¿Por qué la Navidad es más divertida cuando eres madre?

Cuando yo era pequeña, recuerdo que esta época era la que yo sentía que mi familia estaba más unida.
No era por las fiestas, ni era por los regalos; sino porque cuando se acercaba la fecha de Navidad todos tratábamos de disfrutar el mayor tiempo posible en familia porque la mayoría de los años, mi papá salía de viaje el mero 25.
Recuerdo que en mi casa solíamos en familia, prender las velas de la corona de adviento y si teníamos suerte, ir a comer al restaurante favorito de mi papá el día de Navidad.

Ahora que somos padres, obviamente esta época ha cambiado para nosotros.

Si bien, a veces es un poco estresante sobretodo por la cantidad de gente que sale a las calles a comprar todos los regalos; pero creo que precisamente esta, es una excelente oportunidad para quedarse en casa y disfrutar a nuestra familia.

Debido a que siempre viajamos a México para celebrar la Navidad, decoramos la casa con varias semanas de anticipación. Así que todo el proceso lo comenzamos a vivir desde hace días.
La magia que se vive en la casa es indescriptible y aceptémoslo, se ve mucho más bonita que con la decoración habitual.
La emoción de los niños al decorar el árbol de Navidad también es fascinante. Y aunque la mayoría de nosotras lo redecoramos en la noche o cuando ellos están en la escuela; es muy gratificante ver lo orgullosos que están de su gran trabajo.
Si en tu casa se pone el nacimiento, entenderás también cuando digo que hay veces que me gustaría tener más de un niño Dios, tal vez unos trillizos. Mis hijos se pelean por ponerlo y poco a poco entienden más el verdadero significado de la temporada.

Nuestros hijos están llegando a una edad donde van construyendo recuerdos. Mi marido y yo crecimos en ambientes diferentes y casi creo que la forma en la que festejábamos Navidad es totalmente opuesta. Sin embargo, creo que ahora como familia, unimos esas dos formas tan diferentes y hacemos una que nos funciona y nos ayuda a tener nuestras propias tradiciones. Ahora mis hijos escuchan los mismos villancicos que mis papás solían ponernos a mis hermanas y ¿quién crees que se los pone? su papá y a mi no sabes cómo se me llena el corazón cuando comienzan a cantarlos.

No importa la tradición o dinámica que quieras tener como familia, lo importante es que todos se sientan incluidos. Un día a la semana hacer una cena especial, juntarse a envolver los regalos o hasta disfrazarse de algo tonto, lo importante es pasar tiempo en familia

No se ustedes pero ahora como padres, creo que hasta tenemos permiso de comer más dulces y cosas no tan nutritivas jaja. Con los niños, hacemos galletas de Navidad que regalamos anualmente a los señores de los servicios públicos; destapamos los calendarios de adviento que tienen chocolates adentro; compramos esos panes tan deliciosos que venden en el super y los disfrutamos con un chocolate caliente antes de dormir. Y aunque normalmente no comería así, confieso que lo disfruto bastante. No hay como ver la cara de satisfacción de los hijos, cuando te comes la galleta que ellos hornearon ¿a poco no?

Sea cual sea la forma que disfrutas esta temporada, no se te olvide que lo más importante es dar gracias por todo aquello que nos ha pasado, ya sea bueno o no tanto.
Aprovecha para hacérselo saber a tus hijos. Que ellos sepan lo afortunados que son de poder celebrar en familia y disfrutar todo a su alrededor.
Tal vez sea una buena oportunidad para darse un momento en familia y comenzar la tradición de dar gracias por algo ¿no? Nosotros comenzamos este año justo antes de comernos los chocolates del calendario de adviento y aunque ellos la mayoría del tiempo están desesperados por comérselos, estoy segura, que hemos sembrado la semilita.

Y tu ¿Cómo disfrutas la Navidad ahora que eres mamá?

Conoce El Duende Mágico, una excelente opción para esta Navidad.

Navidad ya está a la vuelta de la esquina. Me emociona el olor tan característico de la temporada, los arreglos en las calles y en las tiendas, las reuniones familiares y de amigos, la comida tan deliciosa y las tradiciones.

Desde hace varios años mi esposo y yo hemos platicado sobre hacer una tradición para nuestra familia.
Nuestros hijos han alcanzado una edad donde empiezan a construir recuerdos y pueden participar en cualquier dinámica familiar que hagamos.

Conocí a El Duende Mágico en una búsqueda de opciones para lograr nuestra dinámica familiar.
Me gustó porque no es un juguete que se asocie con un personaje como Santa Claus, los Reyes Magos o cualquier otro personaje o creencia. Cada familia lo maneja según sus costumbres, así que a nosotros nos vino muy bien en la familia.

Deja te platico cómo funciona El Duende Mágico.

El Duende Mágico, vive en una aldea del Polo Norte llamada Hari y es quién fabrica todos los juguetes que se regalan en Navidad.
Vive en casitas que son en forma de buzón de correo. En el centro de la aldea hay una fuente mágica con una estrella, la cual comienza a brillar y a lanzar polvitos mágicos, que son los buenos deseos, la alegría y la felicidad de todos los niños al acercarse la Navidad.

El Duende Mágico llega a casa con un saquito rojo y tiene en su interior un muñeco de peluche súper bonito, el cuento con la historia, una pulsera mágica de recuerdo y los polvitos mágicos de la fuente de Hari.
Los polvitos mágicos solamente son un símbolo de los buenos deseos y la alegría de los niños en el mundo. Y sirven para que nuestro hijos recuerden que siempre debemos de ser felices, tener buen comportamiento y buenos deseos, en todo el año.

Entrando el mes de Diciembre, cuando El Duende Mágico llega a tu hogar, allí comienza el juego y la magia.

El Duende Mágico inicia sus aventuras y misiones divertidas. Es un juego interactivo entre padres e hijos en donde nosotros, junto con El Duende Mágico y cuando los hijos duermen, hacemos aventuras o misiones para que a la mañana siguiente ellos ilusionados y contentos, descubran que fue lo que hizo su Duende Mágico la noche anterior.

Así que mi esposo y yo nos hemos dado a la tarea de hacer una lluvia de ideas para emplearlas durante los días previos a la Navidad. Todas ellas provocando situaciones divertidas y sanas para los niños, que les dejen enseñanza positiva y así nos integremos más como familia.

Cuando las fechas festivas llegan a su fin, El Duende Mágico tiene que regresar a Hari con sus demás compañeros duendes, para continuar fabricando los juguetes de la siguiente Navidad.

Así que esta va a ser la primera Navidad que El Duende Mágico va a formar parte de nuestra familia. Estamos muy ilusionados por ver las caritas de nuestros pequeños y todas las aventuras que puedan encontrar.

Si te gusta la idea de que El Duende Mágico forme parte de tu familia también, tengo un descuento para ti.
Te invito a que visites la página www.elduendemagico.com.mx y uses mi código de descuento MQDM17 para que lleves a tu casa la magia de la Navidad y disfrutes en familia la integración familiar y enseñanza de valores con El Duende Mágico.

M.