensamientos, reacciones y sentimientos del niño. Hazles saber que sus preguntas y preocupaciones son importantes para ti.
  6. Recuerda que los niños tienden a tomar todo muy personal. Se van a preocupar por su seguridad, la de su familia y personas cercanas. Tal vez se verán ansiosos por gente que vive lejos y que no pueden “proteger”. Trata de demostrarle que todos están a salvo y bajo control (de ser posible)
  7. Trata de asegurarles que van a estar bien pero no hagas falsas promesas. Esta bien hacerles saber a tus hijos que están a salvo en su casa o en la escuela. Pero no les prometas que no va a volver a suceder.
  8. Ayuda a tus hijos a encontrar la forma de expresar lo que sienten. Algunos niños tal vez no estarán listos para tocar el tema. Tal vez puedan desahogarse jugando, dibujando o escribiendo.
  9. Hazle saber a tus hijos que hay gente ayudando a las personas afectadas por el desastre. Esta es una buena oportunidad para enseñarles que cuando algo grave sucede, siempre hay gente buena dispuesta a ayudar.
  10. Nuestros hijos aprenden al ver a sus padres y maestros. Les interesa ver cómo respondes ante tales hechos. También aprenden al escuchar tus conversaciones con otros adultos. Ten mucho cuidado de la información que manejas a su alrededor.
  11. No dejes que tus hijos vean mucho la televisión. Hay muchas noticias amarillistas cuyas imágenes pueden asustar y confundir a tus hijos.
  12. Los niños que han pasado por un trauma o una pérdida, son particularmente muy susceptibles y vulnerables a este tipo de situaciones. Ellos necesitan mucho más apoyo y atención.
  13. Monitorea a tus hijos y síntomas de dolor de cabeza o dolor de estómago. Muchos niños pueden sentirse ansiosos y lo pueden expresar con dolores físicos.
  14. Si ves que después de que todo esté bajo control, y han pasado suficiente tiempo de “recuperación” tus hijos siguen muy preocupados por la situación y hacen muchas preguntas, es recomendable hablar con un psicólogo infantil. Hay algunos otros síntomas en donde debes de buscar ayuda como: sueño alterado, miedo a la muerte, dejar a los padres, preocupación constante.
  15. A pesar de que muchos padres y maestros se mantienen informados sobre los acontecimientos, no es necesario decirle todo a los niños. Hay que tratar de mantenerlos al margen de lo que sucede, al fin y al cabo son niños

Los desastres naturales no son tan fáciles de comprender y aceptar. Es natural que los niños se sientan asustados y confundidos.

Como padres, lo mejor que podemos hacer es escucharlos y responder a sus preguntas e inquietudes lo mejor que podamos. Afortunadamente, la mayoría de los niños que han sido expuestos a un trauma, son resilientes. Sin embargo, al nosotros crear un ambiente abierto donde ellos se sientan en confianza de preguntar, los va a ayudar con el estrés y con futuros eventos.

Referencia: David Fassler. Psicólogo de niños y adolescentes en Vermont. Profesor clínico del departamento de psiquiatría en la Universidad de Vermont http://www.aacap.org/publications/factsfam/disaster.htm

 

Vuelve a la rutina académica con Smartick

Como mamá de niños en etapa escolar, la verdad es que para mi es muy importante que den seguimiento en el hogar a lo que han aprendido en la escuela. Sin embargo, tampoco los quiero saturar de temas académicos porque si de por si pasan 5 horas diarias estudiando, también quiero que tengan un tiempo de relajación y de juego.

Con mis hijas hemos desarrollado una rutina donde hay tiempo para todo, pero hemos descubierto que también pueden aprender de una forma divertida y entretenida .

Durante el verano, descubrimos Smartick. Un método para aprender matemáticas basado en Inteligencia artificial que se adapta en tiempo real a las necesidades de cada niño, después de sus sesiones diarias pueden acceder al Mundo virtual y juegos, los cuales son totalmente lúdicos.
Diseñada para niños de 4-14 años, lo puedes encontrar en español e inglés.

Si bien, no quería que pasaran el verano sin practicar un poco de matemáticas y escritura, encontré que Smartick tiene sesiones entretenidas de sólo 15 minutos, en donde ellas mismas estaban tan concentradas y motivadas que a veces hasta me pedían más tiempo en la tablet.

Su sistema no son nada más sesiones de matemáticas, les ayuda a resolver problemas de diferentes formas, los ayudar a hacerlo a su propio tiempo y además es divertida.

Comienzas haciendo tu avatar a tu gusto, haces las actividades por pasos y cuando aciertas te ganas estrellas que luego puedes intercambiar por artículos para jugar, decorar tu habitación y más.

Tienen una sección en donde pueden competir en tiempo real con otros niños que también hacen Smartick y así hacer una red de amigos más grande.

Te puedo asegurar que a mis hijas les gustó bastante y lo mejor es que, ahora que regresaron a clases, con esta app nos va a ayudar a lograr regresar a la rutina académica en menos tiempo.

Visita su página Smartick para que la conozcas un poco más. Tiene un periodo de prueba de 15 días, los cuales considero que son suficientes para que sepas el ritmo con el que trabaja.
De verdad que la inversión en lo que nuestros hijos aprenden, desarrollan habilidades, juegan y pasan su tiempo libre, vale la pena cuando es de calidad.

¡Pruébala!

 

¿Tienes un hijo intenso y de alta demanda?

Has escuchado la frase de “los segundos vienen corregidos y aumentados”?
Bueno en mi caso, mi segunda hija vino a corroborarnos este dicho y después de cuatro años, no hay día en que alguien me diga lo llena de energía y espíritu que es.

Mi niña es una persona que me llena de amor todos los días pero su energía e intensidad me tienen muy cansada.
Desde que se levanta no para de correr, de arriba abajo, perseguirla para vestirla es una odisea. Su perseverancia, determinación e insistencia en todos los sentidos es agotadora física y emocionalmente y hay veces que me siento frustrada y orillada a salir de la habitación para tomar un segundo aire.

Tener en la familia un hijo así es todo un reto, sobretodo si tienes más hijos que atender.

A este tipo de personalidad de se le llama Tozudo, pero la verdad es que se me hace una palabra muy ambigua y de contexto negativo. Algunos sinónimos pueden ser tercos, testarudos, obstinados entre otros, pero para mi punto de vista, estos se me hacen muy fuertes para un niño.

Para mi, es una personalidad llena de espíritu, viva y al máximo.

La mayoría son niños llenos de carisma que se ganan a toda la gente. Son simpáticos, divertidos y muchas veces eso les ayuda a salirse con la suya.

Son niños llenos de vida, perceptibles y eso los lleva a ser más sensibles. Sus emociones se intensifican al mil y cuando algo en realidad es sencillo, ellos lo llevan al extremo. (ej. Algún accidente pequeño, un berrinche por algo muy sencillo o cuando regresas a casa y su emoción por verte es demasiada).

Son personitas que se hacen notar y muchas veces, la gente por falta de comprensión, tolerancia y empatía, los puede llegar a confundir como una influencia negativa.
Habrá gente que quiera opinar sobre la personalidad de tu hijo y tu forma de criarlo. Que si es hiperactivo, que si le diste mucha azúcar, que no descansa lo suficiente, que si está sobre estimulado por ver la tele, que es un malcriado, un malosito, que no le pones límites, etc etc etc.

Su percepción los lleva a ser muy observadores y a tener sus sentidos muy desarrollados. Se pueden dar cuenta de muchas cosas, aún y cuando estas no se notan (ej. Cuando mamá está triste o papá está preocupado por algo)

No es fácil ser padre de un hijo así. Siento que es una lucha constante para todo, puesto que la mayoría de las veces las dos queremos diferentes cosas y no siempre hay la oportunidad de que se hagan las cosas a su manera y tiempo.
Muchas veces me voy a la cama pensando que tal vez pude haber hecho más, o haber jugado más...ya sabes, esa sensación de insuficiencia.
Pero como todo, hay formas en las que esta personalidad se puede manejar.

Hay muchas cosas que tomar en cuenta para poder direccionar esa energía y perseverancia para que el resultado sea algo positivo.
Todos los días es trabajar en ello (créeme TODOS LOS DÍAS).
Por eso, aquí te comparto algunas que yo llevo a cabo y que me sirven.

  • Habilidades de comunicación. Mensajes sencillos.
  • Instrucciones concretas.
  • Más flexibilidad en las rutinas. No romperlas, pero llevarlas más ligeras. Ser tan estrictos sólo hará que te estreses más.
  • Mucho contacto físico.
  • Toma lo que te sirva cuando te den consejo, sino sólo asienta con la cabeza.
  • Maneja con anticipación y suavidad los cambios, ya que ellos son susceptibles a ellos.
  • Paciencia.

RESPIRA. Esto lleva tiempo y si con algunos niños sirve una llamada de atención a la primera o algún soborno, con este tipo de niños vas a tardar más.

Recuerda, que todos los niños son diferentes y lo que le sirve a una familia, puede que a otra no.
Amo a mi hija como a nadie en el mundo y por tal motivo, he leído y me he documentado para poder compartirte mi experiencia.

Te dejo dos links de autores de libros que te pueden servir también.

Hijos Intensos, enfoque positivo de Mónica San Martín
Raising your Spirited Child de Mary Sheedy Kurcinka

M.

¿Sabes lo que es la Niñofobia?

Hace una semana tuve la oportunidad de hacer un en vivo desde mi página de Facebook, con el fin de platicar y conocer la opinión de las seguidoras de Mi Rol de Madre, sobre un tema muy controversial y que va en aumento: Niñofobia.

A pesar de que siempre ha existido, ahora ya cuenta con un término y básicamente es la falta de tolerancia hacia los niños.

Siendo madre de 3 niños menores de seis años, siempre bromeo de que se me hace raro que yo no padezca de esa fobia, sin embargo, hay gente que realmente no puede estar alrededor de niños.

Diciendo esto, obviamente hay quienes sacan provecho de la situación y en el mercado ahora puedes encontrar zonas “libres de niños”.
Restaurantes, eventos, hoteles, cruceros, entre muchos otros, ahora especifican en la entrada o desde el momento de la reservación, que no se pueden llevar niños. Y con obvia razón hay mucha gente que está en contra de esta política.

En lo personal siento que estoy en medio.
NO ME LO TOMES A MAL.
Me encantan los niños, de hecho mucho antes de convertirme en madre fui maestra infantil de danza y lo hice por mucho años. Sin embargo, siendo madre en un país extranjero, lejos de mi familia, sin el lujo de tener ayuda de quedada en casa y poder tener un momento a solas con o sin mi marido, tengo que aceptar que muchas veces lo ultimo que quiero, es estar rodeada de niños.
Son pocas las veces que mi marido y yo salimos en pareja, tranquilos y poder disfrutar de la cena es casi un lujo. Por eso, no se me apetece estar en un lugar con niños jugando, corriendo, gritando, llorando y todo lo que nuestros pequeños hacen diariamente.

Un niño es un niño. Y por más que nosotros los padres, les enseñemos a comportarse, respetar y “portarse bien” la realidad es que ellos la mayoría de las veces no lo entienden. Ellos quieren explorar, jugar, divertirse y una vez que terminan de comer o lo que están haciendo, se aburren y es muy difícil mantenerlos en su lugar.

Hay quienes en realidad no es que tengan niñofobia, sino padrefobia y es la falta de tolerancia a padres permisivos.

Porque como mencioné anteriormente, los niños son niños y se van a comportar tal, pero el punto de vista de este término, es que hay ahora una especie de padres que divinizan a sus hijos, no pueden regularlos y les es muy difícil poner límites.
Entonces al final la culpa no es del todo del niño, sino de los padres también y luego nadie quiere estar con ese niño porque es “muy maleducado, grosero, rudo, etc etc” te lo digo, me ha pasado con uno que otro compañero de mi hija.

Creo firmemente que hay lugares y momentos para todos. Como padres, tenemos que usar nuestro sentido común de a dónde llevamos a nuestros hijos. Desde una película en la noche y que no es para niños, hasta un lugar de negocios donde no tienen nada que hacer ahí.
Y así como estos lugares están en aumento, también lo son los que son “child friendly” o amigables para niños. Los cuales me parecen una opción super acertada porque no sólo tienen cosas con las que los niños se entretienen, sino que además, poco a poco van mejorando el menú infantil y al final si los niños están felices y bien comidos, los padres lo estaremos también.

La molestia con las personas que defienden los derechos de los niños y están en contra de estos establecimientos, es que, el no permitir la entrada de niños es segregarlos y eso está mal.

¿Por qué te lo tienen que imponer?

Mi opinión es que parte de aprender a vivir en sociedad, es aprender a respetar las reglas. ¿No?

Piensa en un lugar para niños y jóvenes, en donde no se permite la entrada a adultos sin niños; si un adulto en esa situación quiere entrar, no lo están discriminando ¿o si? No es un lugar para el y no considero que se estén violando sus derechos.
Otro ejemplo muy común (al menos aquí en Europa) son los trenes con vagones silenciosos, en donde va gente mayor o de negocios y no se permiten la entrada a gente menor de 14 años, ni música y menos teléfonos celulares. Son lugares de trabajo, y no es discriminar si yo me quiero meter con mi carreola y mis hijos jugando, cuando hay otros vagones donde felizmente lo puedo hacer.
Y así te podría dar muchísimos ejemplos en donde reflexiono que hay lugares para todas las personas y no por eso es discriminación.

Creo que el primer principio que debemos de meternos a la cabeza es el del respeto a todas las personas (niños y adultos) el que le sigue el sentido común y por último el de la tolerancia.

Todos hemos sido niños y hay algunos que se acuerdan mejor que otros.
Todos tenemos preferencias y elecciones y por eso no debemos de ser juzgados.

M.

Si quieres leer más al respeto, te dejo varias ligas que pueden ser de tu interés:

Universidad Complutense de Madrid
Chikiplan en Tenerife
Es mar tribu. Mamás en práctica
Derechos Humanos de la Infancia México

¿Por qué los niños son tan preguntones?

Los niños son personas MUY curiosas.
Se la viven explorando y haciendo preguntas.

Sabías que en promedio, ellos nos hacen alrededor de 300 preguntas al día???

Un estudio hecho por el Daily Mail en Inglaterra, juntó las experiencias de 1000 madres con hijos entre 2-10 años.
Desde el desayuno hasta la cena, se calculan que cada 2.6 minutos tienen que contestar a una pregunta y el momento pico de estas es cuando están sentados en la mesa para comer.

Lo más interesante es que en el estudio el 82% de de los hijos, se dirigen primero a la mamá, antes que al papá. 😛

Sabes lo que es tener que contestar 105,120 preguntas al año????!!!!!

Obvio las preguntas van cambiando según la edad y el género de los niños. Hay veces que son tan graciosas y ocurrentes, que uno NO tiene la respuesta.

Tienes preguntas chistosas y ocurrentes que te hayan hecho tus hijos??? Compártenoslas!

M.

¿Qué es un objeto de apego o de transición?

 
 
 
Practicamente desde que nacieron mis hijas, han estado muy apegadas a sus animalitos afelpados.
Mi primera hija tiene un Teddy rosa y la segunda tiene un conejito blanco que nosotros le llamamos Bunny –que creativos todos- pero que ella por su hermana le llama Teddy también.
Son parte de la familia y si no están al alcance durante momentos críticos –digamos, cuando tienen sueño y ellas no se aguantan ni solas, a la hora de dormir, cuando tienen miedo,etc- nuestra sanidad mental está en juicio.
Antes de convertirme en madre, este apego no lo entendía para nada; para mi la solución perfecta era que si los padres de la criatura no lo encontraban, esta entendería que se buscó, no se encontró y ya aparecerá o encontrará otro con que reemplazarlo…ERROR!!!! Melissa ilusa…
En fin, hace un par de días leí en un artículo de una mamá bloggera como yo, que ella sentía que su hija la había reemplazado con un muñeco afelpado y yo me quedé….bueno para qué te cuento que a mi me cayó una cubeta con agua helada! Y qué tal si a mi también? A mi hija la mayor, por poco más de dos años le toco toda mi atención, mimos, clases y demás. Ciertamente como te lo comenté en algún otro post, varias veces me fui por los consejos “negativos” de no cargarla tanto para que no se embracilara y demás, pero no creo que eso fuera un detonante para que ella buscara en otra parte más amor.
Con mi segunda…al principio yo creo que se lo impusimos, por que Bunny estaba todo suavecito y bueno…la mayor lo tenía y las dos ahí bien tiernas con sus peluches..
Además, de cierta manera la destronamos, de ser la bebé bien pequeña y ahora ¡No hay poder humano que se lo quite!
Cuando se pega, le llamamos la atención, está aburrida o simplemente por que si, lo llama a gritos.
Entonces me metí a investigar qué demonios podíamos hacer porque el que los tengan aparte de ser estresante cuando no los encontramos, conlleva a una eternal discusión de que si los pueden llevar con ellas fuera de la casa y también que se chupen sus deditos.
Aprendí que a veces los niños de entre 6 meses a 1 año empiezan a experimentar el proceso de dependencia a independencia y con ello el estado de ansiedad al momento de la separación de sus padres.
Para eso muchos recurren a algún  objeto trancicional o de seguridad. Puede ser un peluche, una mantita, un trapo o a veces cosas inusuales como el cordón con el que se amarra la bata de baño.
Es suavecito, huele a ellos y les recuerda su estado de confort y por lo tanto al hogar.
Les hacen sentir que todo va a estar bien y dentro de su pequeña cabecita llena de imaginación, ellos son sus amigos y fieles compañeros.
Aprendí también que no es malo que lo tengan. Yo de loca, llegué a pensar que era por que no satisfacía su necesidad de amor jeje pero en realidad es todo lo contrario; George Askews Pediatra del Hospital Zero to Three en Washington menciona que “un niño que busca confort en un objeto de seguridad, es aquel que su necesidad de atención y amor ha sido complacida constantemente por sus padres”
En fin, hay alguna serie de recomendaciones por si tus hijos se ven en esta situación:
Escoge juguetes u objetos que sean seguros, no vaya a ser que tengan accesorios que se les caigan y que luego los curiosos se los lleven a la boca y suceda una fatalidad
Busca un doble de ser posible. Cámbialo de vez en cuando para que no se quede nuevo nuevo. A veces a algunos niños lo que les gusta es el olor y la textura del objeto.
Define límites. En dónde si y en dónde no puede tener al objeto. En el caso de mis hijas, NO PUEDEN salir de la casa con ellos. En teoría solo es para dormir, pero hemos batallado mucho para que no los saquen de su cuarto. Cuando viajamos largas distancias me los llevo por si acaso el asunto se pone complicado y necesito calmarlas y arrullarlas.
No te preocupes. Aunque yo aún no domino esto, y me parece que mientras más grandes son más se apegan a sus muñecos, para cuando llegan a los 4-5 años, los niños tienen tantos compromisos sociales que poco a poco van dejando a un lado su apego a un objeto. También la presión social de que los vean con un juguete o chupándose los dedos los orillarán a dejarlo, ellos imitan lo que los demás hacen y si los demás no traen a sus muñecos, ellos tampoco.
Recuerda, no hay mal que dure cien años y esta etapa terminará en menos de lo que nos damos cuenta, la verdad es que va de la mano con su crecimiento. No forces a tu hijo a dejarlo, eso lo estresará más y será más difícil dejarlo, mejor que lo deje cuando ya esté listo.
Yo se que esos amiguitos las hacen sentir mejor y mi intensión no es quitarles esa tranquilidad, sólo trataremos de tener cuidado para que la transición sea lo más sutil posible.
M.